Dónde tomar la mejor horchata en Madrid

24 junio, 2015 - Miguel Á. Palomo

Cuba
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Dónde tomar la mejor horchata en Madrid

¡Mi reino por una horchata! Aunque en tiempos Madrid fue casi una sucursal de la leche de chufa fuera de tierras valencianas, hoy es un producto en peligro de extinción. Porque además no nos vale cualquier sucedáneo envasado, porque exigimos el mejor oro líquido, el mismo que dejó pasmado a Jaime I cuando tuvo sed en plena Reconquista. Vale, la anécdota responde a una leyenda de dudosa certeza pero si la cuna de tan refrescante brebaje para echárselo al coleto cada tarde de verano es Alboraya, la suerte es que en Madrid hay cinco direcciones donde la orxata sigue siendo religión.

1. Alboraya

Alcalá, 125 / Pza. Felipe II, 26

La gran institución horchatera en Madrid. José Luis y Fina se trajeron de su Alboraya el método tradicional del trabajo con la chufa para fundar la casa en 1980. Hoy son sus hijos, José Luis y Celia, los que continúan la saga con el mismo empeño fundacional y la misma técnica artesanal que les lleva a producir hasta 200 litros diarios de horchata con chufa sacada de los campos de Alboraya, puesta en remojo, prensada y con el toque justo de azúcar añadida. Los dos locales cuentan con terraza para disfrutar mejor de la mejor horchata líquida acompañada de fartons. También sirven leche merengada y helados.

Alboraya

2. La Fábrica de Siempre

Villamil, 44

Hay que adentrarse en Tetúan para encontrar este clásico de la familia valenciana de los García fiel también a los patrones tradicionales de elaboración. La receta es imperecedera desde que la cosa arrancara con un puesto ambulante en Cuatro Caminos. El local tiene su encanto, como su perfecta horchata elaborada allí mismo –también para llevar- o sus fartons artesanos. También despachan coca valenciana, helados, granizados y zumos naturales.

La Fábrica de Siempre

3. Kiosko de horchata Miguel y José

Narváez, 8

Precisamente se trata de un puesto callejero, el último que queda en Madrid una vez han desaparecido los trescientos aguaduchos que antes llegaron a recorrer las calles con la horchata a cuestas. El de Miguel y José es fijo, tiene su sede muy cerca de la parada de metro Goya pero su historial familiar de vendedores horchateros se remonta a antes de 1944, fecha en la que María Gilabert y Manuel López, naturales de Crevillente, instalaron el actual kiosco. Los bisnietos de estos primeros fundadores venden vasos de horchata de chufa comprada en Valencia –también sin azúcar-, de granizado de limón y hasta de agua de cebada.

Miguel y José

4. Los Alpes

Arzipreste de Hita, 6

Dentro del Consejo Regulador de la Chufa de Valencia, la heladería más antigua de Madrid es garantía de horchata como está mandada. Si se fundó en 1950, tuvieron que pasar varias décadas para que se atrevieran a introducir la chufa en su obrador, convirtiéndose en una de sus especialidades más preciadas. Además de su ubicación de toda la vida, tienen un local más en Torrelodones. A pesar de su renombre, la fidelidad familiar del negocio es la clave de tan dilatado éxito.

Los Alpes

5. Acquolina

San Andrés, 16

La castiza Plaza del Dos de Mayo alberga esta heladería que supone un acierto en cuanto a helados innovadores, artesanos y de productos naturales, pero que también apuesta por la horchata con chufa procedente de Alboraya. Sin ir más lejos, sirve de base a helados como el de té verde japonés Matcha. Un nuevo clásico de la vida diurna en Malasaña.

Acquolina

Foto cabecera: Síndrome feliz

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter