Qué ver y qué hacer en Soria

15 julio, 2016 - David García

Calle del centro de Soria. David (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Qué ver y qué hacer en Soria

A veces tenemos el paraíso más cerca de lo que nos pensamos. Y el paraíso no tiene por qué ser de playa y mar. Porque Soria es un paraíso natural, de interior, con sorpresas que te dejarán boquiabierto y con rincones de paz que te reconciliarán con el mundo y contigo mismo. Para hacerte una idea, nosotros hemos diseñado nuestro particular decálogo soriano.

1. Aires de literatura.

Soria es sobre todo cultura y literatura. En sus calles y sus rincones puedes admirar la huella de dos grandes de nuestras letras y de sus obras: Gustavo Adolfo Bécquer y Antonio Machado. Revisa sus poemas y traslada esos versos a las calles de la ciudad, realiza rutas a través de ellos para conocer el lado más literario de una ciudad a la que ambos escritores dieron fama internacional.

Calle del centro de Soria. David (Flickr)

Calle del centro de Soria. David (Flickr)

2. Llevarle una flor a Leonor.

Y ya que acabamos de mencionar a Antonio Machado, en Soria está enterrada, en soledad, la que fue el gran amor del poeta, Leonor. Sube hasta el Espino, uno de los lugares con más historia de la ciudad, y deja una flor en su lápida como homenaje al profundo amor que se tenían y que truncó la muerte. Dicen que no deben faltarle nunca las flores a su tumba.

Tumba de Leonor. Antifluor (Flickr)

Tumba de Leonor. Antifluor (Flickr)

3. Paseo a la orilla del Duero.

No hay nada como pasear por la orilla de un río. Y Soria tiene uno precioso como el Duero, en un cauce natural, rodeado de árboles y naturaleza. Cualquier época del año es buena, con los ocres melancólicos del otoño, la nieve (que muchas veces la hay) del invierno, la explosión de colores de la primavera o el calor del verano. Y déjate seducir por templos como la ermita de San Saturio, que parece que se va a caer al río.

Ermita de San Saturio, a orillas del Duero. AlbertoLoyo (iStock)

Ermita de San Saturio, a orillas del Duero. AlbertoLoyo (iStock)

4. Ir a las ruinas de Numancia.

Numancia es el nombre de la desaparecida población celtíbera situada sobre el Cerro de la Muela, en Garray, a siete kilómetros al norte de Soria. Desaparecida en el siglo IV antes de Cristo, está considerada como uno de los mayores tesoros celtíberos que se conservan. Su visita, si vas a Soria, es imprescindible.

Ruinas de Numancia. Miguel Ángel García. (Flickr)

Ruinas de Numancia. Miguel Ángel García. (Flickr)

5. Semana Santa.

Una de las mejores épocas para visitar Soria es durante la celebración de la Semana Santa, que por cierto está declarada Fiesta de Interés Turístico Regional de Castilla y León. Los sorianos viven con devoción sus procesiones e impacta ver y sentir sus procesiones, siempre tan silenciosas, tan oscuras y tan sobrias.

Retablo en la iglesia de Santo Domingo de la Calzada. Miguel Ángel García. (Flickr)

Retablo en la iglesia de Santo Domingo de la Calzada. Miguel Ángel García. (Flickr)

6. Fiestas de San Juan o la Madre de Dios.

Otra de las actividades que puedes hacer en la capital soriana es acudir a sus fiestas. Las más importantes son las de San Juan o de la Madre de Dios, que comienzan el jueves posterior a la festividad de San Juan (24 de junio) y que al igual que la Semana Santa, están declaradas Fiesta de Interés Turístico Regional de Castilla y León.

Sorianos en la fiesta de San Juan. Mmeee (iStock)

Sorianos en la fiesta de San Juan. Mmeee (iStock)

7. Buen comer.

Como en cualquier lugar de nuestro país, la comida es sagrada y podemos degustar platos únicos y exquisitos. En Soria, lo más tradicional son sus carnes, herencia de las tradiciones ganaderas de la provincia, como parte de Castilla y León que es. Los asados de cordero, lechazo, los embutidos, la chanfaina (asado de hígado) o los platos de caza como perdices y codornices, son parte de los menús más tradicionales que podemos degustar en tierras sorianas.

Viandas durante el Domingo de Calderas, en las fiestas de San Juan. Miguel Ángel García. (Flickr)

Viandas durante el Domingo de Calderas, en las fiestas de San Juan. Miguel Ángel García. (Flickr)

8. Iglesia de Santo Domingo.

Uno de los hitos del románico español es sin duda esta iglesia soriana. Imprescindible su visita para comprender el arte y la arquitectura de la Edad Media española.

Iglesia de Santo Domingo. KarSol (iStock)

Iglesia de Santo Domingo. KarSol (iStock)

9. Una ciudad medieval.

Y si hablamos de Edad Media, Soria tiene mucho que decir. De hecho, conserva en parte su carácter histórico y medieval, cuestión que ha sabido ser aprovechada por la industria del turismo local para atraer a miles de turistas al año. Así, no dejes de pasear por las calles del centro, relájate y observa fachadas, recorre sus calles peatonales y trasládate a tiempos medievales con ello.

Fuente de los leones en Soria. © Jarno Gonzalez Zarraonandia (iStock)

Fuente de los leones en Soria. © Jarno Gonzalez Zarraonandia (iStock)

10. Cerro del Castillo.

Alrededor de las ruinas del castillo medieval (que data del siglo XII) se ha construido un gran parque desde donde poder divisar toda la sierra de Santa Ana. Unas vistas espectaculares desde un lugar lleno de historia del que solo se conservan unos pocos restos de la torre del homenaje.

Ruinas del castillo. Miguel Ángel García. (Flickr)

Ruinas del castillo. Miguel Ángel García. (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter