Sabes que eres manchego cuando…

4 marzo, 2015 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Sabes que eres manchego cuando…

De la Mancha, de la mismísima Castilla La-Mancha soy, oiga. Seas de Toledo, Guadalajara, Ciudad Real, Cuenca o Albacete, una cosa está clara, el orgullo de ser manchego tiene más peso de lo que el resto de España se cree. ¿Qué como se distingue a un manchego? ¡Sólo hay que escuchar algunas de las expresiones que sólo diría uno de los auténticos! Hay muchas más, pero estas 10 situaciones o frases son las más características:

1. El saludo. Un manchego no te dice hola, buenos días, adiós o hasta luego, sino que con un ¡Yeeee, hermoooooso! resume todos los saludos posibles. Bueno, ese y el ‘¡¡¡¿Ande vas?!!’, que sirve como pregunta y como exclamación para un sin fín de situaciones.

Statues of Don Quijote and Sancho Panza

2. A la hora de referirse al amor. Ni amantes, ni novias, ni churris. Cuando un manchego se refiere a alguien que le interesa le llamará una zagala o una moza. Los manchegos no se enamoran o excitan, en realidad “se ponen borricos”. Y no te preguntarán si te gustan las caricias, sino que te dirán si te gusta que te soben.

Cheese and wine

3. En la comida verás que es habitual que se refiera a muchos alimentos con palabras que terminan en “ete” o “ejo”… Un poquete, un bocaete o un poquejo de “algo” será lo habitual si quiere que pruebes una determinada comida. También esta terminación es válida cuando se refiere a la climatología, con expresiones como “hace fresquete”, “hace calorejo”… Y así… Además, sabrás que es manchego si en lugar de decir que es muy goloso o que le gustan mucho los dulces, asegura que es “mu galgo”.

iStock_000015933572_Full

4. El manchego no se cae… ¿Te ha contado que el otro día iba por la calle practicando running y se cayó? No, lo más seguro es que si es manchego te dijera que se pegó una costalá cuando se fue a echar unos trotes.

iStock_000032866358_Full

5. Limpico, limpico… Pero no siempre. Un manchego nunca te dirá que va sucio o que no se le ha lavado bien la ropa. Te dirá que lleva relejes.

6. Un manchego no es cotilla ni tampoco cotillea (no poco…). El verbo autóctono que se utiliza para referirse al cotilleo es bacinear y el bacín es el cotilla. ¿La bacina por excelencia? ‘La vieja’l visillo’, personaje cuyo vocabulario es un catálogo de expresiones manchegas y que ha sido creado por el humorista manchego José Mota.

iStock_000058529960_XXXLarge

7. Si un manchego te dice eque está “arriñonao” o “eslomao” (expresiones habituales durante la vendimia) quiere decir que sufre algún tipo de lumbalgia y a la hora de explicarte qué es lo que le ha pasado quizá te resulte útil saber que nunca te dirá que se ha agachado, pues el manchego no se agacha, se amaga. Después completará la frase diciendo que está “mu perro”, vamos, que la palabra gandul, vaguear o haraganear no entran en su vocabulario. Uno está “mu perro” y punto.

iStock_000026646721_XXXLarge

8. No se enfadan mucho, pero cuando se enfadan… Un manchego no se cabrea, se pone “mu loco”. Y si le enfadas de más, descuida, que no te dará la espalda, sólo “te mandará al pijo”. Si la cosa se pone fea, no te golpeará o pegará, sino que “te arreará un mojicón”.

Windmills in Consuegra, Spain.

9. ¿Que se ha impresionado cuando le han contado algo? Si es manchego, la expresión “¡la virgen!” estará en su boca todo el tiempo. Otra expresión que no faltará en su vocabulario es: “¡Arrea!” para referirse también a algo que le sorprende o que no esperaba.

SONY DSC

10. Si tu compañero de trabajo es manchego y en algún momento necesita que le lleves en coche a algún sitio, te dirá: ¿Me acercas…?’ y no ¿Me llevas?.

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter