5 montañas asequibles y con mucha historia

24 febrero, 2015 - Jordi Pastor

¿Te ha gustado nuestro articulo?
5 montañas asequibles y con mucha historia

Las montañas asequibles, aquellas que son factibles para casi todos los públicos, no tienen por qué ser anónimas. Existen muchas cumbres que por su leyenda, sus hitos alpinísticos, su altura, su ubicación o su belleza, abren la puerta a un montañismo auténtico sin demasiados sacrificios. Requieren cierta preparación, claro, muchas ganas de andar y, en algún caso, la compañía de un guía especializado que vele por nuestros pasos. A cambio, la recompensa paisajística (y personal) desde estas cinco cimas, tal y como dice la expresión, no tiene precio…

01 Monte Olimpo

GRECIA

Foto: Deetrak

La morada de Zeus (nada menos) propone una excelente ruta de montaña que es preferible completar en dos días (pernoctando en un refugio intermedio a 2.100 metros), debido a su desnivel: 1.800 metros, desde la aldea de Prionia hasta la punta Mitikas (2.918 metros), cima de tan mitológico macizo, ubicado entre las regiones griegas de Tesalia y Macedonia.

02 Ben Nevis

REINO UNIDO

Foto: TomFahy.com

Gélida y de condiciones duras en invierno, es preferible esperar al verano para subirse a la montaña más alta de Escocia (1.344) a través de una ruta sin apenas dificultades desde Glen Nevis, el valle donde arranca la caminata. El clima sigue siendo cambiante y traicionero entonces, pero encontraremos mucha más gente en el camino, a veces demasiada –es el más popular entre los munros (montes) escoceses–, descendiendo el riesgo a perderse cuando entra la niebla. Quienes busquen emociones más fuertes tienen la Carn Mór Dearg, la arista que une la cimas del Ben Nevis desde el sur y que requiere de una escalada más técnica. Avisados quedan.

03 Toubkal

MARRUECOS

Foto: juliamaudlin

Subirse a los 4.167 metros del monte Toubkal, la más alta de Marruecos, en el Gran Atlas, resulta una experiencia completa. No supone solamente un coqueteo serio con eso de la altitud –ascender respirando un aire ciertamente enrarecido por la menor cantidad de oxígeno– a través de una ruta que no entraña demasiadas dificultades (excepto las desesperantes laderas de piedra suelta), también supone adentrarse y conocer una de las regiones más aisladas de nuestro entorno cercano, visitando pueblos bereberes que, en gran parte, parecen haber quedado detenidas en el tiempo. Además, la panorámica desde ahí arriba resulta fabulosa. ¿Algo más…?

04 Aneto

HUESCA

Foto: Lenz Moser

Del techo norteafricano saltamos al pico más alto de los Pirineos. El Aneto (3.404), en la región oscense de la cordillera, resulta igualmente asequible para cualquier persona medianamente en forma. Los dos días en los que se suele dividir esta relajada ascensión, que parte del pueblo de Benasque y realiza noche intermedia en el refugio de La Renclusa, culminan con una sencilla caminata por encima de un glaciar y una estimulante sorpresa final: el llamado paso de Mahoma, un afilada arista con muchos metros de caída hacia cada lado que, afortunadamente, resulta fácilmente salvable y sencilla de asegurar. Le da un añade un puntito de picante al techo pirenaico, justo antes de plantarse bajo la gran cruz de la cima.

05 Matterhorn

SUIZA

Foto: Dimitrije Ostojic

Dejamos los más difícil para el final, aunque, probablemente, pocas montañas más bellas que esta –vista desde su lado bueno, claro, el suizo– se pueden escalar. El Matterhorn (Monte Cervino para los italianos) tiene peso además en la historia del montañismo: la primera ascensión de sus 4.478 metros a cargo de una cordada liderada por el alpinista inglés Edward Whymper está considerada como el nacimiento del alpinismo moderno. Un hito, por cierto, que está de aniversario: este verano se cumplen 150 años de la escalada de Whymper y compañía que, lamentablemente, no acabó del todo bien. No se alarmen: no es una escalada de gran dificultad, pero requiere de cierta experiencia en montaña y, para los menos iniciados en ella, contratar los servicios de un guía de montaña en Zermatt, el idílico pueblo suizo desde el que parte la ruta.

Para celebrar el siglo y medio de la hazaña de Whymper y sus seis acompañantes el refugio de Hörnli, paso obligado de todos los que intentar subir al Materhorn por su vía más sencilla, la arista Hörnli, ha sido ampliado y reformado de forma integral. Reabrirá sus puertas el próximo 15 de julio. Más abajo, en el valle, la celebración dará para mucho más

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter