8 pueblos prerromanos de España que te encantará visitar

11 septiembre, 2018 - Emilio Leighton

pueblos prerromanos: castro celta de Baroña, A Coruña (istock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
8 pueblos prerromanos de España que te encantará visitar
DESCÁRGATE YA Guía definitiva de los 20 pueblos más bonitos de España

La herencia que los pueblos prerromanos han dejado en toda España se considera un rico patrimonio arquitectónico y artístico. Dentro de los pueblos prerromanos destacan los celtas, celtíberos e íberos, que dominaron la península hasta la invasión del imperio en el años 218 a.C.

Hay varias rutas que muestran la vida que tuvieron estos pueblos prerromanos. Especialmente son antiguos asentamientos o museos monográficos, que se pueden visitar y varios se encuentran en buenas condiciones. En todos ellos aprenderás de las antiguas tradiciones culturales, culinarias, como esculturas, cerámicas, joyas, etc, de estas impresionantes civilizaciones.

En este artículo te mostramos algunos lugares donde vivieron varios pueblos prerromanos en España. Apunta y vísitalos, no te arrepentirás.

1. Puig de Sant Andreu, Girona

Muy cerca de Girona está la llamada ruta de los íberos en Cataluña. Destaca especialmente el poblado de Puig Sant Andreu en Ullastret, que es un yacimiento prerromano de los indiketes, que eran una tribu ibérica que vivió en el siglo VI a. C. Sólo se conserva una muralla con torres cuadradas, circulares y un templo pagano.

Ver esta publicación en Instagram

Restes d la ciutat ibèrica d Ullastret. Cisterna. Segles VI-II a.C. #ullastret #girona #catalunya #culturaiberica #indiketes

Una publicación compartida de Francesc Llosa Montagut (@francescllosa.m) el

2. Coaña, Asturias

Los celtas es otro de los pueblos prerromanos de los que aún quedan vestigios. Por ejemplo, se puede visitar el Castro de Coaña (situado en Villacondide cerca de la costa de Luarca), que data del comienzo del siglo IV a. C. En los yacimientos hay una acrópolis fortificada, construida en forma ovalado. Además se puede ver el barrio norte. Estos son construcciones circulares de pequeño tamaño con una red de calles y plazas.

Ver esta publicación en Instagram

Castro de Coaña 🏞💗

Una publicación compartida de vickytruli (@vicmarramiau) el

3. Olèrdola, Barcelona

El municipio del alto de Penedés, a 50km de Barcelona, ofrece a los turistas una fortificación montada por los íberos, que fue luego utilizada por romanos, cristianos y mozárabes. El acceso al poblado se hace a través de una muralla de 145 m de longitud que tiene puerta central y cuatro torres. También se pueden visitar varias casas íberorromanas. Además se conserva un arco triunfal de herradura de tradición mozárabe.

4. Garray, Soria

A ocho kilómetros de la ciudad de Soria, en el cerro de La Muela, está el poblado celtibérico llamado Numancia. El pueblo guerrero de los arévacos levantaron una ciudad con calles centrales y otras en los alrededores. Las casas eran de piedra y de barro. El pueblo y los habitantes resistieron el asedio romano pero para no entregarse al Imperio se suicidarion. Los romanos luego levantaron otra ciudad que mantuvo antiguo trazado y se pavimentaron las calles.

5. Calafell, Tarragona

En Calafell encontraremos una ciudadella Ibérica en lo alto de una colina de la Costa Dorada. El poblado ibérico se llama Les Toixoneres, que data desde los siglos V a.C., y ha sido reconstruido varias veces para recordar a la civilización que habitó el territorio hace dos mil 500 años. Calafell también tiene un castillo medieval amurallado y la iglesia románica de la Santa Creu, entre otras atracciones.

Ver esta publicación en Instagram

Ciutadella Ibèrica de Calafell! #vacaciones #ciutadellaibericacalafell #familia #iberos

Una publicación compartida de Luis Alberto Prat Maldonado (@vcf79) el

6. A Guarda, Pontevedra

En la localidad gallega encontramos el Castro de Santa Tecla. Los pobladores celtas de este lugar fueron unos admirables arquitectos de castros. Descubierto en 1913 por obreros de caminos, los arqueólogos determinaron que era un poblado edificado de forma circular, típico celta. La mayoría de los recintos fortificados en Galicia se encuentran en sitios elevados o cerca de la costa.

Ver esta publicación en Instagram

Castros celtas

Una publicación compartida de A Guarda (@aguarda_pontevedra) el

7. Llíria, Valencia

Los edetanos fueron los íberos que habitaron en el territorio actual de Valencia. La zona de Llíria ofrece la ruta de los asentamientos de estos pueblos prerromanos. Destacan los yacimientos del Tossal de Sant Miquel, casas construidas de forma escalonada en terrazas y el Castellet de Bernabé, caserío en el que convivían un grupo de familias dedicadas a la agricultura y la ganadería. También se puede visitar la muralla del Puntal dels Llops, en Olocau, y la aldea fortificada de La Seña, en Villar del Arzobispo. En tanto, en Caudete de las Fuentes, está el asentamiento de Kelin del siglo VII a.C.

8. Pueblos Prerromanos: Castro de Rei, Lugo

El entorno natural de Castro de Rei es alucinante. Aunque sus grandes atracciones son las diversas fortificación prerromanas que tiene en la parte alta de la localidad, de las que destaca el castro celta de Viladonga. Además la localidad ofrece restos de una castillo medieval del siglo XVI. Es que Galicia tiene lugares mágicos que nunca olvidarás.

Ver esta publicación en Instagram

¡Adelante! Hasta la cocina…

Una publicación compartida de María Taboada (@maritabo) el

0 Comments

Deja tu comentario

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter