Dinosaurios en La Rioja

24 marzo, 2014 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Dinosaurios en La Rioja

Disfruta de un inolvidable viaje a través del tiempo y conoce cuales fueron los primeros habitantes de La Rioja ¡Te vas a sorprender y a los más pequeños les va a encantar!

Cuando viajamos por La Rioja buscando la belleza de sus parajes naturales, o esos lugares domados desde hace siglos por la mano del hombre con los millones de viñas plantadas que dan todo el carácter a esta tierra repleta de atractivos viajeros –y que, desde luego, producen algunos de los mejores vinos del mundo-, no sospechamos que estamos ante una de las tierras donde reinaban los dinosaurios. Y es que hace más de 120 millones de años La Rioja, y sobre todo la zona de la sierra de La Rioja Baja, era una zona pantanosa llena de dinosaurios, que dejaron sus huellas por todas partes en lo que era un extenso delta formado en la desembocadura de un río y, hoy, un motivo viajero de primera.

En la localidad de Enciso, declarada Reserva de la Biosfera, han sido catalogadas más de 1400 huellas de dinosaurios, y es el punto de partida para visitar los yacimientos paleontológicos que se encuentran a cielo abierto y cuya visita es libre, aunque se pueden contratar los servicios de guías especializados. Destaca particularmente para toda la familia el yacimiento de Valdecillo, ya que en su recorrido se han colocado representaciones tridimensionales de dinosaurios, lo que te permitirá hacerte una idea real de cómo eran realmente estos reptiles.

En Enciso se encuentra también el Barranco Perdido (www.barrancoperdido.com), un parque de paleoaventura para todas las edades, con actividades relacionadas con la paleontología, zonas de aventura y de agua. Allí hay todo lo necesario para transformarse en paleontólogos por un día, pero de un modo muy divertido y ameno. El Barranco Perdido cuenta con multitud de actividades para pasarlo en grande, como un circuito multi-aventura de puentes tibetanos y de equilibrio, un laboratorio paleontológico que acoge multitud de talleres para explorar al aire libre e in situ los yacimientos, y una playa cretácica compuesta por un solarium y varias piscinas -una de ellas paleontológica submarina- donde buscar restos de dinosaurios. Además de zonas semi-acuáticas como cascadas de agua, géiseres y pozas, los niños podrán escalar en un rocódromo, escuchar el eco de los saurios, jugar al rompecabezas del paleontólogo, etc.

569px_Baranco Perdido2

Es aconsejable que antes de visitar los yacimientos, descubras la exposición permanente del mundo Cretácico en el Museo Paleontológico del parque. A través de ilustraciones, reproducciones a tamaño natural, documentales y recreaciones audiovisuales en 3D, se puede vivir un viaje fascinante al pasado. En los yacimientos se puede comprobar a tamaño natural como eran los dinosaurios que habitaron estas tierras, y comprobar y tocar lo enormes que eran las huellas que han quedado impresas en las rocas.

En Igea, se encuentra el Centro de Interpretación Paleontológica donde, tanto si eres experto o aficionado al mundo de los dinosaurios como si no, podrás aprender y dejarte sorprender con toda la riqueza paleontológica que contiene y que es, en algunos casos, de carácter único a nivel mundial.

569px_Centro Interpretacion IGEA

Quizás el descubrimiento más espectacular de la zona haya sido un tronco fósil de conífera de 11 metros de largo, que se encuentra a 4 kilómetros del pueblo en la colina que está frente a la ermita de la Virgen del Pilar.

Antes de abandonar la zona, no dejes de recorrer en Igea la Ruta de los Escudos, de unos 30 minutos de duración, empezando por el Palacio del Marqués de Casa Torre, una de las construcciones civiles más importantes de La Rioja, y descubriendo las casas que habitaron los señores de la villa. ¡Buen viaje!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter