Este es el verdadero motivo por el que el Río Tinto es rojo

3 octubre, 2019 - David García

El puente rojo sobre el tío Tinto es muy famoso. (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Guía de los 100 restaurantes imprescindibles de Madrid
Descarga tu guía GRATIS

El mundo de los ríos es absolutamente apasionante y aunque en España no tengamos corrientes de agua tan caudalosas como en el resto de Europa, sí que disponemos de una serie de ríos únicos por sus características. Uno de ellos es el que ocupa este artículo: el río Tinto.

Este río discurre prácticamente en su totalidad por la provincia de Huelva desde su nacimiento en la sierra de Padre Caro del municipio de Nerva, hasta la ría de Huelva, donde se funde con el río Odiel tras recorrer casi cien kilómetros.

¿Y por qué decimos que es único? Porque sus aguas son rojas. De hecho, este río es famoso por esa circunstancia y su nombre lo toma por ello.

El río Tinto tiene un color especial, aunque es de Huelva. (iStock)

El río Tinto tiene un color especial, aunque es de Huelva. (iStock)

Aunque puedan existir leyendas sobre el origen del color de sus aguas, lo cierto es que hay una razón científica.Esta coloración tiene su origen en un proceso que se conoce con el nombre de meteorización de minerales. Estos minerales contienen sulfuros de metales pesados hallados en los yacimientos a lo largo del río. A su vez, estos yacimientos son depósitos hidrotermales compuestos en gran medida por rocas de pirita (sulfuro de hierro (II)) y calcopirita (disulfuro de hierro y cobre).

En cuanto al proceso de meteorización, se produce por la oxidación microbiológica de estos minerales mencionados, causada principalmente por unas bacterias especiales como Acidithiobacillus ferrooxidans y otras bacterias acidófilas que oxidan los iones sulfuro y ferroso a iones sulfato y férrico, liberando protones que acidifican las aguas, y lixiviando una variedad de metales pesados como cationes en el agua. Es a causa del flujo de ácido sulfúrico que el agua del río tiene además un carácter muy ácido. A este proceso se le denomina Drenaje Ácido de Minas.

Todo es culpa de los minerales que componen su fondo. (iStock)

Todo es culpa de los minerales que componen su fondo. (iStock)

Pero si os pensáis que por todo ello el río no tiene vida en su interior, estáis muy equivocados: a pesar de su acidez y su alto contenido en metales pesados (como hierro, cobre, cadmio, manganeso, etc.), las aguas del río Tinto también tienen oxígeno que permite la vida de organismos fotosintéticos. Estos microorganismos, adaptados a hábitats extremos, son acidófilos y se alimentan sólo de minerales; e incluyen algunas especies de hongos y algas endémicas del río.

A pesar de su acidez, en el habitan microorganismos, algas y algún hongo. (iStock)

A pesar de su acidez, en el habitan microorganismos, algas y algún hongo. (iStock)

Son tales las condiciones extremas de este lugar que la NASA lo escogió como hábitat a estudiar por su posible similitud con el ambiente del planeta Marte. De hecho, un experimento desarrollado en el río Tinto ha confirmado la posibilidad de que determinados tipos de organismos puedan sobrevivir bajo las restrictivas condiciones del planeta Marte.

La NASA ha escogido el Tinto por su similitud a las condiciones de Marte. (iStock)

La NASA ha escogido el Tinto por su similitud a las condiciones de Marte. (iStock)

El entorno del río ha estado sometido a una intensa actividad minera desde hace miles de años, empezando por los íberos. Después siguió la extracción con los fenicios, romanos y musulmanes, sobre todo en lo que respecta al cobre. Llegado el siglo XIX, la explotación minera comenzó ya a gran escala, y fue llevada a cabo principalmente por empresas del Reino Unido. Después de alcanzar la producción máxima en 1930 la producción disminuyó y se terminó para el cobre en 1986, y para la plata y la extracción de oro en 1996.

Un espectáculo de la naturaleza que merece la pena ver. (iStock)

Un espectáculo de la naturaleza que merece la pena ver. (iStock)

A través de su curioso cauce podrás descubrir municipios como Nerva, Minas de Río Tinto, El Campillo, Zalamea la Real, Berrocal, Valverde del Camino, Paterna del Campo, Niebla (donde hay un puente romano que lo cruza), La Palma del Condado, Villarrasa, Bonares, Trigueros, Lucena del Puerto, San Juan del Puerto, Moguer, Palos de la Frontera y Huelva.

Explotación de la época romana (iStock)

Explotación de la época romana (iStock)

0 Comments

Deja tu comentario

« »
¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter