¿Son los turistas los culpables de la muerte de los cerdos nadadores de las Bahamas?

1 marzo, 2017 - Vanessa García

Cerdos nadadores (Pixabay)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
¿Son los turistas los culpables de la muerte de los cerdos nadadores de las Bahamas?

En medio del Atlántico, en una de las islas de las Bahamas, se encuentra una de las islas más turísticas y extravagantes  del país: una isla habitada por cerdos nadadores. El lugar parecía una paradisíaca e inofensiva playa, hasta que ha saltado la alarma: 7 de los cerdos aparecieron muertos por  causas  “misteriosas” según las autoridades de las Bahamas, y aunque no se sabe nada con certeza, todo apunta a que la muerte fue causada por turistas que dieron cantidades de alcohol en exceso a las pobres criaturas.

La Cayo Big Major, también conocida cariñosamente como “Pig Island”, recibe día tras día a decenas de turistas que se acercan a este paradisíaco paraje para nadar junto al poblado de 20 cerdos que habitan el sitio. Se hacen fotos, los tocan, les alimentan y en los últimos tiempos la nueva atracción es  la de emborrachar a los animales. Según recoge el diario británico Independent, los habitantes de las zona denuncian que los turistas dan cerveza y ron a los cerdos para luego montarse encima de ellos.

Cerdos nadadores

Cerdo de las Bahamas con un turista (Pixabay)

Aunque hay diferentes teorías sobre la aparición de los cerdos en la isla, la más extendida es que la familia de cerdos convirtieron la playa en su hogar  hace varias generaciones, cuando unos marineros dejaron a los animales en la isla desierta junto a cabras y gatos salvajes con la intención de volver a por ellos, algo que nunca hicieron. Desde entonces, los cerdos salvajes angustiados por el calor del Caribe aprendieron a nadar en la playa. Más tarde, con el descubrimiento y la llegada masiva de turistas, los cerdos nadadores se acostumbraron al trato con los humanos mostrándose dóciles y amables con los turistas. Nadan con ellos, posan para sus fotos y esperan recibir comida y cariño de estos.

Jamás hubieran imaginado estas dóciles criaturas que los mismos turistas que acuden a verles para nadar con ellos serían los que causarían su muerte de esta forma. Parece que los verdaderos cerdos son los que han cometido semejante crimen.

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter