Cómo sobrevivir al turisteo a 40ºC

29 julio, 2015 - David García

fuente flickr
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Cómo sobrevivir al turisteo a 40ºC

¿Es el verano la mejor época para hacer turismo? La respuesta variará en función de la persona. Lo que está claro es que a muchos no les queda otra que hacerlo durante los meses de más calor ya que es en ese periodo cuando tienen más tiempo porque es el único momento en el que pueden cogerse vacaciones. Sea cual sea tu caso, si por ‘obligación’ o por gusto, nosotros vamos a tratar con nuestros consejos de hacerte más llevadera una jornada de turisteo a 40 grados.

1. La botellita de agua.

Comencemos por lo obvio. Todo buen turista de verano que se precie de serlo, ha de llevar su botellita de agua. Es imprescindible para evitar la deshidratación. Si es posible, sal con ella congelada porque te darás cuenta de que en apenas media hora ya podrás beber tranquilamente. Hay dos tipos de turistas: de botella pequeña y también de botella de litro y medio o incluso dos.

1

2. Las fuentes públicas.

Utiliza las fuentes públicas no tanto para beber (en algunas ciudades es mejor beber agua embotellada) sino para refrescarte. Es decir, mójate un poco la cabeza, la nuca, la cara, las manos… Sobre todo en las horas centrales del día lo vas a agradecer.

2

3. Planifica tus visitas en función de las horas.

Intenta en la medida de lo posible que durante las horas de más sol, tus visitas sean a sitios cerrados y climatizados. Imagina por ejemplo que quieres entrar a un museo o a una catedral. Pues aprovecha y hazlo nada más comer, a las 15:30 o 16:00. O si lo que quieres es pasear por un espacio abierto, intenta hacerlo cuando vaya a caer el sol. Aunque haga calor, un parque también es buena alternativa a las horas de mucho sol. Hay parques donde se está muy fresquito porque son muy frondosos y hay muchas sombras.

3

4. Y la ropa.

Hay que llevar ropa adecuada. Se recomienda que sea de colores claros y a poder ser, la parte de arriba de manga corta y no de tirantes para evitar quemarte los hombros.

4

5. Los complementos.

Abanicos, gorras, gafas de sol, sombreros… El buen turista de verano se acompaña siempre de todos estos elementos. Sumamos uno más, un complemento a la gorra: una especie de tela oscura que se coloca detrás de la gorra tapando la nuca para no quemártela. Luego hay otro complemento ya nivel experto (muy de japoneses) que es la sombrilla o parasol.

5

6. Crema protectora.

Si eres muy sensible al sol (eres de piel muy blanca) no debes olvidarte nunca la crema solar. Aplícatela sobre todo en la cara, en la nuca y en los hombros si vas en tirantes.

6

7. Ve tranquilo.

Estás de vacaciones, tómate el turismo con tranquilidad, no vayas corriendo a los sitios, nervioso/a, ni te agobies por el calor. No participas en ninguna competición. Para, hidrátate, siéntate en algún sitio fresquito a tomar algo. Si no estás tranquilo, estarás añadiendo un factor más de riesgo al temido golpe de calor.

7

8. ¿Tienes tiempo? Échate la siesta.

¿Qué suelen hacer los lugareños del sitio que has visitado para mitigar el calor de después de comer? Se echan la siesta o al menos no salen de casa entre las 15:00 y las 19:00. Así que si tienes esa posibilidad, llévala a cabo: ponte el aire acondicionado y a recargar energías para seguir haciendo turismo cuando pegue menos el sol.

8

9. Hidratado… y bien alimentado.

Aprende de los lugareños. Además de hidratarte, aliméntate bien como ellos. Os ponemos un ejemplo: Andalucía. Allí un alimento que además de hidratarte te alimenta y te llena de energía es el gazpacho. Aprovecha también para comer ensaladas, fruta fresca…

9

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter