Parque Nacional de los Glaciares

11 diciembre, 2014 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Más de setecientos kilómetros cuadrados de puro origen del mundo: eso es el parque nacional de los Glaciares, un impresionante trozo de tierra donde todo es superlativo, impresionante, inolvidable.

En la Patagonia, en una esquina de ese país inmenso y millonario en riqueza natural que es la Argentina está este parque Nacional de los Glaciares. Lugar Patrimonio de la Humanidad, el parque es un escenario imponente de montañas -la cordillera de los Andes-, lagos, bosques y, sobre todo, hielo: la mitad del parque está ocupado por el manto de hielo más grande del mundo fuera de la Antártida, el Campo de Hielo Patagónico, y que es la razón de ser de los más de tresciento glaciares del parque, de los que protagonistas son los trece principales que caen con un estrépito sacado de otro mundo sobre las aguas de los lagos Viedma y Argentino, sobre el que se despeñan los frentes de los glaciares Mayo, Spegazzini y Upsala -quedando a poca distancia de sus orillas los glaciares Agassiz, Onelli, Ameghino y Frías- y el más famoso de todos ellos: el glaciar Perito Moreno. Este glaciar se origina en el campo de hielo Patagónico Sur y en su descenso alcanza el brazo Sur del lago Argentino, con un frente de 5 km de longitud, cayendo sobre el agua desde sesenta metros de altura en todo un espectáculo de la Naturaleza que, por más veces que se haya visto en la pequeña pantalla, impresiona muy vivamente y que se produce, aproximadamente, cada dos años: pero es muy difícil predecirlo… Una vez en el área del Glaciar Moreno, encontraremos un restaurante, un  bar, sanitarios y un camping -donde no se puede hacer noche- situado a 7 km del mirador del glaciar. Y, ¿qué mejor manera de conocerlo que caminando? Hay excursiones organizadas que cruzan navegando el Brazo Rico del Lago Argentino, llegando al área del Glaciar Perito Moreno en unos veinte minutos. La caminata comienza en la orilla del lago, y en unos veinte minutos se llega al glaciar, donde al llegar al borde del hielo hay que colocarse unos grampones para la marcha, de un par de horas, sobre la superficie del glaciar, que es irregular pero firme y segura. En El Calafate hay multitud de empresas especializadas y es precisamente esta población, la capital de la región de Santa Cruz, con sus tejados a dos aguas y sus barrios de aire alpino, la puerta de entrada al parque nacional. El glaciar Perito Moreno está a unos ochenta kilómetros, y el trayecto -muy sencillo y rápido, por una carretera en perfectas condiciones- es muy interesante y ameno, atraviesa un paisaje típico de estepa patagónica hasta la entrada del parque.

560x210px_El_Chalten_ monte Fitz Roy_Nestor Galina

Hay más actividades de interés en el parque. Por ejemplo, en tan solo una hora, se puede realizar un safari náutico que, embarcando en en el puerto de la bahía Bajo de las Sombras y llegando al extremo sur del canal de los Témpanos, consiste en una navegación por el Brazo Rico del Lago Argentino, donde llegan los témpanos que vienen del Glaciar Perito Moreno. Una excursión más larga -un par de días y una noche- es la que realizan los cruceros Leal Spirit, que saliendo del puerto Punta Bandera llegan hasta Punta Avellaneda a través del Brazo Norte del Lago Argentino para, navegando entre témpanos, salir al Canal Upsala y al glaciar del mismo nombre, para continuar hacia el Glaciar Spegazzini y hacer noche en Puesto Vacas. A la mañana siguiente, la navegación continúa por el Canal de Los Témpanos, hasta llegar al frente del Glaciar Perito Moreno, y se regresa a Punta Bandera. ¡Inolvidable!

560x218px_LagunaOneli3

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter