Un piloto arroja toneladas de combustible en pleno vuelo para salvar la vida de un pasajero

4 abril, 2018 - Silvia Fernández López

Un piloto tiene que tirar combustible en pleno vuelo para salvar a un pasajero (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

El vuelo MU587 de la compañía aérea China Eastern tuvo que desviar su destino inicial debido a una crisis que provocó poner en riesgo la salud de un pasajero.

El avión que salía desde Shanghái tenía como fin llegar a Nueva York, pero no fue posible. A mitad de viaje, un señor de 60 años que volaba con la aerolínea empezó a tener problemas de respiración que fueron aumentando hasta perder totalmente el conocimiento.

“El pasajero fue transferido a la Clase Business para recostarlo en el suelo. Dos paramédicos a bordo de la aeronave se ofrecieron para darle tratamiento al paciente una vez que la tripulación pidió ayuda a los pasajeros que tuvieran entrenamiento médico”, relataba el medio local que difundió la noticia.

Pasajeros a bordo en un vuelo (iStock)

Pasajeros a bordo en un vuelo (iStock)

Pasadas tres horas, el afectado empezó a quejarse del entumecimiento de los músculos y los azafatos del vuelo y demás personal tuvieron que notificar lo sucedido al piloto. El comandante decidió avisar a la central, desde donde le aconsejaron que realizase un aterrizaje de emergencia en la ciudad de Anchorage, Alaska.

El problema fue que el avión tenía mucha reserva de combustible para continuar con el trayecto y pondría en riesgo el aterrizaje temprano. Para ello, y tal como dictan los protocolos de seguridad, el conductor tuvo que arrojar más de 30 toneladas de combustible desde el aire antes de su llegada al aeropuerto de Alaska para evitar problemas al descender sobre la pista de aterrizaje.

Según los expertos del portal especializado Popular Mechanics, realizar esta maniobra en pleno vuelo no debería resultar peligrosa, ya que está diseñada para que con la altitud del avión el compuesto químico del combustible se pueda evaporar en el aire antes de que llegue a la tierra o a algún cuerpo de agua.

El vuelo pudo continuar su trayecto tras seis horas (iStock)

El vuelo pudo volver a la normalidad tras seis horas (iStock)

“Por razones de seguridad el avión tuvo que arrojar gasolina durante el descenso. Los rescatistas llegaron de inmediato después del aterrizaje”, aseguraba Gu Jian, el piloto del vuelo responsable de la maniobra.

Tras unas seis horas, el avión pudo continuar su trayecto hacia Nueva York, con las reservas de combustible cargadas de nuevo.

0 Comments

Deja tu comentario

« »
¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter