¿Por qué no ir a Sevilla en la Feria de Abril?

29 marzo, 2017 - David García

Feria de Abril de Sevilla. THEPALMER (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Se aproximan dos de los momentos más importantes del año para los sevillanos. Primero, la Semana Santa; y después, prácticamente sin tiempo a recuperar, la Feria de Abril, que además coincide en parte con el puente de mayo. Esta circunstancia hace que muchos de vosotros valoréis la posibilidad de viajar a la capital hispalense a disfrutar de su fiesta. Para que decidas, nosotros vamos a darte unos peculiares consejos.

1. Porque Sevilla estará demasiado bonita.

Si no quieres morir de un ataque de belleza, mejor no vayas a Sevilla. Estamos a finales de abril y principios de mayo, en plena primavera, y la ciudad es una explosión de colores y olores a cual más extraordinario. Una de las mejores épocas para disfrutarla ya que te aseguras buen tiempo sin pasar excesivo calor.

Feria de Abril de Sevilla. THEPALMER (iStock)

Feria de Abril de Sevilla. THEPALMER (iStock)

2. Porque hay demasiada alegría.

Si no te gusta ver alegre al prójimo, casi mejor que no vengas a Sevilla en la Feria de Abril. Los sevillanos dejan a un lado sus preocupaciones y se vuelcan en la celebración. Y ya sabemos de su jovial carácter que garantiza que te lo vas a pasar bien sí o sí.

Fuegos artificiales vistos desde la Plaza de España. Tpopova (iStock)

Fuegos artificiales vistos desde la Plaza de España. Tpopova (iStock)

3. Porque es un homenaje a toda Andalucía.

La Feria de Abril es típica de Sevilla pero por extensión es un homenaje a todo Andalucía, en el que se ponen de manifiesto todas las expresiones artísticas y culturales de esta fantástica tierra. Así que si eres un enamorado de todo lo andaluz, de aquí vas a salir más que satisfecho.

Vestidos típicos de flamenca. Bimberiman (iStock)

Vestidos típicos de flamenca. Bimberiman (iStock)

4. Porque vas a engordar.

En la Feria de Abril se come… y se come bien. Así que si piensas bajar, olvídate de dietas y disfruta de los productos que se ofrecen en las casetas. Ya habrá tiempo de restricciones, pero si vienes a Sevilla, mejor disfrutar sin remordimientos. Solo en pensar en el jamoncito se me hace la boca agua.

Flamencas pasan por delante de puestos de chucherías. Shootdiem (iStock)

Flamencas pasan por delante de puestos de chucherías. Shootdiem (iStock)

5. Tiempo de copas de más.

Feria de día y feria de noche. Cualquiera que elijas tiene un denominador común: las copas. Ya sean de vino (finos, manzanillas…) o los clásicos cubatas (ojo a la ginebra sevillana de moda, Puerto de Indias), la Feria de Abril siempre deja a los sevillanos con ese puntito gracioso que hace que disfruten la fiesta como solo ellos saben hacerlo. Pero atención, siempre con moderación, nada de pasarse.

Una sevillana se toma una copa a lomos de un caballo. Shootdiem (iStock)

Una sevillana se toma una copa a lomos de un caballo. Shootdiem (iStock)

6. Mucha música.

La Feria de Abril siempre se asocia a las sevillanas. Sí, bueno, claro que las hay. Pero no todo el día. Las casetas tienen una gran variedad y seguro que alguna puede adaptarse a tus gustos, sobre todo por la noche.

Mujeres en una caseta de la Feria de Abril. Shootdiem (iStock)

Mujeres en una caseta de la Feria de Abril. Shootdiem (iStock)

7. Y si tienes amigos sevillanos…

Todos los visitantes son bienvenidos a Sevilla, faltaría más. Pero si tienes amigos o familiares que vivan en la ciudad, vas a ir con ventaja. Y es que la Feria de Abril se vive más y mejor si vas con gente de la ciudad. Ellos saben mejor que nadie los secretos y entresijos de la celebración. Y seguro que te contarán todas las curiosidades de esta celebración.

Japonesa en la Feria de Abril vestida de flamenca. Shootdiem (iStock)

Japonesa en la Feria de Abril vestida de flamenca. Shootdiem (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter