Socotra, la isla de las especies perdidas

28 octubre, 2016 - Redacción

Socotra - Pmedicus (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Socotra, la isla de las especies perdidas

Con tan solo 130 kilómetros de extensión, la isla de Socotra se ha convertido en uno de los principales misterios de Yemen.  Localizarla no es una tarea fácil pues se trata de uno de los lugares más aislados del mundo. De hecho, hasta que en 1999 se abrió su aeropuerto, el acceso a la isla era realmente complicado ya que solo se podía llegar a ella en barco a través de los monzones.

Su clima árido y semiárido tropical monzónico complica aún más si cabe el acceso a la isla pues durante los meses de verano acceder a la ella es prácticamente imposible debido al fuerte viento y a las enormes olas que se forman.

Socotra - Todd Masilko (Flickr)

Socotra – Todd Masilko (Flickr)

También conocida como Socotora o la “Galápagos del Índico” (por la particularidad de su fauna y flora), la isla se encuentra a 250 km al este del cabo Guardafui y a 350 km al sureste de las costas de Yemen. Tal vez este aislamiento geográfico es el responsable de haberse convertido en un lugar único en el mundo pues en ella habitan más de 700 especies endémicas de las cuales la mitad no puedes verlas en ningún otro rincón del planeta. De hecho, es esa excepcionalidad natural la que le ha llevado a obtener el título (muy merecido) de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Socotra - Keith&Denise (Flickr)

Socotra – Keith&Denise (Flickr)

A pesar de pertenecer a Yemen, poco hay en esta isla que lo indique. Aquí los habitantes tienen sus propias costumbres y son mucho menos religiosos. Las mujeres, por ejemplo, visten con colores vivos (algo que contrasta con el negro de la vestimenta que predomina en las calles de Yemen) y mucho más descubiertas. Además, Socotra tiene su propio idioma: el socotrí, de influencias indias y africanas y ciertos parecidos al árabe yemení.

Habitantes de Socotra - Alexandre Piche (Flickr)

Habitantes de Socotra – Alexandre Piche (Flickr)

Una particularidad más de su población es que durante muchísimos años sus habitantes han vivido sin electricidad ni agua corriente.

Uno de los símbolos más emblemáticos de la isla es el Dracanea cinnabari, un árbol pepino diseminado por numerosos rincones de la isla, con enormes dimensiones y una forma muy particular que recuerda a una sombrilla. También se les conoce como árboles dragón por su sabia de tonos rojizos.

Dracanea cinnabari - Lomoody (Flickr)

Dracanea cinnabari – Lomoody (Flickr)

Otra de las grandes joyas de la isla son sus impresionantes dunas en la costa norte, donde están algunas de las mejores playas del mundo, totalmente vírgenes, de arena blanca y agua translúcida, donde los vestigios humanos son prácticamente inexistentes.

Delfines en Socotra - Sara Janini (Ocho Leguas)

Delfines en Socotra – Sara Janini (Ocho Leguas)

Si estás pensando en hacer un viaje a un destino exótico, sin duda éste puede ser un lugar perfecto en el que escapar de la realidad. Eso sí, debes saber que el aeropuerto se encuentra a algo más de media hora de lo más parecido a una ciudad que hay en Socotra, Ra’s Hulaf, un pequeño pueblo donde la vida se hace en la calle y en el que hay tan solo dos hoteles, aunque para ser sinceros, hay alojamiento de sobra pues el turismo en este lugar no es muy habitual.

¿Estás preparado para visitar un lugar donde todo a primera vista te va a resultar extraño?

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter