Las 10 mejores piscinas urbanas de hotel en España

29 junio, 2015 - Miguel Á. Palomo

Piscinas hoteles - España - Flickr
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 10 mejores piscinas urbanas de hotel en España

La ciudad quema y para no quedarse pegado al asfalto el ser humano busca refresco en las aguas cloradas de un puñado de hoteles que, precavidos ellos, se convierten en oasis del verano más caliente. En las alturas o a ras de calle, finas láminas azules sacian la sed de nuestra piel urbanita. Menos mal, qué haríamos sin ellas, que además nos sirven de pasarela para enseñar palmito como terrazas de moda que son.

1. Grand Hotel Central, Barcelona
Una veterana ya en la corta existencia de este tipo de listados desde que se inaugurara en la azotea de este impecable hotel de diseño entre el Born y el Gótico. En el solárium enmaderado se recorta una capa longitudinal para llenarla de agua y lanzarse de cabeza sobre las vistas panorámicas de más de 180 grados. Minimalismo del bueno. Una de las mejores infinity pool de España. Ah, y del atardecer ni hablamos.

Grand Hotel Central

2. Emperador, Madrid
Aunque lleva ahí desde hace mucho, es en las últimas temporadas cuando esta piscina clásica –con sus estatuas clásicas y su tamaño clásico de campeonato- se ha convertido en un plan fundamental para beberse y comerse la Gran Vía desde lo alto. Atentos a las barbacoas. Más céntrica, imposible, sus vistas son realmente impagables. Como su ambientazo castizo.

Emperador

3. Hiberus, Zaragoza
Aunque suelen dar más bola a las piscinas de los otros hoteles de la cadena Palafox, como la del Alfonso, merece la pena incluir la de este moderno establecimiento de negocios y celebraciones ubicado a las puertas del centro de la ciudad, al otro lado del Ebro. Este enclave permite que la piscina no tenga que encaramarse al último piso sino que disfruta de un generoso espacio en una de sus fachadas, rodeado de solárium de madera. No hay excusa para no hacerse unos largos.

Hiberus

4. EME Catedral, Sevilla
Uno de los hoteles más chispeantes de la ciudad tenía que reservar un hueco a su propuesta piscinera y ese hueco se presenta cada temporada en la terraza de distintos niveles y con la Giralda en primer plano, casi al alcance de los dedos. El verano sevillano se las trae pero aquí se pasa con gusto, y ya de noche ni os contamos: cenas y cócteles a ritmo de dj para uno de los must del copeo hispalense.

EME Catedral

5. Molina Lario, Málaga
Algo parecido se lleva cociendo durante unos cuantos veranos en lo alto de este hotelito urbano e inquieto en el mismo corazón de la ciudad. De día, baños de sol y de cloro refrescante. De noche, transformación en terraza festiva de ambiente chill out. La piscina es hermana de la del Gallery Hotel, en Barcelona.

Molina Lario

6. W Barcelona, Barcelona
Otra imagen icónica del verano en la Ciudad Condal, con permiso de la terraza del Mandarin Oriental, una gran piscina de borde infinito volada sobre el mar y amarrada al hotel-vela que siempre sabe conjugar el ritmo más hedonista. Fiestas, cócteles, sesiones de música electrónica, atardeceres de postal, ambiente cool y, claro, chapuzones inolvidables de lujo hotelero. Todo esto, y más, es el WET Deck. ¿Hola, Miami? No. Barcelona.

W Barcelona

7. Córdoba Center, Córdoba
Un descubrimiento de última hora. En la Manzana de Oro de la ciudad, el hotel empieza a alardear de piscina y no le falta razón por su estética, planteamiento flexible y vistas integrales desde su posición en el piso más alto. Claro, es que Córdoba se merecía algo así. Y nosotros buceamos en ella para celebrarlo.

Córdoba Center

8. Innside Madrid Suecia, Madrid
Sí, la capital del reino y capital piscinera tiene muchas más (Room Mate Óscar, Indigo, Urban…) pero nos empeñamos en incluir algunas de las más recientes propuestas y, a decir verdad, esta nos encanta. Hotelito pequeño y discreto, de situación privilegiada junto al Círculo de Bellas Artes y con espacios tan coquetos y aspiracionales como el de su terraza con piscina, casi una única calle de agua de lo más tentadora. Las vistas merecen tanto que da pena bucear.

Innside Madrid Suecia

9. Gran Hotel Nagari, Vigo
El espíritu sibarita de este hotel boutique a la última se pone en práctica en cada uno de sus rincones y es que no se cortó al reservar un espacio en su azotea en el que poder beber un trago sin siquiera tener que salir del agua mientras se contempla la ría. No admite un gran nado pero sí un escasamente desdeñable dolce far niente.

Nagari

10. Hospes Maricel, Palma de Mallorca

Hay que rendirse a los muchos encantos de una piscina única y singular que hace justicia a la gran categoría del hotel, algo retirado del centro de Palma pero deliciosamente enclavado al borde del mar. La piscina es una de las que mejor interpretan el sentido del borde infinito, y es que dan ganas de pasar de ella al agua del Mediterráneo sin solución de continuidad. Azul, muy azul.

Maricel

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter