Rumbo a Bahamas

9 abril, 2014 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Rumbo a Bahamas

Las islas Bahamas son famosas por esas estampas de islas paradisíacas que desaparecen con la marea alta, lujosas marinas donde atracan los yates de los millonarios y los famosos y lujosos restaurantes y beach bars donde cualquiera de nosotros podría pasarse la vida entera sorbiendo una piña colada: pues bien, todo esas escenas son tan tópicas como reales: un puro sueño.

El primer lugar en que Cristóbal Colón puso pie en tierra en el Nuevo Mundo fue en una pequeña isla, a la que sus habitantes, los lucayos, llamaban Guanahani y el genovés, tras reclamarla para la corona española, renombró como San Salvador. De entonces hasta aquí, la historia del archipiélago – un grupo de cerca de setecientas islas y cayos que se hallan en el océano Atlántico occidental frente a las costas de la Florida- podría ser el guión de una película: no faltarían ingredientes gracias a su condición de guarida de piratas y corsarios, y hasta hace apenas unas décadas, por ser uno de los mayores paraísos fiscales del mundo, así que no nos extrañe el que las islas hayan sido el escenario principal de los rodajes de la saga Piratas del Caribe. Pero hoy, el reclamo que nos lleva a ellas -y que hace la mitad de los habitantes de las Bahamas trabajen, directamente o indirectamente, en el turismo- son sus muchos atractivos viajeros.

Y es que Las Bahamas tienen fama de poseer las aguas más transparentes del mundo, con visibilidad de más sesenta metros, ideales para bucear o practicar deportes acuáticos, pescar, navegar.. De las dieciséis islas principales, la de Grand Bahama es la que tiene más puntos de interés, desde preciosas playas y pinares intactos, hasta tranquilos pueblos y cruceros en catamarán al atardecer: puede disfrutar de todo. Las ciudades de Freeport y Lucaya tienen todo lo necesario para disfrutar a tope -resorts, restaurantes, bares…- y playas, como la espectacular Gold Rock Beach, que se encuentra en la costa sur. El ambiente más tradicional espera en pueblos y ciudades como West End, Eight Mile Rock, High Rock, McLean’s Town

560px_Bahamas_ FotoDawg

En las playas, ideales para practicar actividades como windsurf, parasailing, pesca, wake-boarding, no faltan kilómetros y kilómetros de arena… y bares casi camuflados con la naturaleza. La más célebre es Cable Beach, en Nassau, pero abundan también las playas vírgenes, esas mismas que aparecen en las portadas de las revistas de viajes: en las islas centrales esperan playas de arenas rosadas y aguas  cristalinas, como las que abundan en Harbor Island y Eleuthera. Al sur del archipiélago, las islas más paradisíacas son las de Acklins y Mayaguana.

560px_CoralBeachSunset_ David Busch

La capital del archipiélago es Nassau, en la isla de New Providence. El centro de la ciudad conserva buenas muestras de su pasado colonial británico, del que Bay Street es el mayor y más elegante escaparate: edificios de estilo georgiano, pero también construcciones de madera pintadas de tonos pastel. ¿La mejor manera de descubrirlo, de meterse en el papel, a un ritmo pausado? Subirse a un “surrey”, un coche de caballos de época. Y también en el Museo de Pompeyo (abierto toda la semana de 9h30 a 16h30, cierra los domingos. Entradas: 3$) donde se narra la historia de las Bahamas y su pasado esclavista. Las tiendas de Bahamas son libre de impuestos, y en Nassau -y en Bay Street- se concentra el mayor número de ellas. De todos modos, el lugar más tradicional para ir de compras es el Straw Market (en Bay Street también). Para pasarlo bien, hay que ir a Cable Beach, la playa más famosa del archipiélago, a unos cinco kilómetros al oeste de la ciudad. Aquí aguardan cuatro kilómetros de paya paradisíaca flanqueada de resorts, restaurantes, discotecas, bares e, incluso, un casino… Y no hay que irse de Bahamas sin visitar Paradise Island, conectada a Nassau por dos puentes, y cuyos resorts y villas privadas son toda una tentación. ¡Buen viaje!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter