La impactante historia del piloto que sobrevivió colgado fuera de la cabina en un vuelo

20 noviembre, 2020 - Ana Tarazona

Pilotos en una cabina de avión (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

La historia de Tim Lancaster es una de las más impresionantes jamás ocurridas en un vuelo. Hace más de treinta años, el capitán salió despedido de la ventana del avión en pleno vuelo. Lo increíble en toda esta historia es que este hombre sobrevivió. David Ferrier el periodista y documentalista recordó el suceso hace unos días en su cuenta de Twitter.

Te estarás preguntando cómo es posible que sobreviviera y te lo vamos a contar. Los hechos sucedieron así:

En el año 1990, Tim Lancaster estaba trabajando para la aerolínea de British Airways. La mañana del 10 de junio le tocó pilotar el vuelo 5390 de British Airways, que hacia el recorrido Birmingham- Málaga, donde ocurrió el terrorífico accidente. En el avión viajaban 81 pasajeros y 6 tripulantes.

Cuando tan solo llevaban 27 minutos de vuelo, mientras los asistentes de vuelo servían bebidas y los pilotos esperaban el desayuno, se produjo algo completamente inesperado. El parabrisas lateral de Tim Lancaster se rompió. La repentina descompresión sacudió el avión, provocando que la puerta de la cabina terminara completamente desprendida y que el cuerpo del piloto fuera arrastrado hacia el exterior.

Afortunadamente, las piernas del piloto habían permanecido metidas debajo de los controles, lo que había impedido que su cuerpo saliera despedido. Nigel Ogden se percató de la situación y alcanzó a agarrarlo. Entre varias personas intentaron meter al piloto de nuevo en la cabina, pero el esfuerzo fue en vano, no consiguieron hacerlo.

Fue entonces cuando se pusieron en contacto con la torre de control para realizar un aterrizaje de emergencia. Al no obtener respuesta, Alistair Atchison procedió al aterrizaje, arriesgándose a cruzarse con otros aviones en su intento por salvar a su compañero. Finalmente lograron aterrizar en el aeropuerto Southampton (Reino Unido) con éxito.

Una vez aterrizaron, Tim Lancaster fue atendido por los servicios de emergencias. Durante el agitado vuelo, su rostro había estado golpeando la ventana y sus brazos se habían estado moviendo agitados en el aire, lo que hizo que sufriera varias fracturas. A lo que se sumo, la congelación de sus miembros superiores debido a las bajas temperaturas y los vientos.

Pero, ¿cómo se rompió realmente el parabrisas? Un tiempo después, la Subdirección de Investigación de Accidentes Aéreos presentó un informe que reveló que se habían utilizado los pernos equivocados para la sujeción del parabrisas. Unos pernos mucho más delgados y pequeños de los habituales que no pudieron aguantar la presión entre la cabina y el exterior.

Si tienes interés en saber más, la historia se encuentra relatada en el documental ‘Air Crash Investigation: Blow Out’ (Catástrofe aéreas: ‘Explosión en la cabina’ en español).

0 Comments

Deja tu comentario

« »
¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter