¿Por qué no deberías realizar un viaje organizado?

5 diciembre, 2017 - Emilio Leighton

imagen contratar viaje organizado
¿Te ha gustado nuestro articulo?
¿Por qué no deberías realizar un viaje organizado?

Los viajeros que van por libre huyen de los lugares infestados de turistas y de los sitios que las guías señalan como “visita obligada”. Para ellos viajar debe ser una aventura diaria por lo que rechazan horarios, tours, tópicos, etc. En fin, todo muy aburrido. Siguiendo este camino te damos algunas razones para no contratar viaje organizado.

1. Hordas de turistas

Si optas por contratar viaje organizado es imposible evitar las aglomeraciones en las entradas de los destinos más turísticos como por ejemplo: Pompeya, Sagrada Familia en Barcelona o Capri. La verdad es que todos los tours siempre confluyen a las mismas horas llenando los monumentos hasta arriba. Entonces tu viaje se transforma en una pesadilla ya que te ves inmerso en una multitud sacando fotos como locos.

Barcelona en verano

multitud de turistas en la Rambla de Barcelona (Istock)

2. Preso de los horarios

Esto es muy agobiante si te gusta ir por libre en los viajes. Apenas te inscribes en un tour te conviertes en un preso de los horarios y de la planificación. Tu vida será levantarse a las 8am, subir a un bus para luego volver a bajar y volver a subir de nuevo. El día de la marmota. No hay paz para los viajeros.

Londres en verano0

guía turístico contratar viaje organizado (Istock)

3. ¿Donde está el verdadero país?

Contratar un viaje organizado significa ir a los lugares que salen en las guías o a los monumentos que son más conocidos y concurridos. Todo serán tópicos. También pasas a formar parte del síndrome “zombie turista” ya que no conoces realmente a la gente del país que estás visitando, ni sus barrios populares, ni sus picadas, etc.

Paris en primavera Torre Eiffel

turistas viaje organizado París (Istock)

4. Pierdes la esencia del viajero

Cuando eres parte de un tour no sientes el lugar que visitas ni te tomas un tiempo para conocerlo realmente. No vives aventuras y nunca conocerás a otros viajeros que te contarán qué te estás perdiendo o donde está El Dorado. El rumbo ya está planificado como una máquina y seguirá sin contratiempos .

viajero por la selva amazonas

La esencia del viajero (Istock)

5. El bus será tu vida

En un viaje organizado, desde el día uno y hasta el final, el bus será tu acompañante. No debes perderlo de vista ni puedes coger otro transporte por si te apetece quedarte más tiempo en un lugar o ir a conocer otro destino. Al pagar un tour eres un esclavo del grupo y hasta que no termine el viaje no eres libre.

bus de turistas por España

Tour viaje planificado (Istock)

6. Comer y hacer sobremesa, eso ni hablar

En los viajes organizados nunca puedes tomarte un descanso y relajarte. Si es la hora de comer hay que detenerse en el restaurante que define el tour operador. El tiempo corre para ir a otro destinos. Así que debes comer lo que te ofrecen y hacer sobremesa está prohibido.

Mallorca lleno de turistas en verano

restaurante en Mallorca Puertode Andratx (Istock)

7. ¿Y si el grupo no mola?

Debes hacer amigos o por lo menos socializar con la gente que también ha pagado el tour sino serás el “rarito”. Además si quieres ver una cosa y el resto se decide por otra, has perdido, eres minoría. Por otro lado, puede que la gente del grupo no te caiga bien pero debes seguir compartiendo con ellos. Entonces tu viaje se transforma en un infierno. Seamos sinceros, estás atrapad@.

Parc Güell en Barcelona

foto grupo turistas chinos en Barcelona (Istock)

8. Souvenirs más caros

Los tour que organizan viajes planificados siempre te llevan a comprar souvenirs a tiendas que tienen una relación comercial con ellos. De esta manera, siempre te gastarás más que en una feria popular como por ejemplo, La Ciudadela de México DF, donde todo está botado de precio.

mercadillo de Ibiza

mujer turista comprando souvenir (Istock)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter