5 excursiones para hacer cerca de Praga

12 febrero, 2016 - Jorge Aznal

Vista de Cesky Krumlov (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Praga es un destino con la suficiente entidad como para dedicarle un viaje en exclusiva (de hecho, figura entre las 10 ciudades más bonitas de Europa tal y como te contamos recientemente en este artículo), pero la experiencia, ya de por sí gratificante, es aún más enriquecedora si la acompañamos de otros destinos. El más habitual es Budapest, sin duda una magnífica elección, pero en esta ocasión queremos centrarnos en estos otros 5 lugares ideales para hacer excursiones desde Praga…

1. Castillo de Karlstejn

El castillo de Karlstejn, considerado como uno de los castillos más bonitos de la República Checa, fue construido a mediados del siglo XIV por encargo de Carlos IV, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y rey de Bohemia. La fortaleza, de estilo gótico en su origen y reformado con elementos renacentistas, se encuentra en una colina rodeada de un privilegiado entorno de bosques a unos 30 kilómetros de Praga.

Castillo de Karlstejn (iStock)

Castillo de Karlstejn (iStock)

2. Karlovy Vary (Karslbad)

El propio emperador germánico Carlos IV fundó en 1350 esta ciudad famosa por sus aguas termales y por el río Teplá, también de aguas calientes. Karlovy Vary (Karslbad en alemán), en la región de Bohemia y unos 125 kilómetros de distancia desde Praga, es hoy una de las ciudades con más encanto de la República Checa. Al pasear por sus calles se respira la misma tranquilidad que da bañarse en sus fuentes termales.

Karlovy Vary (iStock)

Karlovy Vary (iStock)

3. Castillo de Krivoklat

El castillo de Krivoklat, a menos de una hora de la capital de la República Checa, es otra de las excursiones que se pueden hacer cerca de Praga. El castillo, rodeado por un bosque, fue construido en el siglo XIII para que los monarcas pudiesen ir de caza y a lo largo de la historia ha sufrido unos cuantos incendios, por lo que el castillo actual es en realidad una reconstrucción realizada en el siglo XIX. Su interior, con la espectacular Sala Real y la Capilla Real, gana con claridad a su aspecto exterior.

Castillo de Krivoklat (iStock)

Castillo de Krivoklat (iStock)

4. Pilsen

Poco menos de 100 kilómetros separan Praga de Pilsen, la cuarta ciudad más grande de la República Checa después de Praga, Brno y Ostrava y un lugar idóneo para beber… ¡perdón, para vivir! En realidad no sería tan difícil que nos confundiéramos si tenemos en cuenta que Pilsen (Plzen) es famosa por la fabricación de cerveza, la representante más internacional de una ciudad que también vale la pena conocer por joyas como la catedral de San Bartolomé, el edificio de su ayuntamiento, la Casa Imperial y la Gran Sinagoga, la segunda más grande de Europa y la tercera más grande del mundo.

Pilsen (iStock)

Pilsen (iStock)

5. Cesky Krumlov

Permítenos la licencia de incluir en esta lista de excursiones que hacer desde Praga a un lugar que en realidad no está cerca de la capital de la República Checa. La distancia de Cesky Krumlov con Praga es de unos 175 kilómetros, pero merece la pena recorrerlos para admirar uno de los pueblos más bonitos de la República Checa. Cesky Krumlov es un pueblo medieval que sabe ganarse al turista con el encanto de la Ciudad Vieja, enclavada en el meandro del río Moldava; con su imponente castillo y con el barrio de Latrán.

Cesky Krumlov (iStock)

Cesky Krumlov (iStock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter