6 alternativas al hotel tradicional

1 junio, 2015 - Miguel Á. Palomo

¿Te ha gustado nuestro articulo?
6 alternativas al hotel tradicional

El modelo del hotel tradicional está en entredicho. Puede que el concepto de hotel nunca muera, pero no podemos negar la irrupción de paradigmas novedosos que están renovando el actual estado de la hospitalidad. La ola imparable de la economía colaborativa, las exigencias de una nueva clientela amparada en comunidades virtuales, la necesidad constante de evolucionar, la revolución low cost… Son todos factores decisivos en el nacimiento de alternativas al hotel de siempre. Alternativas que nos gustan, y mucho.

1. Airbnb… y mucho más

La crisis del modelo tiene una mecha muy clara: las plataformas de intercambio habitacional p2p. Y, por encima de todas, Airbnb se ha erigido como la punta de lanza de la economía colaborativa en el sector turístico con más de quince millones de usuarios en 2014. Aunque no está sola, ya que otras comunidades y start-ups empiezan a tener su espacio como HomeAway o, muy recientemente y como primer gran peldaño de la economía colaborativa en España, la plataforma BeMate, el perfecto complemento de los Room Mate Hotels de Kike Sarasola pues supone apostar por una red de apartamentos con servicios de hotel.

Airbnb / Foto: Airbnb

2. Hoteles sobre ruedas

Uno de los motivos por los que se está rehuyendo del concepto de hotel tradicional es la diversión. Pues para romper con la rutina hotelera, nada mejor que dormir en un tráiler vintage. Así de paso le damos también la vuelta a la idea del camping y nos subimos al carro –nunca mejor dicho- de la tendencia de los remolques plateados Airtream y de las caravanas sixties. Nos da igual una habitación sobre ruedas en la azotea de un hotel boutique, en mitad del desierto o en un campamento de inspiración retro. Si te crees un huésped hipster, no tienes excusa.

Hoteles sobre ruedas / Foto: Vintage Vacations

3. Albergues de diseño

¡Bienvenidos a la revolución low cost! La estábamos esperando y ha merecido la pena. Por fin podemos dormir por cuatro perras en un motel, en un albergue o en un hostalillo sin preocuparnos por lo cutre que sea porque hay una nueva generación de hoteles buenos, bonitos y baratos. Los ingredientes: una pizca de diseño económico, servicios básicos, cuarto y mitad de tecnología, mucha actividad en redes sociales y ambiente informal por los cuatro costados.

Albergues / Foto: King Kong

4. Glamping

De acuerdo, es evidente que la fórmula del camping con glamour tiene un punto pijo a tener en cuenta pero no por ello –más bien, por ello- deja de hacer furor. Todos aquellos que sueñan con la aventura de dormir en mitad de la naturaleza más exótica pueden “hacer que la viven” si por un buen dinerito reservan una tienda de campaña mejor acondicionada que una suite, una yurta mongola o un tipi indio en cualquiera de los muchos campamentos de lujo que se montan en la sabana africana, en la jungla caribeña, en los desiertos de Oriente Medio, en los grandes parques norteamericanos o en la campiña inglesa. Todo muy ecológico, todo muy sibarita.

Glamping / Foto: www.sheengate.co.uk

5. Suites flotantes

Una vuelta de tuerca más al plan de aventura y exotismo. Si el rollo crucero te estomaga, hay una opción a medida: remontar ríos de agua dulce a bordo de auténticos hotelazos de diseño. Son hoteles-barco en toda regla, con sus servicios, instalaciones e interiorismo propio, con habitaciones deslumbrantes para no renunciar a la máxima comodidad. Aqua Expeditions fleta varias embarcaciones por el Amazonas y el Mekong.

Suites flotantes / Foto: Aqua Expeditions

6. Hoteles robóticos

Si hay un modelo de hotelería que se confronta a la monotonía de un hotel tradicional ese es el de los hoteles que abogan por implementar en sus servicios la tecnología punta y, más concretamente, la robótica. Hoteles que hace un tiempo parecerían futuristas son hoy una realidad pero no por ello impactan menos. Como por ejemplo, los hoteles de aeropuerto Yotel, con habitaciones-cabina y gestión íntegramente computerizada. El de Nueva York no está en un aeropuerto sino a pocos minutos de Times Square y sus terminales de check-in y, sobre todo, la robotización del equipaje al otro lado de un enorme escaparate situado en el lobby suponen una visión rompedora.

Hoteles robóticos / Foto: Yotel NY

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter