Qué es imprescindible ver y hacer en Oporto

19 agosto, 2019 - Luis Javier de El Viajero Fisgón

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Qué es imprescindible ver y hacer en Oporto
Guía de los 100 restaurantes imprescindibles de Madrid
Descarga tu guía GRATIS

¿Qué es imprescindible VER y HACER en Oporto?

Y otros verbos más

En Oporto es imprescindible ver y hacer muchas cosas que te vamos a recomendar, pero también, es imprescindible sentir, degustar, conocer, admirar, bailar, navegar, pasear… y con las que te trataremos en definitiva de APASIONAR.

No puedes dejar de VER su patrimonio histórico y sus monumentos.  La Catedral de la Sé, con aspecto de fortaleza, La Torre de los Clérigos, el Ayuntamiento, la Estación de Trenes de Säo Bento con el hall decorado con más de 20.000 azulejos que relatan la vida y costumbres de la ciudad. El Palacio de la Bolsa y La Iglesia de San Francisco y sus catacumbas como monumento religioso.
El casco histórico se puede visitar caminando en un agradable paseo, y qué mejor, que de la mano de un profesional como guía. Como en otras ciudades, existen compañías que organizan tours gratuitos. Puedes realizar un free tour en Oporto con Guruwalk, que entre su amplia oferta, seguro que hay más de uno que encaja con tus necesidades, mostrándote el Oporto más clásico o el más vanguardista.

Recomendamos MIRAR a través de sus Miradores como el del Paseo de las Virtudes o el Serra do Pilar que ofrecen buenas vistas de la ciudad de ¿Oporto o Porto? Los buscadores de Internet te mostrarán sus resultados de la manera que lo escribas, pero a los portugueses les gusta por su nombre: Porto.

Deslúmbrate al CONOCER el Río Duero con sus Seis Puentes como el de Arrábida con una altura de 70 metros aproximadamente, o el de un discípulo de Eiffel, el Puente de D. Luis con sus 395 metros de largo.

Asómbrate al BUSCAR las grandes gestas y hazañas que se esconden tras sus Estatuas. A veces historias bélicas o de grandes tragedias y a veces románticas. Un claro ejemplo son la del Rey Pedro IV en la Plaza de la Libertad o Los Amores de Camilo que enmarcan el edificio de la Antigua Cárcel.

Imprescindible será en tu visita a Porto DEGUSTAR sus dulces vinos, visitando o realizando una cata en cualquiera de las bodegas que se sitúan en la ribera de Vila Nova de Gaia. Taylor´s, Sandeman o Croft son algunas de las afamadas marcas asentadas aquí.

No te lamentes al PECAR por gula con los pasteles de Crema en una de sus muchas cafeterías como el Café Majestic o las típicas Francesinhas. Si tu perdición es el Chocolate también encontrarás tiendas especializadas. Y cómo no, una espectacular gastronomía: una exquisita oferta en pescados y mariscos cocinados al estilo tradicional o adaptados a la Cocina actual.

Hay que PASEAR por sus plazas, como la de Ribeira, considerada una de l.as más antiguas, por sus jardines como los del Palacio de Cristal, por sus calles, como la Calle de las Flores. Porque Oporto es así, lo mismo encontrarás un ambiente internacional, joven, universitario y cosmopolita, que barrios y zonas donde parece que el tiempo está en pausa. Estos son sus contrastes, y los que le dan un valor añadido a la ciudad, que renace desde hace unos años con nuevas propuestas artísticas y culturales y que es capaz de convivir con ambos. ¿Quieres una calle llena de vida, de galerías de arte y ambiente cool? La calle Miguel Bombarda.

Relájate al NAVEGAR de día o en cruceros nocturnos por el Rio. Tierra de marineros, como Enrique El Navegante, cuya casa natal “Casa Do Infante “también podemos visitar. Gracias a su mecenazgo y a sus conocimientos –  Militares, de Política y Literatura-, hicieron de manera indirecta que se culminara con la Primera Circunnavegación a la tierra.

Deléitate al ADMIRAR las espectaculares Puestas de sol en el Jardim do Morro. Destacamos el buen ambiente.

Deberías sacar tiempo para DESCANSAR en sus playas, como las de Carneiro, Playa de la Luz, o la de Castelo do Queijo, porque merecen la pena. También hay playas cercanas como las de Vila do Conde, a unos 30 km de distancia.

Párate a RECORDAR su historia y a aprender que una flor, puede ser símbolo del fin de las diferencias.

Enamórate al ESCUCHAR su música. Los Fados tan tradicionales o los espectáculos programados en sus salas de conciertos. De nuevo la dualidad, del ayer y del hoy.

No te vayas sin VIAJAR en tranvía hasta la Plaza de Batalha y visita, en esta su última parada, la Iglesia de San Ildefonso.

No puede faltar el COMPRAR un buen libro en la Biblioteca Lello, en cuya escalera se inspiraron para el rodaje de Harry Potter, y donde encontrarás ejemplares nuevos, raros o de segunda mano y así no pagarás ticket por la entrada.

Y si así lo sientes, cierra los ojos para AGRADECER la dicha de viajar, conocer otros destinos y otras gentes, por embriagarte de sus costumbres y de su historia, de su legado y hospitalidad.

Porque Oporto bien merece conjugar todos estos verbos y convertirlos en sensaciones y experiencias inolvidables. Oporto o Porto. Clásico o vanguardista. Tú eliges qué ver y qué no ver de esta ciudad.

0 Comments

Deja tu comentario

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter