Las 5 mejores playas de la Costa Brava

12 junio, 2015 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 5 mejores playas de la Costa Brava

Desde Blanes hasta el límite con Francia, la Costa Brava se abre paso imponente con calas de ensueño, aguas cristalinas,  valles, y acantilados que quitan el hipo. 40 kilómetros de playa que son visitados año tras año por miles de turistas que buscan el sol en uno de los litorales más célebres de España.

Aunque sabemos que nos dejamos muchas por el camino, en este artículo os proponemos cinco playas geniales donde perderse estas vacaciones en la Costa Brava.  ¿Nos acompañas?

1. Cala Pola (Tossa de Mar)

Con algo más de 70 metros de longitud y unos 15 metros de ancho, la Cala Pola es una joya natural que no puedes perderte si viajas a la Costa Brava. Sus aguas cristalinas de tono turquesa y la tranquilidad del entorno que la rodea, convierten a esta  pequeñísima playa en un lugar perfecto para tostarse al sol mientras disfrutas de un buen libro. A pesar de encontrarse aislada, suele haber bastantes personas, principalmente aquellos que se encuentran alojados en el camping del mismo nombre que se encuentra muy cerca.

Foto: Guacamoliest

2. Playa del Portitxol (L’Escala)

Tal es la calidad de esta playa, adaptada para personas con movilidad reducida, que ha sido dotada con la Bandera Azul. De finísima arena blanca, se extiende cerca de 250 metros paralela al paseo Marítimo de Empúries. Uno de sus principales atractivos es su cercanía  a los restos del antiguo puerto griego del municipio. Su entorno, su precioso mirador y los servicios gastronómicos y hoteleros de la zona, convierten a  la playa del Portitxol en un lugar perfecto para disfrutar de un día de sol en familia.

Portitxol

3. Port-Bo (Calella de Palafrugell)

Es una de las playas más espectaculares de la Costa Brava, y el entorno en el que se encuentra tiene mucho que ver. Protegida por pequeñas casitas de pescadores y estrechas e irregulares callejuelas que terminan en la misma arena, la playa Port-Bo transmite una gran sensación de paz y tranquilidad.  Seguro que cae alguna foto entre sus muchas barquitas varadas en la arena.

Foto: Jaime_estacerca.com

Foto: Jaime_estacerca.com

4. Cala Estreta (Palamós)

A pesar de su pequeño tamaño, apenas supera los 100 metros de longitud,  la cala Estreta es un auténtico paraíso virgen de aguas transparentes en el que relajarse y desconectar. Protegida por rocas y frecuentada en su mayoría por nudistas, este lugar, al que llegarás tras un paseo desde Platja d’Aro te atrapará desde el primer momento. No puedes perderte el antiguo refugio de pescadores del siglo XVI que se encuentra en la zona.

Foto: Asier Sarasua

Foto: Asier Sarasua

5. La Boadella (Lloret de Mar)

Es un oasis para aquellos que practican el nudismo. Una pequeña playa escondida entre pinares que la convierte en un lugar poco frecuentado al que se puede acceder tras un paseo de cinco minutos desde la ermita de Santa Cristina. Al igual que las anteriores, esta cala se caracteriza por sus aguas cristalinas y el encanto del entorno que la rodea, totalmente aislada del bullicio y ruido de la playa principal de Lloret. Tiene poco más de 230 metros, pero la Cala Boadella, como salida de una postal, te sumergirá en un mundo de tranquilidad total.

CALA SA BOADELLA

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter