10 trenes para contemplar el mundo

3 enero, 2015 - Jordi Pastor

¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 trenes para contemplar el mundo

Los trenes panorámicos tienen tirón. La mayor evidencia es el programa más visto de la televisión pública noruega (NRK): una retrasmisión en tiempo real del recorrido íntegro del Bergensbanen, la línea férrea más antigua del páis nórdico. Mediante una cámara ubicada en la cabina del maquinista, más de 1 millón de telespectadores contemplaron los paisajes que recorre este convoy original de 1909 entre Bergen y Oslo: 371 kilómetros y 7 horas y 14 minutos (pegados a la tele), cruzando el país a través del espectacular Hardangervidda, el altiplano más alto de Europa.

Y eso que la retrasmisión no hizo transbordo en la estación de Myrdal para subir al Tren de Flam, el mejor viaje ferroviario del mundo según Lonely Planet, hasta el recóndito pueblito de Flam, situado al final del fiordo de Aurland.

Para vivir de forma real experiencias similares, proponemos 10 viajes alucinantes sobre raíles con mucho que contemplar fuera y dentro de la Península Ibérica. Así que, como cantó aquel, “anímense, no lo duden, que se van a divertir”. Viajeros al tren.

01 Glacier Express

SUIZA

R-560-glacier-express_myswit

Un ‘must’ de los ferrocarriles panorámicos europeos, y eso que, solo en Suiza, hay unos cuantos. El Glacier Express cruza 291 puentes y atraviesa 91 túneles desde la villa de Zermatt, a los pies de Matterhorn, hasta la exclusiva St Moritz, ofreciendo increíbles vistas de los Alpes suizos gracias a sus grandes ventanales durante sus 7 horas y media de recorrido. Circula todo el año. Desde 125 euros.

02 Nariz del Diablo

ECUADOR

R-560-trenes-ecuador

Así se conoce el tramo del Ferrocarril Transandino, la principal línea férrea de Ecuador, comprendido entre las estaciones de Alausí y Sisambe. Un recorrido de un día (doce kilómetros ida y vuelta) que se enrosca en la montaña Nariz del Diablo gracias a una prodigiosa demostración de ingeniería ferroviaria en forma de zig-zag. Precio único de 20 euros.

03 Indian Pacific

AUSTRALIA

R-560-indianpacific-australia1

El tren es una buena alternativa para recorrer la isla-continente de punta a punta. El mítico The Ghan lo hace de norte a sur, atravesando el árido outback australiano, mientras que el Indian Pacific recorre el país desde el Índico (Perth) al Pacífico (Sidney) durante cuatro días por el sur del país, de ahí su nombre. Hay mucho que contemplar: las Montañas Azules, la llanura de Nullarbor o Kalgoorlie, la capital del oro de Australia. Desde 600 euros.

04 Tren del cielo

TÍBET (CHINA)

Foto: Train-Chartering-&-Private-Rail-Cars

Lo llaman el tren de cielo y con razón: supera los 5.000 metros de altitud en su punto más alto (la altura media es de 4.600 metros) y ronda los 2.000 kilómetros de recorrido entre Xining y Lhasa. En el tren del Tíbet el oxígeno escasea en algunos tramos y la temperatura exterior puede bajar hasta los -30 grados. A cambio, una estampa única en el mundo: la vasta extensión del altiplano tibetano interrumpida ssúbitamente por las nevadas cumbres del Himalaya. Se puede conectar con este tren desde Pekín (4.000 kilómetros y dos días desde 40 euros) y Shanghái (4.300 kilómetros y 3 días desde 53 euros).

05 Maharajas Express

INDIA

Foto: Train-Chartering-&-Private-Rail-Cars

Hay quien lo califica como el tren más lujoso del mundo y lo cierto es que, ante semejante demostración de confort, podría parecer que hay más cosas que mirar dentro que fuera de sus acogedores vagones. No es así: el Maharajas Express recorre, en diferentes circuitos, los paisajes del estado de Rajastán y visita ciudades como Jaipur o Agra, donde se puede contemplar el Taj Mahal desde este palacio rodante. Desde 5.600 euros (3 noches) y 8.700 (7 noches) en cabina individual.

06 Linha do Douro

PORTUGAL

R-560-douro

Desde la estación de Sao Bento, en Oporto, hasta la de Pocinho, también engalanada con los típicos azulejos portugueses, esta decimonónica línea férrea recorre el valle del Douro, pegadita al gran río, desde sus prósperos inicios comerciales a finales del siglo XIX como transporte de mercancías. La Linha do Douro llegó a tener incluso una conexión con los ferrocarriles españoles, pero su posterior decadencia fue recortando, poco a poco, su recorrido, hasta reducirlo al turístico trayecto actual, de hora y media de duración, que recorre esta importante región vinícola, con vistas a terrazas de viñedos y campos de olivos.

07 Al Andalus

ANDALUCÍA

R-560-al-andalus

El Al Andalus propone recorrer el sur de España desde otra perspectiva: a bordo de un tren lujoso, con mucha historia –fue construido 1928 y 1930 para los desplazamientos de la realeza británica entre Calais y la mediterránea Costa Azul– y equipado con todas las comodidades propias de este siglo. El resultado, noches confortables (el tren permanece parado en las estaciones) y cortos trayectos diurnos que dejan tiempo para visitar el rico patrimonio histórico y cultural de las ciudades por las que pasa: la Alhambra en Granada, la Mezquita de Córdoba o las bodegas de Jerez. Desde 1.140 euros (ruta de 3 días) a 2.850 (6 días) en temporada baja.

08 Montserrat

BARCELONA

R-560-Montserrat-3

Probablemente, es el mejor medio para admirar relajadamente la espectacularidad del macizo de Monserrat, en Barcelona, conforme vamos ascendiendo e internándonos en él rumbo al monasterio de la Moreneta, como se conoce popularmente a la virgen de Montserrat. El más antiguo de los trenes cremalleras españoles, fue inaugurado en 1892, se jubiló en 1957, hasta que en 2003 se inauguró la moderna línea actual. El trayecto lleva unos 15 minutos y cuesta entre 8 y 10 euros (ida y vuelta), según la temporada.

09 Expreso de La Robla

ASTURIAS, CANTABRIA, PAÍS VASCO, CASTILLA-LEÓN

R-560-Robla1

Heredero del mítico tren de La Robla, uno de los más emblemáticos de nuestro país, que transportó desde finales del siglo XIX el carbón de las cuencas mineras leonesas y palentinas a las industria siderúrgicas de Bilbao, el Expreso de La Robla propone un recorrido panorámico de cuatro días en un tren clásico con todas las comodidades actuales, que incluye visitas a villas romanas, excursiones guiadas a cuevas repletas de estalactitas y cenas en Paradores, entre otros atractivos. Desde 800 euros.

10 Tren de Larrun

PAÍS VASCO

Foto: Josu Orbe

A 9 kilómetros por hora, el tren cremallera de Larrun sigue recorriendo en poco más de media hora el mismo trayecto que hace 90 años (se inauguró en 1924) le llevó por primera vez hasta lo alto de esta montaña fronteriza entre España y Francia para que sus pasajeros disfrutasen, igual que ahora, de toda la belleza de la montaña vasca, así como de la panorámica desde su cima (905 metros). En los días claros se divisa desde Biarritz hasta San Sebastián. El tren parte de la estación del puerto francés de Saint Ignace, entre los pueblos de Ascain y Sareparte, y cuesta 18 euros (ida y vuelta).

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter