8 turistadas que tienes que hacer en España

10 octubre, 2014 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
8 turistadas que tienes que hacer en España

Hacerse una foto cruzando la mítica Abbey Road en Londres, coger la Torre de Pisa o el Taj Mahal con las manos, o lanzar una moneda a la Fontana de Trevi. El mundo está lleno de momentos inolvidables que el buen Viajero Fisgón está obligado a descubrir, sentir y fotografiar, y en España no íbamos a ser menos. Te damos las pistas de lo que no te puedes perder en los lugares más visitados de nuestro país. ¿Preparado?

Plaza Mayor (Madrid)

La Plaza Mayor de Madrid.

La Plaza Mayor de Madrid.

Es un filón para todo turista que se precie. Desde posar para que uno de los artistas de los soportales de la plaza te haga una caricatura, imprimir YOUR NAME HERE en un póster acompañando a alguna gloria del toreo o el baile flamenco, tomarse un bocata de calamares o el ya famosísimo relaxing cup of coffee… La colección de turistadas aumenta fácilmente en la plaza Mayor madrileña.

El Oso y el Madroño (Madrid)

El Oso y el Madroño, el símbolo del escudo de Madrid, en plena Puerta del Sol.

El Oso y el Madroño, el símbolo del escudo de Madrid, en plena Puerta del Sol.

No se puede abandonar Madrid sin haber buscado, encontrado y posado delante del monumento del Oso y el Madroño que, situado en la muy céntrica Puerta del Sol, representa los símbolos del escudo de Madrid, donde de paso hay que inmortalizar nuestros zapatos pisando el kilómetro 0 de la capital. Que no se te olvide, tampoco, comerte una croqueta de bacalao en Casa Labra ni guiñarle un ojo al reloj del palacio de Correos, el mismo que cada Nochevieja te dice que el año se ha acabado.

Camellos en Tenerife

Es cierto: no has viajado a Tenerife si no has montado en un camello...

Es cierto: no has viajado a Tenerife si no has montado en un camello…

No estamos exactamente en el desierto, pero ¿que importa si se puede disfrutar de un tour en grupo subido a lomos de un camello? Incluso, si se es un turista de pura cepa, vistiendo indumentaria beduina. No importa tu edad: DEBES hacerlo.

Mirador de San Nicolás (Granada)

Desde ningún otro lugar luce más bella la Alhambra que desde el Mirador de San Nicolás.

Desde ningún otro lugar luce más bella la Alhambra que desde el Mirador de San Nicolás.

En lo alto del barrio del Albaicín se disfrutan las mejores vistas de la Alhambra. Si Bill Clinton dijo que en este lugar se contemplaba la puesta de sol más bella del mundo, nosotros no vamos a ser menos y llevarle la contraria a todo un ex-presidente de los Estados Unidos. Cuando llegues arriba, lo comprobarás con tus propios ojos, prepara la cámara y disfruta.

Mercado de la Boquería (Barcelona)

El Mercat de la Boquería de Barcelona es una obra maestra del Modernismo.

El Mercat de la Boquería de Barcelona es una obra maestra del Modernismo.

Setenta millones de visitantes al año han convertido a uno de los mercados más importantes -y mejores- de Europa en una atracción turística más. Que levante la mano quien no se haya dejado vencer por los puestos de zumos o gominolas que abarrotan el mercado. O por los cortadores de jamón ibérico, que son la última sensación.

Museo Guggenheim (Bilbao)

Puppy de Bilbao

Si no ha dado tiempo de visitar el museo, ya lo haremos en la próxima visita, pero sería un pecado no fotografiarnos junto a Puppy, la obra por la que el gran artista Jeff Koons pasará a la inmortalidad -y él lo sabe. La instantánea con el cachorro y la estructura de titanio de Frank Gehry queda de lujo en la foto.

Universidad de Salamanca

Y tú, ¿encuentras la rana?

Y tú, ¿encuentras la rana?

Y no lo decimos nosotros, lo decía Unamuno: “No es lo malo que vean la rana, sino que no vean más que la rana”. Y es que, no es raro encontrar durante todo el día a quien busca tan famoso animal en la maravilla plateresca de la fachada de la Universidad.

Montarse en un autobús turístico

Siempre, siempre, hay un bus turístico esperándote. ¡No le decepciones!

Siempre, siempre, hay un bus turístico esperándote. ¡No le decepciones!

No importa que ciudad se visite, seguro que hay servicio de autobuses turísticos. Si, esos de dos plantas, y no son los double-decker londinenses, donde se agolpan en el piso superior turistas ávidos de fotografiarlo todo sin moverse del asiento. Siempre hay uno esperándote: no dejes de subir a él, porque, si no lo haces, te arrepentirás… ¡Buen Viaje!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter