5 ciudades imprescindibles que ver cerca de Bruselas

27 septiembre, 2017 - David García

Amberes, bajo la nieve. Russ Bowling (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
5 ciudades imprescindibles que ver cerca de Bruselas

Bélgica tiene muchas virtudes para el viajero que la visita pero sin duda una de ellas es que las distancias entre sus ciudades son pequeñas, y además están muy bien comunicadas entre ellas. Así, los desplazamientos que te proponemos no son superiores a los 90 minutos desde Bruselas ni mucho menos, y se realizan en tren de una forma muy cómoda. Nos vamos a centrar en Bélgica, aunque desde Bruselas también es posible desplazarse a pasar el día por ejemplo a Amsterdam o Luxemburgo. Y vamos a destacar las 5 imprescindibles, somos conscientes de que hay también otros pueblos belgas que merecen mucho la pena, pero esta vez nos centraremos en las ciudades.

1. Brujas

Muchas son las opciones que plantea Brujas al turista. Brujas es un lugar de ensueño recomendado para una escapada de 48 horas, el tiempo perfecto para explorar toda la ciudad sin que se escape ningún detalle. De ella han dicho que es la Venecia del norte, que es una ciudad de cuento… No se equivocan. Jamás oirás a nadie hablar mal de esta preciosa ciudad flamenca de canales, calles y casas de fantasía. ¿Sabías que el canal principal se formó gracias a una una tormenta nocturna? Su  conocida plaza Mayor, su romántico muelle del Rosario, su lago del amor, sus lugareños en bici, su chocolate, la cerveza y sus molinos hacen de ella visita obligada si vas a Bruselas, ya que está a escasos cien kilómetros. ¿También te quieres enamorar de Brujas?

El Muelle del Rosario. Carlos Andrés Reyes (Flickr)

El Muelle del Rosario. Carlos Andrés Reyes (Flickr)

2. Ostente

En tan sólo tres palabras podemos definir Ostente: gastronomía, arte y mar. Si bien Bélgica casi no tiene lugares de playa, cuenta con dos ciudades que son bañadas por el agua del Mar del Norte, una de ella es Ostente. Es la ciudad más británica de Bélgica y también una de las preferidas por los belgas para pasar un día de playa. Los días de verano en los que el tiempo lo permite, la arena de su playa se convierte en punto de reunión. Pero al margen de eso, la ciudad tiene mucha historia y muchas cosas que ver. Desde su imponente iglesia neogótica Iglesia de San Pedro y San Pablo hasta su Mercator (navío de tres mástiles) hasta la casa Raversijde. En resumen, si buscas un destino de playa cerca de Bélgica donde veranear, Ostente sería tu mejor opción. A solo 111 kilómetros de Bruselas.

Playa de Ostende. Jean-François Lefebvre (Flickr)

Playa de Ostende. Jean-François Lefebvre (Flickr)

3. Gante

Gante es una ciudad muy unida a Brujas por el legado y la historia que tienen en común, pero Gante es un poco más grande en tamaño y económicamente.  En la confluencia de los ríos Lys con el Escalda encontramos esta bella ciudad flamenca de edificios más señoriales que por ejemplo los que puedes encontrar en Brujas. Destaca el Ayuntamiento de la ciudad, la imponente Torre del Campanario, el castillo de los Condes de Gante, donde se encuentra un museo de tortura que despierta el interés de los visitantes. El muelle de las Hierbas, sin duda el lugar más mágico y querido de sus lugareños. No podemos olvidarnos de la majestuosa Catedral, donde se aprecia plasmado el arte gótico.

Puente sobre el río en Gante. Stephane Mignon (Flickr)

Puente sobre el río en Gante. Stephane Mignon (Flickr)

4. Amberes

La capital mundial del diamante es una ciudad mucho más cosmopolita que las anteriores, pero eso no le quita encanto, todavía es más sofisticada. Tiene más de medio millón de habitantes, lo que la convierte en la segunda ciudad más poblada de Bélgica. Allí podemos ir de compras (las grandes firmas de moda están presentes) y como ya hemos dicho, adquirir uno de sus diamantes, ya que la industria del tallaje y la manufactura de estas piedras preciosas. La ciudad también está marcada de forma comercial y económica  por su proximidad al río Escalda, la profundidad permite la navegación de barcos mercantes de gran envergadura. Está a tan solo 50 kilómetros de Bruselas, es una de las excursiones más habituales desde la capital. Si finalmente te decides por conocer la bella ciudad, no puedes dejar de visitar: la Plaza Mayor, el Museo de Rubens, la Catedral de Amberes, el Museo de los Diamantes y el Castillo de Amberes.

Plaza del Ayuntamiento en Amberes. Ramón (Flickr)

Plaza del Ayuntamiento en Amberes. Ramón (Flickr)

5. Lieja

Vamos a incorporar también una ciudad de la otra gran región belga, la Valona, que es la zona francófona. Suele ser olvidada por aquellos que hacen turismo en Bélgica, y a veces es considerada poco atractiva por personas que no se han llegado a molestar por conocerla de verdad. Una ciudad que no debes perderte, y entre otras cosas por su famoso Perrón en la plaza del Mercado, se trata de una escalinata de dos tramos rodeado por una barandilla que se ha ornamentado con piñas, símbolo de la unión y de la apertura del pueblo liejense. No pierdas de vista tampoco su Ayuntamiento y la iglesia de Saint Jacques. Y por supuesto, atrévete a subir a la montaña Bueren.

Vista de Lieja desde la montaña de Bueren. Stephane Mignon (Flickr)

Vista de Lieja desde la montaña de Bueren. Stephane Mignon (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter