Qué ver y qué hacer en Brighton

29 febrero, 2016 - David García

Muelle de Brighton. Martin Hesketh (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

¡Nos vamos a la playa! Bueno, no es una de las playas más paradisíacas del mundo… pero es que está en Inglaterra. Se trata de Brighton, en la costa sur de la isla, a una hora de Londres en tren. Se trata de una población de más de 150.000 habitantes que recibe al año un promedio de 8 millones de turistas, posee una sólida industria financiera y también sede de dos universidades y una escuela de medicina, por lo que está llena de gente joven y eso le garantiza una vida muy especial. Si te animas a ir, aquí te presentamos nuestras propuestas.

1. Los muelles de Brighton.

La ciudad costera siempre ha sido muy conocida por sus muelles, y en uno de los casos desgraciadamente por un triste suceso. Hablamos del West Pier (Muelle del Oeste), que en 2003 sufrió un incendio y quedó prácticamente destruido. De hecho, la pasarela que lo unía a tierra es inexistente por lo que no se puede acceder a lo que queda de él, que es un vacío esqueleto. El otro de los muelles es el Brighton Pier (Muelle de Brighton), uno de los más largos y antiguos del mundo (se abrió al público en 1899).

Imagen del West Pier. Eric Hossinger (Flickr)

Imagen del West Pier. Eric Hossinger (Flickr)

2. ¡A la feria!

El muelle de Brighton además tiene un pequeño parque de atracciones que hará las delicias de los aficionados a estos ‘cacharros’. Si eres de ellos, no dejes de disfrutar de alguna de sus atracciones.

Muelle de Brighton con su pequeño parque de atracciones. Chris Sampson (Flickr)

Muelle de Brighton con su pequeño parque de atracciones. Chris Sampson (Flickr)

3. El Pabellón Real (Royal Pavillion).

Esta residencia de la familia real británica comenzó a construirse a finales del siglo XVIII y se finalizó a finales del XIX. Pero no penséis que se tardó tanto porque fuera complicado. Nos referimos a que se construyó el original primero y durante cien años se fue ampliando hasta como hoy lo conocemos. Su amalgama de estilos hace que merezca la pena visitarlo.

Royal Pavillion de Brighton. Tim Buss (Flickr)

Royal Pavillion de Brighton. Tim Buss (Flickr)

4. Mézclate con el Brighton más independiente.

Ya hemos aludido antes al ‘alma’ joven y de estudiante que tiene la ciudad, lo que se refleja también en algunos de sus barrios. Ese es el caso de los alrededores de North Lane, la zona más bohemia y alternativa. Allí tenemos una amplia y curiosa variedad de establecimientos donde poder adquirir discos, arte, ropa, calzado… y también comer y beber en alguno de sus característicos locales. No dejes de dar una vuelta por sus calles. Y si lo que quieres es hacer compras de manera más convencional, tu lugar en Brighton es East Street.

North Lane en Brighton. Lukes_photos (Flickr)

North Lane en Brighton. Lukes_photos (Flickr)

5. Disfruta del clásico ‘fish and chips’.

Si hay un plato típico en Inglaterra, ese es el ‘fish and chips’. En Brighton hay decenas de locales que lo preparan de una forma genuina, y muchos de ellos están junto a la playa, y tienen terraza. Así que una de nuestras propuestas es que si el caprichoso tiempo inglés te lo permite, te des el capricho de sentarte en una de esas terrazas a disfrutar de este típico plato.

Establecimiento de fish and chips en la playa. Saw2th (Flickr)

Establecimiento de fish and chips en la playa. Saw2th (Flickr)

6. Día de playa.

Y ya que hablamos de playa, Brighton es muy conocido por su playa. En verano puedes pasar un día muy agradable en ella e incluso si no tienes miedo al frío del Mar del Norte, darte un bañito. La playa no es que sea paradisíaca, ni siquiera es de arena como las de Alicante (ciudad hermanada con Brighton, por cierto). Es de piedrecitas pequeñas pero merece la pena por el buen ambiente que hay. Aunque también hemos de decir que siguiendo por la costa, y no muy lejos de allí, hay playas mejores, de arena. Además hay zona nudista.

Chica en la playa de Brighton. Reinis Traidas (Flickr)

Chica en la playa de Brighton. Reinis Traidas (Flickr)

7. El atardecer.

¿Hay algo más bonito que un atardecer en un muelle? Pues aprovecha porque en Brighton podrás disfrutar (si la meteorología no lo impide) de uno de los atardeceres más especiales que hayas podido ver. Y si es bien acompañado, mejor que mejor.

Atardecer en un muelle de Brighton. Eosdude (Flickr)

Atardecer en un muelle de Brighton. Eosdude (Flickr)

8. Party, party, party.

Y si en un lugar hay estudiantes… también hay fiesta. Así que, poco más tenemos que añadir. Recorre sus clubs y sus pubs, bébete unas pintas y si te gusta el baile, anímate a dar unos pasos también. Una de las más célebres, las del orgullo gay. Pero además de fiesta, la ciudad tiene también mucha cultura, te animamos a que la descubras.

Fiestas del orgullo gay en Brighton. David Jones (Flickr)

Fiestas del orgullo gay en Brighton. David Jones (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter