Los 10 lugares más impresionantes donde despertarte

2 marzo, 2015 - David García

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 10 lugares más impresionantes donde despertarte

Seguro que alguna vez has soñado con despertarte en un paraíso, en tú paraíso, porque obviamente para gustos están los colores. Así que hoy vamos a mostrarte algunos de esos paraísos. Y se además estás en buena compañía y le sumas un gran desayuno, mejor que mejor.

1.- Hotel más alto del mundo. JW Marriott Marquis Hotel Dubai Towers, en Dubai, es el hotel más alto del mundo con 355 metros de altura. Imagina despertarte en la planta 82 de este mastodonte con las vistas de ese paisaje desértico que alcanzan el infinito.

1

Organiza tu viaje a Dubai aquí

2.- El yate más caro del mundo. Y de la inmensidad del desierto, a la inmensidad del mar. Se trata de Azzam, que cuesta (o le costó, mejor dicho) 461 millones de euros al jeque árabe Jalifa bin Zayed Al Nahayan, presidente de los Emiratos Árabes Unidos, por el Azzam, el yate más caro y largo del mundo. Tiene una suite principal blindada con un sistema a prueba de explosiones y un diseño innovador, elegante y ostentoso, dos helipuertos, una sala de cine, dos piscinas e incluso un submarino en su interior. Imagina despertar ahí.

2

Aunque no tengas un yate puedes visitar los Emiratos

 

3.-Levantarte con auroras boreales. Sin duda, uno de los espectáculos más impresionantes que puede ofrecerte la naturaleza es el de las auroras boreales. Hay un lugar en Suecia, el hotel Aurora Sky Station en el que desde sus habitaciones podrás ver este tipo de fenómenos al despertarte.

3

Planifica tu viaje a Suecia y disfruta de este espectáculo

4.- En el Himalaya. Vaya por delante que puede ser que esta opción para muchos no sea la más maravillosa del mundo pero puede que para otros sí lo sea. Ponte en situación: Despertarte a miles de metros de altitud en un campamento base rodeado de sherpas y con el mundo, literalmente, a tus pies, y salir de la tienda de campaña y observar esa inmensidad. No tiene precio.

4

Viaja a Nepal y fascínate con sus paisajes

5.- En un iglú. No abandonamos del todo el frío porque en Finlandia existe un lugar donde podrás despertar en un impresionante iglú. Pero lo más fantástico de estos iglús es que son de cristal por lo que tienes el cielo a la vista desde la cama. Se trata de Kakslauttanen, en la Laponia finesa.

5

¿Tienes ganas de pasar un poco de frío en Finlandia?

6.- En lo alto de un árbol en el Amazonas. Pero si tú eres más de sangre caliente y lo tuyo es la selva, también puedes despertarte sobre un manto verde, concretamente en el Amazonas porque allí existen cabañas en las copas de los árboles como el Ariaú Amazon Towers. No te dejes llevar a engaño con el nombre porque lo de ‘towers’ se refiere a los árboles.

6

Vive la experiencia de ir a la Selva. Reserva aquí

7.- Entre leones. Los hay que sueñan con dormir en mitad de la sabana africana, entre leones, búfalos y elefantes, y lo cierto es que, si tienes dinero, puedes hacerlo. Existen decenas de safaris que lo organizan. No queremos ni imaginar la sensación de abrir los ojillos con los primeros rayos del sol y que a tu lado haya un león. ¡Qué miedo!

7

Sudáfrica es un país alucinante. Descúbrelo

8.- En un palacio. Sabemos que no debe ser fácil despertar en un palacio como Versalles pero imagina poder hacerlo. Recrear la atmósfera cortesana de la Francia de Luis XV, por ejemplo, y que te traigan el desayuno a esa cama tan ‘real’ y asomarte al balcón para admirar esos jardines tan majestuosos. ¡Ojalá pudiéramos hacerlo!

8

¡Conoce París y su espectacular palacio de Versalles!

9.-En el espacio. Sigamos soñando, ¿por qué no? Sabemos que esto que planteamos es más difícil que dormir en Versalles pero hay personas que lo han conseguido. Y es despertar, asomarte a la ventana y ver el planeta Tierra. Se puede hacer si haces noche en la Estación Espacial Internacional. Es difícil, sí, pero… ¿a que es un lugar maravilloso para despertar?

9

10.- Tu cama. Lo hemos dejado para el final. Sí, tu cama. Porque nadie duerme mejor en ningún sitio que en su propia cama. Porque cuando duermes varios días fuera, estás deseando volver. Así que despertarte un día de primavera, sin madrugar, en tu cama y con la persona que quieres… pues no tiene precio, ¿verdad?

10

 Relájate como si estuvieses en tu cama…

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter