Los ocho estereotipos que definen a un turista

27 febrero, 2015 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los ocho estereotipos que definen a un turista

 1. Tu vestimenta te delata

Nos reímos de esos turistas de pieles blanquecinas subidos a un par de chanclas con calcetines blancos pero, ¿qué look ofrecemos nosotros a ojos de los demás cuando viajamos al extranjero? Quizá nuestras bermudas, playeros, camisetas holgadas y gorra nos hagan parecer uno más pero, en muchos lugares, cantan a la legua.

lookturista

2. ¿Tienes todo el ‘pack turista’?

¿Lo tienes todo? Tu cámara de fotos colgando al cuello, tu mapa de extensiones kilométricas, tu mochila montañera como si fueras a dar un paseo de tres días aunque tan solo es una excursión de pocas horas, tu guía de viaje en la mano, y tu botellín de agua. Solo una camiseta con la palabra ‘tourist’ impresa podría dar más pistas. Quizá sí, ¿en bolsita con el nombre de la ciudad en la que te encuentras? ¡Te hemos pillado!

turistamapa

3. Aquí hablamos así

“¡Manolo, mira esto!” Os aclaramos: Manolo está al otro lado de la plaza. Sí, nuestro tono de voz pregonero es más fiable que enseñar el pasaporte para conocer nuestra nacionalidad. Todo el mundo se entera de lo que decimos aunque pensemos que estamos teniendo una charla íntima. ¿De verdad lo pensamos?

 hablaralto

4. ¿Cuando se acaba la visita?

Si antes hacíamos referencia al tono de voz esto cambia por completo cuando visitamos un museo. O al menos si la exposición es larga. Nuestro ritmo e interés se va acelerando según vamos atravesando salas hasta que reducimos los 5 minutos que le dedicamos a las estancias iniciales a un rápido vistazo panorámico de la zona final.

gentemuseo

5. ¡Rápido, decídete!

Esta premisa es aplicable para casi cualquier turista sea cual sea su país de origen. Y es especialmente perceptible en los establecimientos ‘fast food’ de las ciudades grandes. Al empleado le da igual que entiendas su idioma o no: elige la hamburguesa grande o pequeña pero hazlo ya. ¿Solución? ¿Cuántas veces nuestra decisión es fruto de la presión que sentimos ante los ojos presurosos al otro lado de la barra?

 fastfood

6. ¿Pero tu le has visto?

Tu mirada te delata en el transporte público. Como turistas, nuestra primera opción es el metro y lo que hemos asimilado como normal en nuestro entorno creemos que se convierte en un desfile multicultural cuando viajamos al extranjero. Más de la mitad de las personas que acceden a nuestro vagón nos llaman la atención por sus peinados, su vestimenta o sus complementos. No podemos evitar mirar fijamente, comentarlo con nuestros compañeros y soltar un comentario gracioso confiando en que no entenderán nuestro idioma.

 metro

7. Familiy-Friendly.

Tu no querías estar aquí pero tu familia ha ido aumentando y el principal filtro de búsqueda cuando planificas tus vacaciones es ‘niños gratis’. Y por si fuera poco y crees que tendrás un segundo para desconectar, el hotel se ha convertido en la extensión del parque infantil al que acudes todas las tardes: toboganes, columpios, actividades lúdicas conjuntas para padres e hijos. Piensa que al menos son en bañador, podrás lucir moreno a tu vuelta y dar envida al resto de madres y padres.

 viajeconnenes

8. Love is in the air

Los estereotipos de turista tienen una variante fácilmente reconocible: el turista enamorado. Los reconocerás a la lengua. Salen a la superficie agarrados de la mano y besuqueándose mientras esperan las largas colas para adquirir los tickets en los monumentos más importantes. También los podrás localizar en los miradores a la hora de caer el sol haciéndose todo tipo de selfies o colocando un candado en uno de los puentes más típicos de ciudad.

 candadoamor

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter