Temple Bar, donde Dublín es una fiesta

26 diciembre, 2013 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Temple Bar, donde Dublín es una fiesta

Te damos todas las pistas que necesitas para sacarle todo el jugo a uno de los barrios más divertidos y animados del continente: Temple Bar, en Dublín.

Siempre en el sur: el barrio más animado de Dublín el legendario Temple Bar, es un cuadrado de calles al otro lado del río Liffey -los límites de Temple Bar están bien definidos: Limita al norte con el río Liffey, al sur con la Dame Street, al este con el puente O’Connell y al oeste con la catedral de Christchurch- que en tiempos perteneció a una comunidad de monjes agustinos hasta la disolución de los monasterios en el siglo XVI y que hoy es una de los barrios más intensamente animados de Europa. En Temple Bar se apiñan docenas de bares y pubs, galerías de arte, restaurantes de todo tipo y tiendas para satisfacer cualquier impulso de shopping: un lugar donde la vida manda. Cualquier día, y especialmente los fines de semana, Temple Bar es una fiesta donde mandan las ganas de pasarlo bien: se comparten pintas en las terrazas, los mercadillos rebosan de puestos, los restaurantes están llenos… En definitiva, este barrio -uno de los más animados de Europa- convierten a Dublín en una fiesta.

Hay también lugar para la alta cultura en Temple Bar. La Meeting House Square (www.meetinghousesquare.ie) es el corazón del barrio, su plaza mayor, donde pasan las cosas más interesantes: cada sábado está el Temple Bar Food Market, un mercado de alimentos ecológicos donde no faltan, además, algunos puestos que venden mercancías vintage, exposiciones al aire libre… En esta plaza se asoman varias de las instituciones culturales más importantes de Irlanda como el Archivo Nacional de Fotografía, la Galería de Fotografía (ambos de entrada libre), y el Instituto Cinematográfico de Irlanda.

No hay un solo paladar que pueda quedar insastisfecho en Temple Bar. Hay de todo: desde modestos locales de comida rápida a los más exclusivos restaurantes de Dublín y, entre medias, todas las gastronomías del mundo, desde el restaurante indonesio The Chameleon hasta el bistró francés Les Frères Jacques. Para probar comida tradicional irlandesa, pide el boxty de Gallagher’s Boxty House.

Y por la noche es cuando Temple Bar da lo mejor de sí, lo que le ha dado fama internacional: marcha. Hay docenas de pubs, todos ellos excelentes, al más genuino estilo irlandés: acogedores, amistosos, de madera y grandes pantallas para seguir los acontecimientos deportivos y, desde luego, cerveza Guinnes sin fin. Desde el típico Temple Bar (Essex East St) -que no da nombre al barrio si no que lo toma de él- al Gogarty, pasando por el histórico Porterhouse Bar… el Fitzsimmons (21-22 Wellington Quay), The Turks Head (Parliament St & Essex Gate), con su deliciosamente extravagante decoración a la “española”, el Octagon, que es el elegantísimo bar del Clarence Hotel -propiedad de los U2 Bono y The Edge… Y del 22 al 26 de enero tendrá lugar en el barrio el Temple Bar TradFest 2014, una cita que festeja la cultura y la música irlandesas con doscientas actuaciones en directo repartidas por toda la ciudad en la que participan bandas y músicos no solo irlandeses sino también, en esta edición, ingleses, escoceses, españoles (Carlos Núñez). Sláinte!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter