8 signos de que nunca has comido comida china de verdad

5 marzo, 2017 - Redacción

Restaurantes chinos (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

¿De verdad crees que cada vez que has comido o cenado en un restaurante que dice ser un restaurante chino has tenido el privilegio de probar  los auténticos platos chinos? Sí, sí, esos que comen los chinos de la China. Te damos los ocho signos gracias a los cuales te darás de bruces con la cruda realidad: en el 99% de los chinos en los que has comido no probaste ni un solo plato auténticamente chino.

1. Si sigues pensando que el arroz tres delicias es un plato chino, lo llevas crudo. Tampoco lo son el rollito de primavera, el chop suey o el cerdo agridulce. En los restaurantes chinos (pero los de verdad) nunca ofrecen este tipo de platos. Y mucho menos en la mismísima China. De hecho a los chinos de verdad que comen en los restaurantes chinos de verdad jamás se les pasaría por la cabeza comer uno de esos platos.

Arroz 3 delicias (iStock)

Arroz 3 delicias (iStock)

2. Si las palabras jiaozi, dim sum, wonton, hot-pot o xialongbao te suenan a chino y ni siquiera puedes tener una idea de lo que son es que nunca has comido en un chino de verdad.

Dim Sum (iStock)

Dim Sum (iStock)

3. Si logras identificar con qué tipo de carne se ha hecho el guiso que te han servido en el chino y ni siquiera se te pasa por la cabeza que ese pellejo de carne que acabas de masticar puede ser de todo menos ternera, es que no has pisado ni de lejos un chino de verdad.

Mercado de carne (iStock)

Mercado de carne (iStock)

4. Si en el restaurante chino al que has ido a comer o a cenar no ves ni un solo chino sentado en las mesas de al lado comiendo es que ese chino no es un chino auténtico.

Restaurante chino (Calgary Reviews, Flickr)

Restaurante chino (Calgary Reviews, Flickr)

5. Si has encontrado cubiertos (cuchara, tenedor y cuchillo) en tu mesa y has tenido que pedirle los palillos al camarero y si al pedir una recomendación no te han sorprendido un plato con picante de esos que hacen que te arda la garganta, es que por allí hay más platos chinos de pega que de verdad.

Comida china con tenedor (iStock)

Comida china con tenedor (iStock)

6. Si has logrado comunicarte con éxito (porque sabe algo de castellano) con al menos uno de los camareros chinos que te han atendido y te han traído a la mesa exactamente el plato que pediste es que algo falla en ese chino. No es chino de la China.

Restaurante chino (iStock)

Restaurante chino (iStock)

7. Si los chinos en los que habitualmente comes tienen nombres como ‘La muralla’, ‘El Buda feliz’ o ‘Dragón rojo‘ lo más probable es que te encuentres con un subproducto chino, en lugar de con un verdadero restaurante donde se sirven las delicias de la gastronomía china. En su lugar, busca los auténticos chinos en locales con nombres sin grandes alharacas. Fíjate simplemente si en él comen chinos. ‘Pablo II’ no es un mal nombre para un chino verdadero, de esos que se instalan en restaurantes locales venidos a menos.

Dragón Oriental (iStock)

Dragón Oriental (iStock)

8. Si además de hortera, desfasada y algo kitsch, la decoración del restaurante chino al que vas tiene un toque algo decadente y hasta sórdido es probable que hayas tenido suerte y hayas dado con un auténtico chino.  Claro que seguro que si hubieses tenido que entrar solito o solita quizá nunca hubieses probado la auténtica comida china, ¿verdad?

Restaurantes chinos (iStock)

Restaurantes chinos (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter