Los 6 mejores lugares para comer un buen crepe en España

19 abril, 2017 - Miguel Á. Palomo

Crepe dulce con helado. Mimi’s Creperia, Facebook
¿Te ha gustado nuestro articulo?

¿Os acordáis de la primera crepería que hubo en España? Bueno, pues a pesar de que no es un plato excesivamente arraigado en nuestras cocinas, si te pirran estas finas masas bretonas hoy tienes más opciones que nunca. Recorremos un puñado de restaurantes que creemos merecen aparecer en nuestra lista de creperies destacables. No sabemos si a la parisina, pero sí donde los crêpes son cosa seria.

1. Les 3 pommes, Barcelona

Lleva superando el expediente desde hace veinte años, desde que la pareja propietaria llegara a la Ciudad Condal para impulsar un espíritu de art de vivre a la francesa en un local acogedor, muy de creperie bretona. La carta de galettes –crepes salados bretones- no parece tener fin, tradicionales y más locales con productos como la butifarra de pagés. Además de los crepes dulces, hay que brindar con brut bouché, la sidra francesa procedente de Normandía.

Flambendo crepes. Crêperie les 3 pommes, Facebook

Flambendo crepes. Crêperie les 3 pommes, Facebook

2. Mimi’s Creperia, Madrid

Aunque parezca un simple local de batalla, si atendemos al entusiasmo que suele despertar en el personal nos obliga a incluirla en el ranking. Variedad suficiente de crepes dulces y salados, además de gofres y batidos, lo más importante de esta crepería céntrica de la calle Postas y con cocina a la vista es su incontestable relación calidad-precio.

Crepe dulce con helado. Mimi’s Creperia, Facebook

Crepe dulce con helado. Mimi’s Creperia, Facebook

3. La Galette de Russafa, Valencia

Entre el abanico de creperías de la ciudad del Túria, una apuesta segura es la de este típico local bien ambientado en el que pedir galettes con la confianza de encontrarse con recetas artesanales y de toda la vida, además de poder distraerse con otros productos de la cocina francesa como las ostras de Marinne O`leron o las tablas de quesos.

Local de La Galette de Russafa. La Galette de Russafa, Facebook

Local de La Galette de Russafa. La Galette de Russafa, Facebook

4. Krampus, Barcelona

Más o menos así se pronuncia la palabra galette en lengua bretona: Krampuezh. Esta crepería del barrio de Sarriá da uno o dos pasos más allá con especialidades en crepes de todo el mundo y con un atelier a la vista en donde se dan forma a los crepes más creativos de la ciudad. Dátiles, puerros, jamón canario, emmental, mozzarella, cheddar, Gorgonzola, curry verde, chistorra crujiente, aceite de albahaca… Dulces con helado, flambeados, con chocolate… La masa de trigo sarraceno y alforfón no contiene gluten.

Logo de Krampus. Restaurante Krampus

Logo de Krampus. Restaurante Krampus

5. Creperie Ma Bretagne, Madrid 

Habida cuenta del crisol gastronómico en el que se ha convertido el barrio de Malasaña no podía dejar de albergar su propia crepería, en este caso un pequeño restaurante bohemio y hogareño, de luz tenue y rincones íntimos. Crepes dulces y salados a precios razonables y para paladares de todo tipo. Por supuesto, sidra dulce para acompañar.

Crepes en Creperie Ma Bretagne. Meritxell Martínez Ramos, Google Fotos

Crepes en Creperie Ma Bretagne. Meritxell Martínez Ramos, Google Fotos

6. El Viejo León, Madrid

Más de 30 años de experiencia avalan la cocina tradicional de este veterano bistrot de la capital que, entre tanta especialidad con mantequilla, foie, pato, solomillo a la pimienta, incluye en su carta algún que otro crêpe como el de espinacas a la crema o el de mermelada, helado, azúcar y Grand Marnier. Es decir, recetas típicas, pero resueltas con solvencia.

Fachada de El Viejo León. El Viejo León, Facebook

Fachada de El Viejo León. El Viejo León, Facebook

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter