Este es el simpa más estrambótico de la historia

13 noviembre, 2017 - Elizabeth Vidarte

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Este es el simpa más estrambótico de la historia

Este es el simpa más estrambótico de la historia y no sólo por su cantidad, si no por la astucia del timador que consiguió convencer y persuadir al conductor del taxi al que estafó.

El taxista, un hombre de 47 años, denunció la policía de Euskirchen, Alemania, este fatídico suceso. Un cliente le había dejado a deber unos 18.000 euros después de recorrer media Europa, casi 5.000 km.

Este sospechoso viaje comenzó el pasado 10 de octubre en Montecarlo, dónde este conductor recogió a un cliente que deseaba ir a Niza, situada a unos 21 km. Pero al llegar a esta ciudad el pasajero quiso seguir su viaje hasta Bruselas, unos 1.200 km más, y para ello debían atravesar Francia de extremo a extremo. Pero el taxista accedió.

Una vez allí, se desplazaron hasta Londres (+360km), después quiso ir a Zilina, Eslovaquía (+1.675 kilómetros). Y no contento con esto, el viajero pidió ir a Bad Münstereifel, Alemania que se encontraba a 1.113, ciudad en la que estuvieron un par de días.

Un pasajero deja a deber más de 18.000 euros (Pixabay)

Un pasajero deja a deber más de 18.000 euros (Pixabay)

Tras esas dos noches en Alemania, siguieron con el viaje, pues este caprichoso pasajero quería visitar Londres (+600km). Al llegar a esta ciudad, una vez en Londres, el viaje supuestamente había llegado a su fin.

Pero cuando el taxista hizo cuentas y le dijo al cliente que debía pagar 18.000 euros por su ruta privada. Este alego que no llevaba dinero encima, pero que tenía todo su dinero en un banco en México. Pero ellos se encontraban en Londres, por lo que el pasajero le propuso al conductor del taxi que viajasen juntos en avión hasta Cancún, para sacar su dinero y saldar su deuda.

Aunque os parezca extraño, el taxista accedió, pero bueno, dada la situación tampoco tenía muchas opciones para cobrar sus servicios. Y así fue como ambos tomaron un vuelo de Londres-Cancún.

Como era de esperar, una vez en Cancún,el exigente y extraño pasajero desapareció por arte de magia. Logró despistar al taxista y lo dejó allí tirado y sin haber saldado su deuda.

A este no le quedo más remedio que llamar a su mujer y pedir que le ingresara dinero para cogerse un vuelo de vuelta a casa. A su regreso, el taxista decidió denunciar a este estafador a la policía de Euskirchen, ya que dedujo que el pasajero sería de esa ciudad alemana.

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter