Las 10 playas más increíbles de Mallorca

1 julio, 2017 - David García

Caló des Moro. Tommie Hansen (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Las 10 playas más increíbles de Mallorca

Mucho hemos hablado de Mallorca y de todas sus alternativas de ocio. Sin duda, si la eliges como destino de tus vacaciones, acertarás seguro. Y si entre tus aficiones está la de descubrir playas de ensueño, la isla balear es sin duda alguna tu lugar para veranear. Y como nosotros queremos ponértelo más fácil, hemos elegido diez playas para que vayas ‘a tiro hecho’.

1. Torrent de Pareis.

Esta playa de apenas 30 metros de largo y 15 de ancho tiene la particularidad que es el punto de desembocadura del torrente de Pareis. Se accede a ella andando a través de dos túneles, y una vez allí no podrás creer lo cristalinas de sus aguas ni su espectacular enclave entre paredes de roca. Está cerca del municipio de Escorca.

Playa de la Calobra o de Torrent de Pareis. Morfheos (Flickr)

Playa de la Calobra o de Torrent de Pareis. Morfheos (Flickr)

2. Es Trenc.

Un clásico de las playas mallorquinas y de las excursiones por la isla. De arena fina y blanca y aguas cristalinas, se puede decir que es la única gran playa que es aún virgen y que resiste el avance del ladrillo en la isla. Sus dunas y su enclave privilegiado hacen de ella un lugar de ensueño, en el que destacan también las salinas que hay justo detrás y en la que se cosecha la flor de sal. Está al sur de la isla, en Sa Rápita. Si este verano quieres disfrutar de una playa de ensueño… tienes que darte un chapuzón en esta playa mallorquina.

Playa de Es Trenc. G.e.o.r.g.e (Flickr)

Playa de Es Trenc. G.e.o.r.g.e (Flickr)

3. Portals Nous.

Muy cerquita de la capital de la isla, Palma, encontramos esta pequeña y coqueta playa que además, para los más ‘marchosos’, está rodeada de mucha vida, al contrario que otras playa baleares que son más vírgenes. También es conocida como Cala Bendinat. Playa que combina el ocio de sol y playa con el ocio de nocturno, así que disfruta de un magnífico día de playa y si te queda energía… ¡marcha!

Playa de Portals Nous desde su chiringuito. David Jones (Flickr)

Playa de Portals Nous desde su chiringuito. David Jones (Flickr)

4. Cala Varques.

Su difícil acceso a pie nos irá adelantando que se trata de una playa muy muy natural, y eso es muy de agradecer. La mejor forma de acceder a esta preciosa cala es a través del propio mar. Pero como posiblemente no dispongas de embarcación, te verás obligado a recorrer su difícil pista forestal hasta llegar a la arena. Está rodeada de pequeños acantilados en cuyo alto puedes deleitarte con gran cantidad de pinos y matorrales, dando un tono verde muy agradable al entorno. Está a 12 kilómetros de Portocristo.

Cala Varques. Morfheos (Flickr)

Cala Varques. Morfheos (Flickr)

5. Cala del Moro.

Caló des Moro está a seis kilómetros de Santanyí y es la más concurrida de todas las playas de la zona. También recibe erróneamente el nombre de la vecina s’Almunia. Se trata de una playa de arena muy clarita y aguas cristalinas ideales para bucear. Lo malo, que como es muy pequeñita, se llena de gente rápidamente.

Vista de la pequeña playa de Caló des Moro. Tommie Hansen (Flickr)

Vista de la pequeña playa de Caló des Moro. Tommie Hansen (Flickr)

6. Cala Agulla.

Cala Agulla está a 1,8 kilómetros de Capdepera y fue declarada en el año 1991 Área Natural de Especial Interés por el Parlament de les Illes Balears, lo que ha supuesto una buena conservación de esta costa, rodeada de pinar frondoso con ejemplares de grandes dimensiones, ya que se ha evitado su urbanización. Se trata de una bahía pequeña de arena finísima, dando lugar al arenal de mayor envergadura de este municipio. Aun así, su anchura se puede reducir o ampliar hasta 10 metros, producto de las corrientes y la época del año: si sopla viento del oeste, el flujo marítimo hace crecer la playa, mientras que si sopla de este o norte, pasa lo contrario.

Cala Agulla. Christian Schmitt (Flickr)

Cala Agulla. Christian Schmitt (Flickr)

7. Cala Mondragón.

Es uno de los entrantes de mar mallorquines más bellos y grandes, y fue declarado el año 1992 Parque Natural y en 1995 Área Natural de Especial Interés para las Aves por la Comunidad Europea. Las características de esta playa, fina arena, aguas pocas profundas y pendiente escasa, la convierten en apta para el baño de los más pequeños. En la parte posterior existe un humedal habitado por anguilas, serpientes de agua y aves. Una de las playas consideradas de lujo en Mallorca.

Cala Mondragó. Christian Schmitt (Flickr)

Cala Mondragó. Christian Schmitt (Flickr)

8. Cala Tuent.

Parece increíble que a los pies mismos de la Sierra de la Tramuntana encontremos esta playa, remanso de paz. El agua aquí adquiere tonos más cercanos al verde que al azul y al turquesa, y la grava y los cantos rodados dan a esta playa un toque diferente, rodeado de pinares. Cala Tuent está a 40 kilómetros de Sóller, situada entre Punta de sa Corda y Morro des Forat, y bajo la sombra de Puig Major (1.445 metros de altitud), la cima más alta de Balears.

Cala Tuent. Aina Vidal (Flickr)

Cala Tuent. Aina Vidal (Flickr)

9. Cala Formentor.

Se trata de una playa histórica, donde podemos encontrar el Hotel Formentor, de fama internacional por hospedar a ilustres artistas y políticos, así como acoger eventos de repercusión mundial. Han pasado por este establecimiento Winston Churchill, John Wayne, Octavio Paz… La playa está formada por un arenal de longitud kilométrica y de anchura estrecha formado de arena de grano finísimo y color blanco luminoso. El frondoso y tupido bosque de pinos y encinas de la península de Formentor envuelve esta playa y de hecho las ramas de los árboles casi tocan las aguas cristalinas.

Cala Formentor. Cayetano (Flickr)

Cala Formentor. Cayetano (Flickr)

10. Cala Marçal.

Está a un kilómetro de Portocolom, y se trata de un entrante de mar que se va ensanchando a medida que se aproxima a tierra, quedándose bastante resguardado del oleaje. Forma un arenal espacioso y rodeado por cantiles de altura baja que se extiende un centenar de metros por el lecho del torrente seco que le da vida. Al fondo de la cala, los pinos altos ofrecen su sombra para cobijarse del sol y comparten espacio con el monte bajo.

Cala Marçal. Cristian Bortes (Flickr)

Cala Marçal. Cristian Bortes (Flickr)

Encuentra más información sobre playas aquí:

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter