Qué ver en Avilés: entre Niemeyer y Woody Allen

19 marzo, 2014 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Qué ver en Avilés: entre Niemeyer y Woody Allen

En los últimos años, y por si no tuviera ya muchas razones -playas, gastronomía, arquitectura- y de la mano de grandes nombres de la cultura internacional, la ciudad de Avilés se ha convertido en un destino perfecto para una escapada.

El casco histórico de Avilés es una joya repleta de carácter, mansiones de comienzos del siglo pasado, bares en los soportales… La plaza de España es el centro neurálgico de la ciudad, con tres vértices -el Ayuntamiento, la casa de García Pumarino y el Palacio de Ferrera- construidos en el siglo XVII en los que se concentra la belleza más tradicional de la ciudad. Una arquitectura y un carácter del que se enamoró hace unos años el cineasta Woody Allen y que tiene precisamente en el Palacio de Ferrera -convertido en un hotel de lujo de la cadena NH- su epicentro más glamouroso, pues en este palacete se han alojado grandes estrellas de Hollywood como Brad Pitt y Angelina Jolie. En la plaza hay otros edificios muy destacables, como la casa Campa o la casa García Pumarino. La otra “gran” plaza de la ciudad es la Plaza del Mercado, una gran plaza rodeada de galerías y con un espectacular mercado de madera y hierro de mediados del siglo XIX que es, además de una joya arquitectónica, un festín para los sentidos.

De la plaza de España sale la calle más típica de Avilés, la calle Galiana. Su tramo de soportales, en el lado derecho, es uno de los más grandes de España, con sus 252 metros de soportales, en los que hace unos siglos los artesanos tenían “al aire libre” sus negocios; y en el lado izquierdo, hay algunas de las casonas de indianos -los emigrantes que regresaban al hogar, ya millonarios- más espectaculares de toda Asturias. Y es que las calles más importantes de Avilés son el escaparate perfecto donde conocer la ciudad.

La otra gran calle es la de la Ferrería, que además es la que conserva más restos de la época medieval, debido a que era la principal de las que había dentro de las murallas de la ciudad (que medían más de ochocientos metros y protegían algo más de cuatro hectáreas de ciudad). Hoy, la calle está repleta de comercios con encanto bajos sus soportales, y es una calle perfecta para pasear tranquilamente y dejarse transportar en el tiempo.

Qué-ver-en-Avilés

La historia de la ciudad se disfruta también en edificios antiguos, como la Iglesia de los Padres Franciscanos -el edificio de mayor antigüedad de la ciudad, construida entre los siglos XII y XIII en un puro estilo románico-, o el Palacio de Valdecarzana, del siglo XIV, el más claro ejemplo de arquitectura gótica de Avilés.

Avilés es también una ciudad de parques. De los trece parques de la ciudad es el Parque de Ferrera el más impresionante. Ubicado en todo el centro y de más de ocho hectáreas, el parque es el pulmón de la ciudad. Propiedad de los antiguos marqueses de Ferrera, fue adquirido hace ya unos años por el ayuntamiento de la ciudad e inaugurado en 1976 por el Rey Juan Carlos. Hay dos zonas claramente diferenciadas: el “jardín inglés” -praderas, paseos arbolados, un estanque- y el “jardín francés”, con pérgolas, fuentes…

Qué-ver-en-Avilés

Y, desde luego, no hay que dejar de visitar el icono de la ciudad: el espectacular Centro Niemeyer, la única obra en España del gran arquitecto brasileño y que es un fabuloso complejo de cinco edificios en una gran plaza donde siempre hay una buena razón para pasar el día: desde exposiciones o eventos culturales a sentarse a la mesa de uno de los mejores restaurantes de Asturias, el Koldo Miranda 360 (www.koldomiranda360.com), en la Torre Mirador del Centro Niemeyer.

En definitiva, Avilés es una de las mejores opciones para hacer turismo en Asturias! ¡Buen viaje!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter