10 lugares perfectos para un retiro espiritual de fin de semana en España

12 septiembre, 2016 - David García

Claustro del Monasterio de Silos. JoseIgnacioSoto (iStock)
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 lugares perfectos para un retiro espiritual de fin de semana en España

¿A quién no le apetece de vez en cuando desaparecer un fin de semana? Olvidarse de la rutina, no tener cobertura en el móvil, relajarse, leer, pensar en nuestras cosas, reflexionar… Muchos son los destinos en España que ofrecen todo eso, una especie de retiro espiritual para desconectar y volver a casa como nuevo y en paz con uno mismo. A ver qué te parecen.

1. Baños de Montemayor.

Se trata de un pueblo extraordinario del norte de Cáceres rodeado de una vegetación que jamás pensarías que fuera a crecer en Extremadura. Famoso por trabajar el mimbre, este municipio es el lugar de alguno de los balnearios más famosos de toda España, lo que hacen de él un destino ideal para cultivar tu espíritu.

Vista general de Baños de Montemayor. Jose Antonio Cotallo López (Flickr)

Vista general de Baños de Montemayor. (Jose Antonio Cotallo López-Flickr)

2. La Toja.

Y si hablamos de aguas termales y de balnearios no podemos dejar de mencionar la isla de La Toja, en Galicia, un lugar imprescindible param los que quieren relajarse en un entorno de absoluta tranquilidad.

Isla de La Toja. Frayle (Flickr)

Isla de La Toja. (Frayle-Flickr)

3. Santo Domingo de Silos.

¿Existe algún lugar mejor para un retiro espiritual que un monasterio? Aprendamos de sus monjes y hagamos como ellos (o casi). Por eso este municipio burgalés y su mencionado monasterio, que impregna de paz toda la comarca, es una magnífica opción para pasar un tranquilo fin de semana.

Claustro del Monasterio de Silos. JoseIgnacioSoto (iStock)

Claustro del Monasterio de Silos. (JoseIgnacioSoto-iStock)

4. Lanuza.

Agua y montaña, y un pequeño pueblo en pleno Pirineo Aragonés. Lanuza, en Huesca, es sinónimo de relax y naturaleza. E imagina si eliges el invierno para ir: todo de nieve alrededor y tú calentito en una casa rural reconciliándote contigo mismo y con el resto del mundo.

Lanuza bajo la nieve. Vicente Villamón (Flickr)

Lanuza bajo la nieve. (Vicente Villamón-Flickr)

5. Fonoll.

Vamos a ver otra forma de relajarse. En este caso ligada a la liberación porque Fonoll es uno de los pocos pueblos naturistas de toda España. Está en Tarragona y allí todo el mundo anda como Dios lo trajo al mundo. Una forma de retiro espiritual que tiene mucho éxito, más del que nos pensamos.

Un cartel anuncia a la entrada de Fenell. (http://ene-naturismo.org)

Un cartel anuncia a la entrada de Fenell. (http://ene-naturismo.org)

6. San Lorenzo del Escorial.

Abandonamos lo mundano para volver otra vez a lo eclesiástico. Los antiguos reyes de la casa de Austria eligieron este pueblo madrileño de la Sierra de Guadarrama como una de sus residencias pero con la función principal de ser monasterio. Así, se trata de un lugar que nos remite a ese retiro espiritual que estamos buscando, rodeado de bosque y naturaleza.

San Lorenzo del Escorial. Gonzalo Malpartida (Flickr)

San Lorenzo del Escorial. (Gonzalo Malpartida-Flickr)

7. Santo Domingo de la Calzada.

Si buscamos cultura y evadirnos del mundo real a través de ella, este municipio riojano es nuestro destino ideal. Cuna del castellano, este lugar nos traslada a tiempos pretéritos de paz y de retiro espiritual en un entorno inigualable en el que además podemos saborear los mejores vinos de España.

Plaza Mayor de Santo Domingo de la Calzada. RibeirodosSantos (iStock)

Plaza Mayor de Santo Domingo de la Calzada. (RibeirodosSantos-iStock)

8. Soria.

Lugar predilecto para poetas de la talla de Bécquer o Antonio Machado, Soria no es una capital de provincia cualquiera. Nos encontraremos con una pequeña ciudad que hace de la paz y de la tranquilidad su principal bandera. Recorre sus alrededores, da un bucólico paseo a orillas del Duero y déjate llevar por ese remanso de relajación que ofrece esta ciudad castellana.

Soria. Manel Zaera (Flickr)

Soria. (Manel Zaera-Flickr)

9. Menorca.

Nos faltaba también un destino de playa y mar. Sí, porque también se puede desconectar tumbado en la arena de una cala tranquila y vacía. Para ello, nada mejor que una isla tranquila como Menorca. Descubre alguna de sus playas semi vacías y haz de tu encuentro con el sol y el mar toda una experiencia de paz y espiritualidad.

Pequeña playa de Menorca. Quintanilla (iStock)

Pequeña playa de Menorca. (Quintanilla-iStock)

10. Cualquier pueblo semi abandonado de Castilla.

Y por último, ante la imposibilidad de poder mencionarlos todos, te proponemos una escapada a uno de esos muchos pueblos de Castilla o Extremadura que apenas está ya habitados. Pequeñas aldeas ya que no superan la veintena de habitantes y que ni siquiera tienen cobertura para el móvil. ¿Hay algún lugar mejor para relajarte? Sube a la montaña a hacer senderismo, siéntate en la plaza a leer un libro, a mirar las estrellas que tu ciudad no te deja ver cada noche, o simplemente a oír el paso del agua en algún caño o arroyo cercano.

Castrojériz en Burgos. Aherrero (Flickr)

Castrojériz en Burgos. (Aherrero-Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter