5 senderos vertiginosos en España

27 enero, 2015 - Jordi Pastor

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Pasarelas de madera que cuelgan sobre un precipicio, puentes colgantes y brechas excavadas en las paredes de estrechos congostos que se pueden recorrer. El mundo del senderismo no tienen por qué ser aburrido, también reserva buenos puntazos de adrenalina con recorridos que transitan, literalmente, sobre el vacío. Y en España, o al otro lado de los Pirineos, zapato” target=”_blank”>hay buenos ejemplos de ello. ¿Quién se apunta…?

01 Caminito del Rey

MÁLAGA

Foto: salvadorfornell

Un video viral lo bautizó en Youtube como el camino más peligroso del mundo y, de tan desvencijado como estaba, quizá fuera cierto. Pero imágenes como esta son historia: un proyecto de rehabilitación integral impulsado por la Diputación de Málaga está a punto de culminar el nuevo Caminito del Rey en las verticales paredes del desfiladero de Los Gaitanes, en El Chorro.

Con una inversión superior a los cinco millones de euros, se trata de una nueva pasarela por encima de la antigua estructura que incluso contará con alguna sección transparente (suelo de metacrilato) para añadirle más emoción al recorrido. Está previsto que el nuevo trazado se inaugure en Semana Santa, los recorridos serán gratuitos (previa reserva a través de Internet) y estará abierto de martes a domingos. Por cierto, no olviden el casco, es obligatorio.

02 Congosto de Montrebei

HUESCA Y LLEIDA

Thierry Llansades

Se trata de unos de los desfiladeros más abruptos y espectaculares de España, con paredes de 500 metros separadas solo por el ancho de un río –el Noguera Ribagorzana– que discurre por el fondo. Límite natural entre Lleida y Huesca, el lado catalán cuenta con un camino excavado en la roca desde hace mucho tiempo (fue protegido en 1999 para seguridad de los muchos senderistas que lo transitan), pero una reciente y aérea instalación que incluye pasarelas y puentes colgantes abre un nuevo acceso desde el lado aragonés. Puro deleite excursionista con paisajes fabulosos.

03 Las pasarelas de Carança

FRANCIA

Foto: Aires de Muntanya

La ruta de las gargantas de Carança propone un estimulante recorrido circular de dificultad sencilla, con salida y llegada en el pueblo de Thues-Entre-Vall, en el Pirineo oriental francés. Siguiendo el curso del río Tet, el camino discurre por robledales, puentes colgantes y pasarelas metálicas suspendidas unos metros sobre el agua, que fluye bajo nuestros pies. Después aguarda una tramo que se eleva sobre el acantilado por un sendero excavado en la roca que, aunque vertiginoso visto desde el otro lado, resulta ancho y seguro para caminar sin temores.

04 La vía de Fregeneda

SALAMANCA

Foto: traselvisor

Cuando el plácido río Duero se aproxima a la frontera con Portugal, el paisaje cambia radicalmente y ante los ojos del excursionista se abre un verdadero paraíso en forma de barrancos y desfiladeros: el parque natural de los Arribes del Duero. Una de los itinerarios que propone el parque sigue el trazado de una línea férrea ya fuera de servicio: el tren de la Fregeneda, que conectaba ambos países a través de un puente sobre el río Águeda. La ruta tiene 23 kilómetros de recorrido entre las estaciones de La Fregeneda y Barca d’Alva, ya en Portugal, y transita por túneles y puentes con mucho aire debajo, aunque se encuentra abandonada y, especialmente los viaductos, en mal estado de conservación.

05 Cañón del río Mao

OURENSE

Foto: caserio da castineira

La belleza de los cañones del Sil es adictiva para muchos públicos. Escaladores, montañeros y turistas a bordo de cruceros fluviales acuden hasta esta espectacular zona de Ourense para disfrutar de sus caminos, sus barrancos, sus paredes de granito y su espectacular paisaje. Uno de los afluentes del Sil, el río Mara, regala un corto pero excitante trayecto de apenas kilómetro y medio desde La Fábrica, una antigua y pequeña centro hidroeléctrica recuperada como albergue tras años de abandono, hasta su desembocadura. El sendero coge altura rápidamente a través de una pasarela de madera desde la que se puede observar el vertiginoso descenso final –unos 600 metros de desnivel– que realiza el Mara en su tramo final, a través de cascadas y estrechos pasos que se ensanchan plácidamente antes de unirse al cauce del Sil.

Más información y estimulantes recorridos en el Especial Caminos de Vértigo de la revista Grandes Espacios (Editorial Desnivel).

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter