10 monumentos destruidos por la guerra

7 mayo, 2015 - Miguel Á. Palomo

¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 monumentos destruidos por la guerra

La guerra es siempre horrible y el humano es el factor de medición más desequilibrante cuando se analiza todo lo que arrastra a su paso. Sin embargo, otro de los factores clarificadores del poder ciego de esta aniquilación es el cultural y, más concretamente, el patrimonial. Los monumentos devastados por la guerra son heridas abiertas que las ciudades del mundo reflejan como huellas indelebles de la sinrazón. Esta es una pequeña muestra de ello.

1. Catedral de St. Michael, Inglaterra

Los terribles bombardeos de la Luftwaffe alemana asolaron medio Reino Unido y todo Londres entre 1940 y 1941 y, como tantos otros edificios emblemáticos como la iglesia de Cristo Greyfriars, esta catedral de Coventry fue severamente dañada. Tanto que parte de su ruina quiso ser exhibida antes de levantar décadas después una nueva catedral junto a ella. Aquella operación nazi denominada Blitz no se olvida fácilmente.

Catedral de St. Michael / Foto: Ben Sutherland

2. Los Budas de Bāmiyān, Afganistán

Las dos colosales estatuas de Buda de 55 y 37 metros que presidían desde su acantilado el valle de Bāmiyān desde hacía 1.500 años fueron dinamitadas por soldados talibanes en marzo de 2001 ya que para la autoridad islamista talibán representaban ídolos paganos contrarios al Corán.

Los Budas de Bāmiyān / Foto: Tracy Hunter

3. Gran Mezquita de Alepo, Siria

No cabe duda de que el conflicto civil sirio es uno de los que más devastación ha originado en los últimos tiempos. La antigua ciudad de Bosra, las norias de Hama, la ciudad de Palmira, Crac des Chevaliers, el puente de Deir Ez-Zor… Y, como símbolo de la barbarie, la aniquilación de la ciudad de Alepo y la de esta joya de arte omeya en donde supuestamente descansaban los restos del profeta Zacarías y cuyo minarete del siglo XI se vino abajo.

Gran Mezquita de Alepo / Foto: yeowatzup

4. Mausoleos de Tombuctú, Mali

De nuevo los islamistas son los responsables de acabar con tesoros de valor incalculable. Antes de la liberación de la ciudad en enero de 2013, estos grupos rebeldes radicales eliminaron todo su patrimonio histórico, no solo arquitectónico sino cultural en forma de archivos y manuscritos de todo tipo. Redujeron a escombros mezquitas y bibliotecas y no se salvaron parte de las tumbas y santuarios de esta Ciudad de los 333 Santos al borde del Sahara.

Mausoleos de Tombuctú / Foto: emilio labrador

5. Antiguo Palacio de Verano, China

El fastuoso complejo residencial de la dinastía Qing conocido también como Yuan Ming Yuan por estar construido entre exuberantes jardines –Jardines de Perfecto Brillo-, fue saqueado y finalmente demolido por las tropas británicas y francesas durante la Segunda Guerra del Opio. Hoy es un lugar turístico muy visitado.

Antiguo Palacio de Verano / Foto: kenner116

6. Royal Opera House, Malta

Los estragos de la acción de la Lufwaffe alemana también afectaron a este magnífico edificio del arquitecto británico Edward Barry, tal vez el más ejemplar del patrimonio neoclásico de este pequeño país. A día de hoy, todavía permanecen en pie algunas columnas y una terracita como recuerdo de su vida esplendorosa.

Royal Opera House

7. Mezquita Ferhat Pasha, Bosnia-Herzegovina

Había que hacer un hueco a la cruenta guerra balcánica de los años noventa que tuvo en Banja Luka un escenario especialmente intenso y que no evitó que las fuerzas serbias de la República Srpska arrasaran una de las mejores muestras de la arquitectura islámica y otomana del siglo XVI. Una gema para el país que por lo menos ha sido reconstruida en su totalidad, minarete incluido.

Mezquita Ferhat Pasha / Foto: David Bailey MBE

8. Reichstag, Alemania

Todo un símbolo imponente de los vaivenes del siglo XX que ya fue asolado por las llamas en 1933 y que tuvo su guinda destructora en los estertores e las Segunda Guerra Mundial. Como actual Parlamento alemán, luce la reforma del arquitecto Norman Foster para delicia de los que visitan Berlín.

Reichstag / Foto: Groman123

9. Gran Mezquita de Samarra, Irak

Podríamos elegir la Biblioteca Nacional y archivo de Bagdad o el Museo de Mosul o los toros alados de Nínive como iconos del patrimonio destruido por la guerra, pero el ataque a este recinto sagrado supone también un hito sangrante. La belleza de su minarete cónico en espiral, la Torre Malwiya, ya es cosa del pasado pues sufrió los ataques entre sunníes y chíitas.

Gran Mezquita de Samarra / Foto: DoNotLick

10. Museo de Arte Islámico, Egipto

Si no tuviera bastante con el expolio artístico sufrido durante siglos, el país –y el mundo entero- asistió horrorizado al efecto de los atentados yihadistas con bomba en El Cairo a principios de 2014 y que arruinaron la última reforma multimillonaria del museo y, por supuesto, gran parte de sus valiosísimas colecciones de arte islámico.

Museo de Arte Islámico / Foto: richardavis

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter