10 productos japoneses que sólo ellos podrían inventar

11 octubre, 2017 - Miguel Á. Palomo

Almohada Hizamakura Pillow (Yusuke Kawasaki, Wikimedia)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 productos japoneses que sólo ellos podrían inventar

Cuando creemos que está todo inventado llegan ellos y nos dejan mal. Está claro que los japoneses tienen una mentalidad especial y que el emprendimiento es algo consustancial a su manera de entender la vida. Desde Japón nos ha llegado buena parte de la revolución tecnológica de las últimas décadas, pero ahora vamos a demostrar que para que un invento triunfe hace falta parir muchos prototipos aparentemente absurdos. No vamos a incluir avances electrónicos o de alta tecnología digital que nos van a seguir cambiando la vida. Lo que vamos es a recordar algunos productos japoneses bastante… inútiles.

1. Guía de pintalabios

Es un género en sí mismo. Tanto que se pueden encontrar varios libros publicados por Kenji Kuwakami y que están dedicados a inventos japoneses chorras muy absurdos (101 Unuseless Japanese Inventions: The Art of Chindogu). Son objetos bautizados como chindogu y que tampoco es que sean completamente inútiles sino que, en palabras del propio inventor, el señor Kuwakami, son “inutilizables”. Inventos como esta guía de pintalabios del todo bizarra, perfecta para unas prisas.

(Web www.tofugu.com)

(Web www.tofugu.com)

2. Estuches de plátanos

Un concepto distinto sostiene la comercialización de estos estuches para plátanos pensados para… sí, guardar plátanos. A modo de tartera, se trata de un producto gracioso que, viniendo de Japón, podríamos pensar que su hábitat es más el del sex-shop. Pero no. Lo prometemos. Son estuches para plátanos. Nada más.

Funda de plátanos (mamichan, Klickr)

Funda de plátanos (mamichan, Klickr)

3. Ventilador de ramen

O de noodles. O de lo que sea menester. Uno de los productos estrella del género chindogu, un ventilador incorporado burdamente a un juego de palillos y que va enfriando el plato a medida que se va comiendo. Muy aparatoso. Del todo maravilloso.

(Web www.tofugu.com)

(Web www.tofugu.com)

4. Almohada con formas humanas

Abrimos capítulo del japonismo inquietante, algo que también suele caracterizar a una sociedad que a veces roza lo enfermizo. ¿Quién puede querer recostar su cabeza en una almohada que reproduzca un regazo humano? No queráis saberlo. También hay almohadas para solteros con un brazo falso que abraza al durmiente. Japón explota el mundo de las almohadas hasta límites muy extremos.

Hizamakura Pillow (Yusuke Kawasaki, Wikimedia)

Hizamakura Pillow (Yusuke Kawasaki, Wikimedia)

5. Mopa para niños

O para gatitos. Impagable. A priori no parece más que responder a un criterio de practicidad. El niño (o la mascota) no se ensucia demasiado en su rutina de gateo y, de paso, limpia la casa. Lo malo es tener que ver al pobre bebé con semejantes pintas. Ahí los padres se vienen abajo.

(Web www.tofugu.com)

(Web www.tofugu.com)

6. Sandías cuadradas

Fiel demostración de su mente ultraracional. Conseguir apilar sandías optimizando además al máximo el espacio doméstico del consumidor. Son sandías que crecen dentro de un molde cuadrado y que desde hace tiempo ya se venden en un país en el que la fruta es un objeto de culto y de distinción. Cada sandía puede costar entre 150 y 300 euros.

Sandías cuadradas desde Japón (Wikipedia)

Sandías cuadradas desde Japón (Wikipedia)

7. Untador de mantequilla

De nuevo, un invento realmente freak fiel representante del espíritu chindogu. No se nos ocurre mejor aplicación para untar la dichosa mantequilla en la tostada. ¿Cómo es que a nadie se le había ocurrido antes?

(Web www.tofugu.com)

(Web www.tofugu.com)

8. Paraguas para zapatos

Los paraguas son uno de los objetos más repensados por los japoneses. Los hay con cámara incorporada, con su propio chubasquero, con forma de corbata o, en este caso, adaptados a los zapatos o zapatillas que se quiera proteger. Así los calcetines y los pies nunca estarán mojados. Otra cosa es andar con comodidad.

(Web www.tofugu.com)

(Web www.tofugu.com)

9. Servilletas para comer hamburguesas

Una cadena de hamburguesas ha patentado un modelo de servilleta que causa sensación. Ya que los japoneses son muy discretos y muy pudorosos en la mesa, nada mejor que una servilleta  rígida que, a modo de máscara, oculta la hamburguesa para que pueda ser engullida sin temor a que chorree o se mastique con la boca abierta. Detallazo.

Servilleta (Freshness Burger, Facebook)

Servilleta (Freshness Burger, Facebook)

10. Dedales con cepillos de dientes

Cerramos con otra aplicación chindogu de lo más encantadora. Un cepillo que bien puede ser de viaje y que integra las cerdas en una especie de minicondón o dedal para ahorrarse el mango. Imbatible. Además, forma parte de la cultura japonesa del cepillado o hamigaki y es que Japón es un país que tradicionalmente siempre ha liderado el uso y costumbre de la higiene bucal.

(Web www.tofugu.com)

(Web www.tofugu.com)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter