Los mejores cabarets de París

10 diciembre, 2016 - Miguel Á. Palomo

Cancán (Paradis Latin, Facebook)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Puede que la juerga ya no sea la misma. Son otros tiempos, otra manera de ver el mundo. Pero en París quedan sus cabarets, símbolos de otra época más loca, tal vez, pero que nunca está de más recordar. Lejos queda el germen de todo, a finales del siglo XIX cuando Le Chat Noir empezó a romper los esquemas mentales de la sociedad bienpensante. Irrumpió el Moulin Rouge tras la segunda gran guerra y el glamour se disparó con la consiguiente rebaja de la exaltación del hedonismo. Bueno, si atendemos a esta selección de los actuales cabarets, eso está por comprobar. Pasen, vean y disfruten de cosas que hacer en París.

1. Moulin Rouge

No somos muy originales empezando por el molino rojo, tan icono de cualquier París. Hoy es básicamente territorio de turistas, pero al menos una vez en la vida se impone recorrer el barrio rojo de Pigalle, al pie de Montmartre, y entrar en el teatro art decó que en su día frecuentaran artistas como Toulouse-Lautrec o La Goulue. Todavía el cancán es su espectáculo estrella, como empezó siéndolo nada más abrir el telón por primera vez, allá por 1889.

Imagen promocional (Le Moulin Rouge, Facebook)

Imagen promocional (Le Moulin Rouge, Facebook)

2. Lapin Agile

Pero si queda un cabaret auténtico, uno que de verdad responde a la esencia gamberra de los primeros tiempos es este aparentemente discreto local situado en pleno Montmartre. El conejo ágil primero fue Cabaré de los Asesinos hasta que el caricaturista André Gill pintó el conejo burlón que escapaba de una cacerola. En seguida esta casa en la que todo era posible se convirtió en cuartel general de Apollinaire, Modigliani o Picasso. Y aunque parezca mentira sigue corriendo la cerveza y respirándose un ambiente bien cargado. Imprescindible.

Exterior del cabaret (Dennis Jarvis, Flickr)

Exterior del cabaret (Dennis Jarvis, Flickr)

3. Lido

Otra celebridad cabaretera desde su apertura en los Campos Elíseos pasada la liberación de París, en 1946. Que no confunda el nombre con el que fue bautizado debido a la decoración original inspirada en la playa veneciana. Esto en muy París. Excesivo y pasado de vueltas, pero París al fin y al cabo. Las cifras son mareantes (2 millones de cristales, 200 kilos de plumas, 100 metros cuadrados de pantalla led, 300 proyectores de luz…), como espléndidas son sus instalaciones. Ningún espectáculo en la ciudad supera el despliegue de cualquiera de los del Lido, con las 42 Bluebell girls y los 16 Lido Boys como protagonistas del escenario. A lo grande.

Espectáculo (Web del Lido)

Espectáculo (Web del Lido)

4. Les Folies Bergère

Un bar del Folies Bergère. El cuadro con el que Manet inmortalizó para siempre este otro mito del cabaret clásico que fuera inaugurado en 1869 y cuya agitación de music hall se vivió hasta la década de los treinta. Es de esa época su actual fachada art decó, inconfundible. Por su escena han pasado las más relevantes figuras de la revista y la canción, desde Joséphine Baker hasta Frank Sinatra, pasando por Charles Chaplin, Édith Piaf o, ejem, Norma Duval.

Folies Bergere (loresui, Foter)

Folies Bergere (loresui, Foter)

5. Crazy Horse

Desde que Alain Bernardin abriera en 1951 este pequeño salón del caballo loco, el cabaret ha visto una oportunidad de reinvención. Con sintonía propia, compuesta por Serge Gainsbourg, Crazy Horse siempre ha sido sinónimo de vanguardia gracias a espectáculos efectistas pero de una sofisticación esencial, sin concesiones retro-sentimentales. Mucho burlesque (reinó una vez Dita Von Teese como artista invitada) y poca ropa.

Dita Von Teese (Crazy Horse Paris, Facebook)

Dita Von Teese (Crazy Horse Paris, Facebook)

6. Paradis Latin

Un tal Napoleón Bonaparte fundó el teatro en 1803 y poco a poco se fue erigiendo como un lugar en el que se veían las caras personalidades del momento como Balzac o Alejandro Dumas. Hasta que un incendio devastó el cabaret del Barrio Latino y hubo que esperar a que Gustave Eiffel lo reconstruyera para la Expo Universal de 1889. Llegó su clausura y el siglo XX no lo vio revivir hasta 1977, con el famoso director artístico Jean-Marie Rivière al frente. En la actualidad, las acrobacias y, cómo no, el cancán, siguen siendo los reclamos.

Cancán (Paradis Latin, Facebook)

Cancán (Paradis Latin, Facebook)

7. Chez Michou

Diferente al resto de los cabarets, este rinconcito de Montmartre todavía es la residencia artística de Michel Catty, el popular Michou que a sus 85 años permanece como director de estos espectáculos de transformismo y burlesque. Toda una institución en la ciudad. Se baila, se canta y, sobre todo, se ríe.

Brindis (Michou Officiel, Facebook)

Brindis (Michou Officiel, Facebook)

8. Artishow Cabaret

La nueva generación del cabaret parisino tiene en esta sala montada en 2002 por un grupo de amigos a uno de sus representantes más genuinos, también con acentuado sentido del humor en los números de baile irreverentes y de transformismo. Céline Dion, Charles Aznavour, Brigitte Bardot, Michael Jackson o Amy Winehouse son las estrellas más imitadas. Pero no deja de ser un cabaret para toda la familia.

Espectáculo (Cabaret Artishow, Facebook)

Espectáculo (Cabaret Artishow, Facebook)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter