Los 10 pueblos más bonitos de Burgos

7 marzo, 2016 - David García

Cascadas de agua en Orbaneja del Castillo. Javier Colmemero (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Los 10 pueblos más bonitos de Burgos

En España no sabemos lo que tenemos. Nos referimos a esa lista de pueblos de interior, tan cercanos a gran parte de la Península, tan bellos y tan ricos, pero a la vez tan desconocidos. Eso ocurre por ejemplo en la provincia de Burgos, donde una gran cantidad de pueblos te están esperando con sus puertas abiertas. Para que te hagas unas idea de lo que te contamos, nosotros vamos a proponerte diez de esos preciosos pueblos. Anímate a conocerlos.

1. Covarrubias.

Declarado Bien de Interés Cultural, el municipio de Covarrubias (a 47 kilómetros de la capital burgalesa) recibe cientos de turistas al año. No es de extrañar si atendemos a su historia y riqueza monumental de este pueblo a orillas del Arlanza. En el siglo X el conde de Castilla, Fernán González, y su hijo García Fernández convirtieron a Covarrubias en la capital del Infantazgo de Covarrubias y cabeza de uno de los más importantes señoríos monásticos. Por este motivo esta población es conocida como ‘La cuna de Castilla’.

En primer término, puente sobre el río Arlanza. Alvaro Miguel (Flickr)

En primer término, puente sobre el río Arlanza. Alvaro Miguel (Flickr)

2. Frías.

Con tan solo 300 habitantes, se dice de esta pequeña villa burgalesa que es imprescindible si uno va a hacer turismo en la provincia de Burgos ya que es uno de los pueblos más bonitos de España. Parece que el tiempo se ha detenido en Frías, a orillas del Ebro, puesto que aún conserva ese aire medieval y esa estructura de hace siglos (castillo incluido) que hará que nos traslademos a otro tiempo.

Vista general de Frías. BrainMaY (Flickr)

Vista general de Frías. BrainMaY (Flickr)

3. Lerma.

Muy bien comunicado (está justo a orillas de la carretera de Burgos), Lerma es uno de los pueblos preferidos en Burgos para hacer turismo rural. También dispone de un monumental Parador Nacional. Su enclave hace de este municipio un lugar espectacular ya que se encuentra en un desfiladero en la ribera del río Arlanzón. Su palacio y su colegiata de San Pedro son solo dos de sus múltiples atractivos.

Una de las históricas puertas de acceso a Lerma, y antigua cárcel. Manel Zaera (Flickr)

Una de las históricas puertas de acceso a Lerma, y antigua cárcel. Manel Zaera (Flickr)

4. Poza de la Sal.

El casco urbano de Poza de la Sal fue declarado de Conjunto Histórico-Artístico en 1982, lo que da una ligera idea de que lo que vamos a encontrarnos allí: una villa medieval rodeada por una muralla que se conserva en su mayor parte, con viviendas de arquitectura popular en piedra, madera y yeso. Merece la pena, y mucho, dar un paseo por sus calles estrechas y empinadas flanqueadas por casas de piedra blasonadas y otras de entramado de madera. Sobre el núcleo urbano se levanta el palacio de los Marqueses de Poza, del que solo queda una torre y, ya en el monte, el castillo.

Plaza de Poza de la Sal. Luiyo (Flickr)

Plaza de Poza de la Sal. Luiyo (Flickr)

5. Briviesca.

A 40 kilómetros de la capital burgalesa se encuentra el cuarto municipio más poblado de la provincia con algo más de siete mil habitantes. Su casco urbano y la vida de sus habitantes gira en torno a su gran Plaza Mayor, de donde salen las calles principales, Mayor y Medina. La perfecta traza del municipio sirvió para que los Reyes Católicos diseñaran otros pueblos como Santa Fe en Granada y para la construcción de muchas ciudades americanas.

Iglesia de San Martín. Zarateman (Wikipedia)

Iglesia de San Martín. Zarateman (Wikipedia)

6. Aranda de Duero.

Si te gusta el turismo enológico, este es tu destino en Burgos. Además de ser una ciudad llena de vida (tiene más de 33.000 habitantes), es el centro neurálgico de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Además, si quieres disfrutar de buena gastronomía, allí podrás degustar el mejor lechazo asado y morcilla.

Iglesia de Santa María de Aranda de Duero. Miguel Á. Sancha M. (Flickr)

Iglesia de Santa María de Aranda de Duero. Miguel Á. Sancha M. (Flickr)

7. Caleruega.

A 80 kilómetros de Burgos se encuentra este municipio de poco más de medio millar de habitantes, surcado por el río Gromejón, y también por el término municipal río Bañuelos y el Aranzuelo. Destaca el conjunto monumental de Santo Domingo, una serie de edificios religiosos colindantes entre sí (excepto la Parroquia, separada pocos metros) que guardan algún tipo de relación con el santo calerogano. De este modo, podemos encontrar diferentes lugares de interés artístico y turístico, como la Torre de los Guzmanes.

Iglesia de Caleruega. (Wikipedia)

Iglesia de Caleruega. (Wikipedia)

8. Orbaneja del Castillo.

Agua, verde y roca. Son los tres términos con los que podemos identificar a este bello paraje alrededor de Orbaneja del Castillo, que está ya al límite con Cantabria. Se caracteriza por su paisaje kárstico modelado por el agua. La Cueva del Agua es uno de sus principales reclamos. De ella mana de forma espectacular un arroyo que atraviesa la población para después caer en cascada hacia el Ebro, que pasa al lado. La villa es Conjunto Histórico y la Cueva del Azar (con arte rupestre), Bien de Interés Cultural.

Cascadas de agua en Orbaneja del Castillo. Javier Colmemero (Flickr)

Cascadas de agua en Orbaneja del Castillo. Javier Colmemero (Flickr)

9. Santo Domingo de Silos.

Sin duda, estamos ante uno de los municipios con más historia de España. Forma parte del denominado Camino del Cid y en él podemos encontrar el celebérrimo Monasterio de Santo Domingo de Silos, ligado también a la historia del Cid ya que en vida Rodrigo Díaz de Vivar y su esposa Jimena donaron algunas de sus heredades al Monasterio, cuyo claustro, en el año 1081, año en que el Cid fue desterrado, aún se estaba construyendo. Prácticamente mil años de historia. Casi nada.

Histórico claustro del Monasterio de Silos. Avilasal (Flickr)

Histórico claustro del Monasterio de Silos. Avilasal (Flickr)

10. Sasamón.

Cuna del arte medieval, su densa historia ha dejado como herencia un patrimonio monumental importantísimo como sus murallas medievales, la iglesia de Santa María la Real con su museo parroquial y claustro, el Arco de San Miguel, la Ermita del Humilladero o San Isidro, tres puentes de origen romano con reformas posteriores, algunos tramos de calzadas romanas, y sus características casas blasonadas.

Arco de San Miguel. Alma-81 (Flickr)

Arco de San Miguel. Alma-81 (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter