Mujeres viajeras e increíbles en la historia

2 marzo, 2017 - David García

Paisaje típico de baobabs en Madagascar, último lugar que visitó Pfeiffer. Pawopa3336 (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Mujeres viajeras e increíbles en la historia

Siempre hemos dicho que las mujeres son unas luchadoras incansables. También lo son en el aspecto viajero, pues a lo largo de la historia se ha demostrado (y os lo vamos a contar) que las andanzas de un grupo de ellas no tienen nada que envidiar a los libros de aventuras de Julio Verne. Mirad estos siete ejemplos:

1. Egeria (s. IV d. C.)

Tal vez estemos antes la primera mujer viajera y ya vemos que su historia se sitúa muy pronto, en el siglo IV después de Cristo, y todo parece indicar que nació en Galicia, desde donde partió con el objetivo de conocer en primera persona los lugares que se describían en el Antiguo Testamento. Así, viajó hasta Jerusalén, Egipto, Siria… Atravesó por tanto Francia, el norte de Italia, cruzó el Adriático y parte del Mediterráneo hasta Constantinopla para alcanzar desde ahí su meta. A finales del XIX se descubrió un libro suyo, Itinerarium ad Loca Sancta, en una biblioteca de la Toscana.

Egipto, uno de los países que visitó Egeria. Sculpies (iStock)

Egipto, uno de los países que visitó Egeria. Sculpies (iStock)

2. Amelia Earhart (1897 – 1969)

Y de la primera mujer viajera… a la última y tal vez más conocida. Esta estadounidense fue la primera mujer que cruzó el Atlántico pilotando su propio avión. Se había enamorado de la aviación cuando acudió de voluntaria enfermera al ejército durante la I Guerra Mundial. Después establecería un nuevo récord: cruzar el Pacífico en el menor tiempo posible. Pero el destino de Earhart le iba a jugar una mala pasada. En 1969 se propuso recorrer en avión la línea del Ecuador y desapareció mientras lo intentaba. No se encontraron sus restos a pesar de los esfuerzos del Gobierno de EEUU.

Avión de la II Guerra Mundial. Icholakov (iStock)

Avión de la II Guerra Mundial. Icholakov (iStock)

3. Alexandra David-Néel (1868 – 1969)

Esta francesa fue una amante de las culturas más místicas del mundo, las asiáticas. Países como India o regiones como el Tíbet (que en ese momento estaba prohibido para las mujeres) estuvieron siempre presentes en su vida aunque su primer destino fue Londres, con tan solo 15 años. En todos sus viajes se esforzó por aprender las lenguas locales (lo hizo con éxito) y escribió decenas de libros sobre religión y filosofía entre otros temas. Con cien años, ya en su Francia natal, cuentan que renovó el pasaporte por si viajaba otra vez.

Banderas de oración en el Tíbet, una de las regiones que visitó Alexandra David-Néel. F9photos (iStock)

Banderas de oración en el Tíbet, una de las regiones que visitó Alexandra David-Néel. F9photos (iStock)

4. Annie Londonderry (1870 – 1947)

Se puede decir que Annie fue viajera… y deportista, porque su legado fue dar la vuelta al mundo en bicicleta después de que la desafiaran a ello. Aceptó y salió desde Nueva York con la misión de regresar 15 meses después con el objetivo cumplido. Y lo hizo.

Mujer en bicicleta. Pilin_Petunyia (iStock)

Mujer en bicicleta. Pilin_Petunyia (iStock)

5. Nelly Bly (1864 – 1922)

Va de mujeres periodistas la cosa porque Nelly también ejerció esta profesión en Estados Unidos, en Nueva York concretamente, y podemos decir que su vuelta al mundo fue también una especie de apuesta ya que retó a su jefe en el periódico donde trabajaba a que la enviara a comprobar como el viaje alrededor del globo que planteaba Julio Verne en su novela podía realizarse en menos de 80 días. Y así fue, lo hizo en 72. Además, fue la primera mujer en navegar sola por el océano.

Julio Verne, inmortalizado en una falla valenciana. Jorgefontestad (iStock)

Julio Verne, inmortalizado en una falla valenciana. Jorgefontestad (iStock)

6. Isabella Bird. (1831 – 1904)

Bien podríamos decir que las ganas de curarse fueron las culpables de que esta británica acabara siendo una viajera empedernida. Con problemas de salud, el médico la recomendó un viaje en barco y vivir al aire libre. Cumplida la primera parte del tratamiento, y con una salud mejorada, Isabella recorrió Japón, China, Vietnam, Singapur y Malasia, y ya más tarde, a los sesenta años, decidió estudiar medicina y viajar como misionera a la India, Persia, Kurdistán, Turquía, China de nuevo, Corea, y Marruecos. Casi nada.

Mujeres bereberes en Marruecos, uno de los últimos destinos de Isabella Bird. Evp82 (iStock)

Mujeres bereberes en Marruecos, uno de los últimos destinos de Isabella Bird. Evp82 (iStock)

7. Ida Pfeiffer (1797 – 1858)

Nacida en Viena, la semilla de la inquietud viajera se plantó cuando ella solo contaba con cinco años de edad y viajó con su padre a Palestina y Egipto. Ese viaje, que le despertó una inquietud enorme, germinaría ya con 45 años, cuando sus hijos son ya mayores y ella estaba divorciada. Entonces pudo vivir como ella quería. Tanto es así que dio dos veces la vuelta al mundo y escribió dos libros. Su último destino acabó con ella ya que contrajo la malaria en Madagascar y moriría a los 61 años.

Paisaje típico de baobabs en Madagascar, último lugar que visitó Pfeiffer. Pawopa3336 (iStock)

Paisaje típico de baobabs en Madagascar, último lugar que visitó Pfeiffer. Pawopa3336 (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter