Qué ver y qué hacer en Dublín

2 febrero, 2016 - David García

Vista parcial del barrio más moderno de Dublín. Daniel Dudek-Corrigan (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

La capital de Irlanda es una de las ciudades más animadas de Europa y con decenas de opciones de ocio para el turista que quiere visitarla. Vístete de verde y prepárate para descubrir una de las capitales más sorprendentes. Nosotros por nuestra parte te hemos preparado diez propuestas para que disfrutes de Dublín como se merece.

1. Las calles más célebres de Dublín.

Dos son las calles más populares de Dublín. O’Connell Street y Grafton Street. Si vas a pasear por la capital irlandesa, estas calles no pueden faltar en tu itinerario. La segunda de ellas además es peatonal, y la idónea para hacer tus compras mientras oyes la música de los artistas callejeros que suelen tocar en ella.

Grafton Street, en Dublín. Vavva_92 (Flickr)

Grafton Street, en Dublín. Vavva_92 (Flickr)

2. Salir a tomar algo.

Dublín es una ciudad llena de vida y eso tienes que aprovecharlo. Bien sea por la tarde o por la noche, la mejor opción es el barrio de Temple Bar, uno de los más carismáticos de la capital irlandesa, lleno de pubs y bares donde tomarte unas pintas de cerveza.

Temple Bar al anochecer. Barnacles Budget Accommodation (Flickr)

Temple Bar al anochecer. Barnacles Budget Accommodation (Flickr)

3. Ir a la fábrica de cerveza.

Y ya que hablamos de cerveza, otra de las visitas obligadas que tienes que hacer en Dublín es la de la antigua fábrica de cerveza Guinness, que hoy es sin duda uno de las principales atracciones turísticas de la ciudad y se ha convertido en su museo más popular.

Cerveza Guinness en el bar de la propia fábrica-museo. Neil Rickards (Flickr)

Cerveza Guinness en el bar de la propia fábrica-museo. Neil Rickards (Flickr)

4. Museos buenos… y gratis.

Los museos de Dublín son gratis. Por un lado tienes el National Museum con impresionantes piezas de la Prehistoria por ejemplo; o la National Gallery con lienzos de Caravaggio, Van Gogh, Monet, Titian, Rubens, Van Dyck o artistas locales como Jack B Yeats. También puedes visitar la Hugh Lane Gallery y el Museo irlandés de Arte Moderno.

National Gallery de Dublín. Dahon (Flickr)

National Gallery de Dublín. Dahon (Flickr)

5. ¡A la universidad!

Otra de las joyas de la capital irlandesa es la universidad de Trinity College que data del siglo XVI y además es una de las más célebres de todo el mundo gracias en gran parte a su biblioteca y sus edificios históricos.

Trinity College. William Murphy (Flickr)

Trinity College. William Murphy (Flickr)

6. Mézclate con los irlandeses en el parque.

La ciudad tiene un color propio: el verde. También de manera literal gracias a sus parques como St Stephen’s Green, el National Botanic Garden, Phoenix Park y Herbert Park. Ideales para hacer deporte o simplemente para llevarte un buen libro y disfrutar de un momento de lectura.

Phoenix Park en Dublín. William Murphy (Flickr)

Phoenix Park en Dublín. William Murphy (Flickr)

7. Disfruta de su gastronomía.

No es que sea de las mejores gastronomías del mundo, o por lo menos no es de las más famosas, pero no puedes irte de allí sin comer o cenar en alguno de sus restaurantes más populares en Grafton Street por ejemplo a la que antes hemos aludido. Desde hamburguesas, a dulces, un típico desayuno irlandés hasta incluso marisco.

Restaurante The Bank de Dublín. Yzukerman (Flickr)

Restaurante The Bank de Dublín. Yzukerman (Flickr)

8. Tributo a San Patricio.

Ya hemos dicho que el color más popular en Dublín es el verde, y de ese color se tiñen las calles el 17 de marzo, una de las fechas señaladas en el calendario irlandés ya que es el día de San Patricio, el patrón del país. Ese día se celebra la St Patrick’s Parade y como decimos todo el mundo se echa a la calle a celebrarlo.

Día de San Patricio en Temple Bar. LenDog64 (Flickr)

Día de San Patricio en Temple Bar. LenDog64 (Flickr)

9. Historia en forma de cárcel.

Gran parte de la historia del país se encuentra entre los muros de la antigua cárcel de Kilmainham que ahora se ha convertido en un museo que puedes visitar y con el que se homenajea también a los héroes de la independencia irlandesa.

Cárcel de Kilmainham. Joe Anderson (Flickr)

Cárcel de Kilmainham. Joe Anderson (Flickr)

10. The Spire y Molly Malone.

Las calles de Dublín están salpicadas de esculturas así que un paseo por el centro te permitirá empaparte del mejor arte. Destacan la estatua de Molly Malone en Grafton Street y The Spire, un monumento a la luz de 120 metros de altura y considerado por muchos la estatua más alta del mundo, situado en O’Connell Street.

Estatua de Molly Malone. William Murphy (Flickr)

Estatua de Molly Malone. William Murphy (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter