10 lugares con las tradiciones más extrañas para casarse

16 abril, 2015 - Raúl Fernández

¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 lugares con las tradiciones más extrañas para casarse

Si estás a punto de casarte y eres de los que se dejan llevar por todos aquellos ritos que atraen la buena suerte y espantan los malos espíritus, te proponemos un listado de opciones -típicas en diversos países del mundo- que quizá, en un ejercicio de originalidad puedas importar a tu próximo enlace.

1. Regala huevos a las monjas (España)

No sabemos si eres una de las que ha hecho uso de esta tradición pero seguro que lo has escuchado en la televisión antes de una boda real porque existe un protocolo mediante el cual el futuro matrimonio lleva huevos a las monjas clarisas para que haga buen tiempo durante el día de la celebración

 huevos santa clara

2. Ennegrecer a los novios (Escocia)

Si lo de los huevos no te convence, siempre puedes acogerte a la tradición escocesa que embadurna a la pareja en todo tipo de sustancias que desembocan en una apariencia de suciedad a los que no querrá acercarse nadie. No está comprobado que traiga buena suerte pero es una forma de honrar la buena nueva.

 escocia

3. Enterrar un licor (Francia)

Los franceses prolongan sus actos para encomendarse a la buena suerte desde antes del enlace hasta una vez contraído matrimonio. Para ello entierran una botella de licor en un ataúd como símbolo de los recuerdos que guardarán bajo tierra. Ésta será descorchada tras el nacimiento del primer hijo.

 licor francia

4. Prohibido ir al baño (Malasia)

Sin duda la tradición francesa es más sencilla de llevar a cabo que la que tiene lugar en Malasia. La tradición en este país asiático (tribu Tidong) obliga a estar cinco días sin ir al baño (tres antes de la boda y dos después). Si eres capaz de resistir, tendrás buenaventura; en caso contrario, te aguarda un mal fario.

 wc malasia

5. La importancia del dedo anular (Egipto)

Aunque a día de hoy está comúnmente extendido colocar la alianza matrimonial en el dedo anual de los contrayentes, esta tradición se remonta a la historia egipcia ya que fueron estos los que vincularon las venas de este dedo con el corazón.

 anillo egipto

6. Que no falte sal (Polonia)

Tanto darle vueltas a los regalos y los polacos te lo ponen muy fácil. La sal es un ´must’ aunque este suele ofrecerlo los padres a los recién casados como símbolo de abundancia de alimentos en la futura vida juntos. No te preocupes, hay ‘plan b’ porque el pack se completa con vodka, símbolo de diversión y felicidad.

 sal polonia

7. No te preocupes por el peso (Mauritania)

Tu pensando en ponerte a dieta para entrar en el vestido y lucir tipazo el día de tu boda y los mauritanos justo lo contrario. Allí es habitual enviar a las niñas a ‘campamentos para engordar’ de cara a que ganen unos cuantos kilos para contraer matrimonio. Esto es sinónimo, según su cultura, de riqueza y opulencia.

 gorda malasia

8. El juego de la escoba (países afroamericanos)

No se ciñe a ningún país concreto sino que forma parte de la cultura afroamericana. No tiene lugar hasta una vez finalizada la ceremonia. Es el momento en el que, los novios agarrados de la mano, saltan sobre una escoba como símbolo de compromiso.

 escoba

9. Y si fueras Elvis? (Las Vegas)

No es una tradición pero sí una forma de casarse, cada vez más popularizada: en el Estado de Nevada (con Las Vegas a la cabeza) podrás celebrar la boda que siempre quisiste tener pero nunca te atreviste a organizar en tu país. Toda un catálogo de trajes, músicas, y otros complementos para hacer de tu boda un día especial… o al menos, diferente.

 boda las vegas

10. Romper los platos (Grecia)

Si eres de los que tira la copa en nochevieja como mandan algunas tradiciones, te sentirás feliz pudiendo romper platos a los pies de tu pareja como símbolo de buena suerte. Esta tradición se ha vuelto tan internacional que en muchos restaurantes la han popularizado necesidad de buscar un motivo más allá de pasarlo bien.

platos grecia

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter