Shibari: descubre los secretos de los nudos eróticos japoneses

10 julio, 2017 - Miguel Á. Palomo

Yomikiri Romance by Seiu Ito (Melirius, Wikipedia)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

No, no es una nueva marca japonesa de coches. Pero sí, algo tiene que ver esto con Japón. ¡Con qué país si no! El shibari es una expresión artística que busca la estética y el placer mediante técnicas de atar con cuerdas de fibras naturales, una versión nipona y muy sublimada del bondage. Los nudos eróticos japoneses nos extrañan, puede que nos escandalicen, pero no deja de atraernos todo aquello que desconocemos.

Erotika Exxxperience (Paulo Guereta, Foter)

Erotika Exxxperience (Paulo Guereta, Foter)

Retorcer y retorcerse. De gusto. El shibari (atadura) o el kinbaku (atadura fuerte), a diferencia del bondage occidental, no se limita al acto de inmovilización sino que persigue la representación de un drama muy teatral. Porque, tras el maestro atador y la persona atada, no hay shibari sin espectador pasivo. El triángulo resultante conforma un ritual misterioso, de belleza inquietante, difícil de asimilar fuera de la cultura japonesa y hasta erotizante más allá de la dominación BDSM.

Shibari (Pixabay)

Shibari (Pixabay)

Fue en tiempos de los samuráis, a partir del siglo XV, cuando se restringía a estos guerreros la potestad de utilizar complejas prácticas de atadura con los enemigos apresados. Primero se ataba el tronco para después pasar a nalgas, vientre y el resto del cuerpo. Después fue degenerando en tortura y humillación hasta que durante el periodo Edo se instaura su uso como arte marcial, llamado hobaku-jitsu o hojojutsu. A mediados del siglo XX, con una sociedad ya suficientemente golpeada por todo tipo de traumas colectivos, Japón hace evolucionar esa forma de captura violenta en una suerte de arte erótico y sensual que no persigue la inmovilización total ni causar daño físico alguno. Sólo placer en todas las partes implicadas.

Erotika Exxxperience (Paulo Guereta, Foter)

Erotika Exxxperience (Paulo Guereta, Foter)

En realidad, el shibari no funciona si la mujer que hace el papel de sumisa, con su libertad de movimientos limitada, no encuentra un sentido de liberación. Es paradójico, pero real, la modelo consigue alcanzar un estado de casi éxtasis que le hace perder la noción del tiempo y del espacio. Existen muchas figuras y técnicas dentro del shibari, un ejercicio que sólo debe estar en manos expertas ya que hay que controlar la presión de las ataduras, las partes por donde deben pasar (algunas erógenas) y al fin y al cabo las modelos que se prestan a ello quedan suspendidas en el aire como un jamón, con el riesgo de lesiones que ello implica.

Fotograma de Kinbaku session (Renato, Vimeo)

Fotograma de Kinbaku session (Renato, Vimeo)

A partir de ahí, no hay muchas más reglas. Sólo las relaciones especiales que se crean entre el maestro de la cuerda (nawashi) y la modelo, aunque también juegan su papel el espectador y hasta el fotógrafo. El shibari, el arte de los nudos eróticos japoneses, engancha. Nunca mejor dicho.

2 Comments
  • Andrea dice:

    Me podríais encomendar algún libro guia de nudos e iniciación ?

    • Isabel de El Viajero Fisgón dice:

      Buenos días Andrea! En Internet hay muchos vídeos y referencias para aprender estas técnicas, sino puedes leer el libro Shibari Experiencia, lo puedes encontrar en Amazon. ¡Esperamos haberte ayudado!

Deja tu comentario

« »
¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter