7 diferencias entre viajar en los ’80 y viajar ahora

11 febrero, 2015 - Jorge Aznal

¿Te ha gustado nuestro articulo?
7 diferencias entre viajar en los ’80 y viajar ahora

Viajar es, en general, mucho más placentero ahora que en los años 80, tanto para vivirlo como para contarlo. Todo ha cambiado mucho en este tiempo: ya no pagamos en pesetas, no escuchamos las cintas de casete en el coche, las llamadas las hacemos desde el móvil y no desde una cabina, hay países que ya no lo son y otros que entonces no lo eran… Y también hemos cambiado nosotros y los que nos rodean. Este es nuestro particular juego de las 7 diferencias entre viajar en los años 80 y viajar en la actualidad:

1. De las agencias de viajes o los anuncios en el periódico a internet

Si uno quería viajar en los años 80 tenía mucha menos información a su alcance que ahora. Debía fiarse de los sitios que le recomendaban familiares o amigos, ir a una agencia de viajes o estudiar los anuncios de los periódicos. La sensación de incertidumbre al reservar un apartamento o un hotel era mucho mayor que ahora, cuando podemos saber previamente las opiniones de otros usuarios por internet y buscar viajes con el precio más barato en El Viajero Fisgón.

agencia

2. Los coches son más cómodos (y no tenemos que bajar la ventanilla)

Antes los desplazamientos largos en carretera eran toda una aventura. En lugar de aire acondicionado y elevalunas eléctrico, había que bajar la ventanilla con una manivela; los asientos eran más incómodos y cuando el coche pasaba de 100 kilómetros por hora parecía que aquello iba a despegar. Eso sí, lo que hemos ganado en seguridad y comodidad lo hemos perdido en otro terreno: aunque los coches fueran más pequeños, había sitio para el padre, la madre, los tres hermanos y el abuelo o la abuela; ahora, aunque el coche familiar sea más grande, no caben todos con lo que ocupan las sillas de los niños.

coche

3. El chacachá del tren (producía más calor)

Viajar en tren siempre ha tenido un encanto especial, pero ahora es mucho más cómodo y, sobre todo, más rápido con las líneas de alta velocidad. En las noches en tren de los años 80, desde las literas de los coches-cama, soñábamos con trenes más rápidos y silenciosos. En los primeros años de la siguiente década, con el AVE, el sueño empezaba a hacerse realidad.

tren

4. Nos lo pensábamos para hacer una foto

En los años 80 llevábamos nuestra cámara de fotos con su carrete y, como mucho, otro de repuesto. Así que no estaba la cosa como para hacer fotos a diestro y siniestro, sino que había que seleccionar bien nuestro objetivo (nunca mejor dicho). Más que hacer una foto, parecía que íbamos a rodar una secuencia de una película. Y nada de ‘selfies’ como ahora. Al primero que pasaba por allí se le pedía que nos hiciera una foto con la familia y que sacara el monumento de fondo. Y si eras tú al que le pedían hacer la foto y lo hacías mal, no pasaba nada porque, a diferencia de las cámaras digitales de ahora, no se iban a enterar hasta que volvieran a su casa…

camara

5. Ya no mandamos postales

Antes enviábamos postales desde nuestro destino de vacaciones y en sólo unas líneas contábamos cómo nos iba en nuestro viaje. Y para contar con detalle lo que habíamos visto a nuestros compañeros de trabajo o de clase había que esperar a que volviéramos. Ahora, con las redes sociales, no hay que esperar. En el mismo instante en que te haces una foto la puedes colgar en la red social que quieras y dar envidia a tus amigos y amigas. Cuidado, que eso también hace que ahora nos puedan pillar más fácilmente si exageramos sobre nuestro estupendo viaje cuando en realidad no lo ha sido.

postales

6. Los aviones han cambiado… ¿para mejor?

Los aviones son ahora más avanzados y modernos que en los años 80, no se puede fumar en ellos, podemos reservar los billetes por internet y ahora existen aerolíneas de bajo coste, pero hay cosas en las que hemos retrocedido. Por ejemplo, en que cada vez hay menos sitio para estirar las piernas y en que no te dan nada para comer si no lo pagas.

avion

7. Antes, salir de España ya era un viaje exótico

La gran mayoría de los viajes en los años 80 tenían origen y destino en España. Ahora no sólo viajamos más al extranjero, sino que cada vez buscamos un destino más lejano y exótico que el anterior. Seguro que conoces a más de uno que lo hace para ser más guay que nadie y te dan ganas de mandarlo a los 80…

mapa

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter