Qué ver y qué hacer en Atenas

22 diciembre, 2015 - David García

Una mujer observa, sentada, el Partenón, símbolo de Atenas y una de las cosas que hay que hacer y ver en la capital de Grecia. Kristoffer Trolle (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Cuna de nuestra cultura, junto con Roma, la capital griega no te dejará indiferente. Caótica, clásica, mediterránea, ‘indignada’, llena de vida, llena de historia… Todo esto y más converge en Atenas, centro neurálgico de un país igualmente interesante, que te recomendamos fervientemente. Si aún no te has decidido a viajar, nosotros vamos a intentar convencerte con unas cuantas propuestas sobre lo que debes ver y hacer en Atenas.

1. Por supuesto… la Acrópolis.

No podía faltar en nuestra particular lista. Es un ‘must’ que se llama ahora, uno de los muchos que tiene Grecia. En esa colina milenaria podríamos decir que nació nuestra civilización, la grecorromana. Date un baño de clasicismo admirando el Partenón, el Propileos, el Erecteion y el Templo de Atenea Niké, y desciende después por su cara sur para visitar el teatro de Dioniso, que data del siglo VI a.C. y tiene capacidad para 17.000 espectadores. Junto a la propia Acrópolis podéis encontrar el Odeón de Herodes Ático y muy cerca también el Ágora Antigua, con el Templo de Hefesto y la Stoa de Átalo.

Vista de la Acrópolis de Atenas, con el Partenón destacando sobre el resto. Amaianos (Flickr)

Vista de la Acrópolis de Atenas, con el Partenón destacando sobre el resto. Amaianos (Flickr)

2. Cuna del Olimpismo.

Atenas es también la cuna del deporte y del Olimpismo, tanto del mundo antiguo como del mundo moderno. Allí, en 1896 se celebraron las primeras Olimpiadas tal y como las conocemos hoy en día, y el estadio donde tuvieron lugar aún se conserva, así que te proponemos que lo visites para que te sientas todo un atleta sobre su centenario tartán. Se trata del estadio Panathenaic o Panatenaico. Y justo al lado está el Templo de Zeus, para que mates dos pájaros de un tiro.

Estadio Olímpico de Atenas. Robert Pittman (Flickr)

Estadio Olímpico de Atenas. Robert Pittman (Flickr)

3. ¡A comprar!

Capítulo de compras. Por un lado os recomendamos los mercadillos, con un aire caótico/romántico que te enamorará. Por ejemplo el de Plaka, en la plaza de Avyssinías, donde los comerciantes sacan todo su género (antigüedades sobre todo); o también el mercadillo de los domingos en la plaza de Monastiraki. También puedes apostar por la calle Ermou o si quieres visitar un mercado de abastos, los mercados de la carne y del pescado junto al Ágora, donde vas a poder ver y mezclarte con el pueblo ateniense. O si lo que prefieres son tiendas de lujo, apuesta por la calle Voukourestiou.

Plaza de Monastiraki. Tarek (Flickr)

Plaza de Monastiraki. Tarek (Flickr)

4. Disfruta de su gastronomía.

La cocina griega es un punto de encuentro entre lo mediterráneo, lo italiano, lo balcánico y lo procedente de Oriente Medio, lo que la hace muy, muy atractiva. Musaca, ensalada griega, los mezzedes, el gyros, los dolmades… son solo algunos de los platos más típicos que podrás disfrutar en cualquier restaurante ateniense. Los hay muy buenos y tal vez más caros, como el que hay junto al museo de la Acrópolis que está considerado uno de los mejores del mundo. Para todos los bolsillos por ejemplo tenemos muchos sitios en el barrio de Plaka o en la ya mencionada plaza de Monastiraki.

Gyros con ensalada griega. Jeffreyw (Flickr)

Gyros con ensalada griega. Jeffreyw (Flickr)

5. Lo has visto mil veces últimamente: el Parlamento.

Desgraciadamente, cuando llegues a la plaza Syntagma, las imágenes que veas serán familiares porque este lugar ha salido muchas veces en la tele últimamente. Allí se encuentra el Parlamento griego, un edificio ciertamente imponente pues está construido a una altura considerable, lo cual llama mucho la atención. Tiene dos entradas, y en una de ellas se encuentra la tumba del soldado desconocido.

Parlamento griego en Atenas. Yoshi5000 (Flickr)

Parlamento griego en Atenas. Yoshi5000 (Flickr)

6. Cambio de guardia.

Otro momento que ya es tradición en Atenas y que no puedes dejar de ver es el cambio de guardia frente al Parlamento. Te sorprenderá enormemente la indumentaria de esos guardias. Es cita obligada del turismo que visita la capital griega. Todos los domingos, a las 11:00 horas.

Momento del cambio de guardia ante la atención de los turistas. José María Mateos (Flickr)

Momento del cambio de guardia ante la atención de los turistas. José María Mateos (Flickr)

7. Arte bajo cubierto.

Aunque la riqueza arqueológica y cultural ateniense más llamativa está al aire libre, cientos de esculturas procedentes de templos, frisos y teatros están a cubierto en el Museo de la Acrópolis o en el Museo Arqueológico, que te animamos a que visites. Si quieres algo más contemporáneo, el museo Benaki. Y pásate también por la Academia de Platón y la Biblioteca Nacional.

Nuevo museo de la Acrópolis. Tilemahos Efthimiadis (Flickr)

Nuevo museo de la Acrópolis. Tilemahos Efthimiadis (Flickr)

8. Sal por la noche ateniense.

El carácter mediterráneo está muy presente entre los atenienses y eso significa hacer mucha vida en la calle y por la noche. Así que te animamos a que salgas a tomar unas copas por Thiseio, al oeste de la calle Adrianou subiendo las escaleras, o Psiri, al noroeste de Monastiraki.

Thiseio, de noche, en Atenas. Panos Ginis (Flickr)

Thiseio, de noche, en Atenas. Panos Ginis (Flickr)

9. Barrios y plazas típicos.

La vida de una gran ciudad es la vida de los barrios y Atenas no iba a ser una excepción. Uno de los barrios más populares de la capital griega es el de Plaka, que está a su vez dividido entre Alto Plaka y Bajo Plaka, formados por pequeñas calles, algunas de ellas cerradas al tráfico. La mayor parte de tiendas y restaurantes más populares de la ciudad están aquí. Si lo que quieres conocer es la Atenas más elitista, entonces debes visitar Kolonaki. Y además, en los alrededores de Atenas tienes también otros muchos pueblos que merecen la pena, y mucho.

Calle del barrio de Plaka. Ed (Flickr)

Calle del barrio de Plaka. Ed (Flickr)

10. Las mejores vistas.

Y como siempre, os proponemos los lugares con las mejores vistas para la ciudad. En este caso, la colina Lycabettus o Licabeto. Está prácticamente en el centro de la ciudad y desde allí puedes verla entera, incluso el puerto de El Pireo, y obviamente la Acrópolis. Para subir, utiliza el funicular. Arriba tienes una bonita iglesia y una cafetería, y por supuesto, las vistas de la ciudad, donde te darás cuenta de que no te arrepentirás de haber viajado a Grecia.

Vista de Atenas. piet theisohn (Flickr)

Vista de Atenas. piet theisohn (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter