De vinos por Madrid

14 abril, 2014 - Redacción

¿Te ha gustado nuestro articulo?
De vinos por Madrid

En la Comunidad de Madrid se hacen vinos, y muy buenos. Tres rutas nos descubren las mejores bodegas y zonas vitivinícolas. ¡In vino veritas!

La Comunidad de Madrid no es solo la mayor consumidora de vino de España sino, también, cuna de buenos caldos -hay 44 bodegas y 12.000 ha de viñedos repartidos por 59 municipios de la región- y, por supuesto, una razón estupenda para lanzarse a conocer una tierra eclipsada a veces por ese faro que es su capital, Madrid. Por eso, las autoridades de la región tuvieron la feliz idea de trazar una serie de rutas enológicas por la Comunidad con las que, además de acercar al viajero las mejores bodegas y los mejores vinos, dar a conocer todo el patrimonio turístico de la comunidad. Conocer las bodegas por dentro, cómo se trabaja y se elabora el vino, el entorno dónde se ubican…

Las Rutas del Vino de Madrid dividen la región en tres subzonas: Arganda, con quince bodegas; Navalcarnero, con dos y San Martín de Valdeiglesias con cuatro. En todas ellas se pueden visitar sus instalaciones y conocer cómo se elaboran los vinos y, también, pasear pos sus viñedos, y acudir a catas y talleres.

La ruta de Arganda

La zona de Arganda es la más importante para el vino madrileño gracias a sus históricos tintos tempranillo y blancos de malvar. Participan en ella quince bodegas de once municipios, y entre ellas una de las bodegas más renombradas de la región, Viñas El Regajal , una finca imponente rodeada de colinas y cerros recogida por un riachuelo y donde hay más de dieciséis hectáreas de viñedos de la mejor uva de Madrid. La subznona de Arganda tiene muchos atractivos: importantes enclaves naturales como el Parque Regional del Sureste, el refugio de fauna de la laguna de San Juan, la Reserva Natural El Regajal-Mar de Ontígola -uno de los espacios entomológicos más importantes de Europa y también de los más desconocidos: viven en él más de setecientas especies de mariposas-. La zona ofrece uno de los patrimonios históricos y arquitectónicos más importantes de Madrid: los municipios de Aranjuez y Chinchón son de los más bellos de la región, y abundan las razones para escaparse por esta zona: El Palacio Real de Aranjuez; los castillos de Chinchón y Casasola, en Chinchón; los castillos de Alarilla y Fuentidueña, en Fuentidueña de Tajo

viña

La Ruta de San Martín de Valdeiglesias

Puentes romanos, águilas reales sobrevolando el río Alberche, pinares inmensos, un par de pantanos, pueblos monumentales… y, vigilando, la Sierra de Gredos. Los atractivos de la subzona de San Martín de Valdeiglesias, en el sureste de la región, tiene en sus cuatro bodegas -donde manda sobre todo la uva garnacha- una razón más para perderse sin prisa por una de las zonas más interesantes de Madrid, muy popular además entre los propios madrileños, que hacen del pantano de San Juan un clásico en sus actividades de ocio -es el único de toda la Comunidad donde se permiten el baño y los deportes acuáticosa motor. Hay mucho y bueno patrimonio monumental -la iglesia de San Martín de Tours y el castillo de la Coracera, ambos en San Martín de Valdeiglesias, y los palacios de Villena en Cadalso de los Vidrios y del Marquesado de Villanueva de la Sagra en Chapinería, y uno de los rincones más conocidos de la región, la Peña del Cadalso.

La Ruta de Navalcarnero

Navalcarnero, con sus aires castellanos de villa hidalga, soportales y caserones de piedra, hogar del que probablemente sea el vino más famoso de la comunidad de Madrid -el Divo de las Bodegas Ricardo Benito (bodegasricardobenito.com), que se puede visitar dentro de la ruta- es uno de los pueblos mejor conservados de toda la comunidad madrileña, y la subzona a la que da nombre son tierras de secano e inmensos encinares a los que salpica el río Guadarrama, que en esta parte de Madrid se convierte en el Parque Regional del Curso medio del río Guadarrama. En el monte de Batres hay águilas imperiales, buitres negros o halcones peregrinos; y en Navalcarnero, además de una de las iglesias más interesantes de Madrid, la de Nuestra Señora de la Asunción, hay un Museo del Vino que es parada obligada. Abunda la historia en esta zona: el palacio del Duque de Baena en Sevilla la Nueva; el conjunto histórico-artístico del castillo y la fuente de Garcilaso, en Batres; el cementerio musulmán de Griñón, los castillos de Catalifa y de Villaviciosa de Odón… Y es que viajar por Madrid a través del vino es un modo diferente y muy estimulante de descubrir una región llena de interés.
Viña

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter