10 lugares donde acampar al aire libre

11 abril, 2016 - David García

Acampada libre en California, Estados Unidos. Peyri Herrera (Flickr)
¿Te ha gustado nuestro articulo?

La llegada del buen tiempo es sinónimo de planes de ocio y de viajes. Para los que prefieren una alternativa ‘low cost’, la acampada libre gana cada vez más adeptos a la hora de disfrutar de las vacaciones. El contacto con la naturaleza y la sensación de libertad son las grandes ventajas de esta forma de ocio, pero hay que tener una cosa en cuenta: no se puede acampar libremente en cualquier sitio. Nosotros hemos seleccionado algunos en los que sí se puede, tanto de España como de fuera de España.

1. Isla de La Graciosa (Canarias).

Frente a las costas de Lanzarote encontramos la isla de La Graciosa, un auténtico paraíso natural en el que poder disfrutar de la playa y también de actividades recreativas como el buceo y el submarinismo en un entorno ciertamente exótico. En la pequeña isla se ofrece la posibilidad también de poder acampar libremente, concretamente en la playa de El Salado, aunque hay ciertas restricciones: se necesita pedir autorización previamente y además no dejan que haya más de 200 personas a la vez.

Una de las playas de La Graciosa. Mark Devine (Flickr)

Una de las playas de La Graciosa. Mark Devine (Flickr)

2. Parque de Lassen (California, Estados Unidos).

Estados Unidos es uno de los países donde más lugares (y más variados) podemos encontrar para acampar libremente. Nos quedamos con uno en California, el parque volcánico de Lassen. Allí encontrarás decenas de atractivos naturales que harán que tu estancia allí sea inolvidable. El Pico Lassen (entró en erupción en 1914) preside todo el parque, que está surcado por arroyos burbujeantes, lodos hirvientes y fumarolas sulfúricas. De ciencia ficción.

Vista de Summit Lake, en el parque volcánico de Lassen. Don DeBold (Flickr)

Vista de Summit Lake, en el parque volcánico de Lassen. Don DeBold (Flickr)

3. Barcelona.

Vamos a permitirnos el lujo de incluir a la Ciudad Condal en nuestra lista, porque en su web municipal hemos encontrado que el Ayuntamiento permite la acampada libre si se respetan una serie de normas. Así que si pensabas que la acampada libre tenía solo connotaciones de naturaleza, te equivocas: también las tiene urbanas.

Vista parcial de Barcelona, de la zona del Puerto Olímpico. Moyan Brenn (Flickr)

Vista parcial de Barcelona, de la zona del Puerto Olímpico. Moyan Brenn (Flickr)

4. Parque de Pumalín (Chile).

Chile es uno de los países con mayor atractivo natural del mundo y lleno de contrastes, por lo que los amantes de la acampada seguro que lo disfrutarían al máximo. El Parque de Pumalín es uno de esos lugares: un gran bosque de un buen clima salpicado por torrentes y saltos de agua en plena Región de Los Lagos.

Tiendas de campaña en el Parque de Pumalín, en Chile. Dan Lundberg (Flickr)

Tiendas de campaña en el Parque de Pumalín, en Chile. Dan Lundberg (Flickr)

5. Xorret de Catí (Alicante).

Si piensas en Alicante, tal vez lo primero que se te venga a la cabeza sean sus playas, pero el interior de la provincia, lejos de ser completamente árida, tiene enormes bosques como el que rodea a Xorret de Catí (a los aficionados al ciclismo os sonará este puerto). La zona de acampada libre cuenta además con todas las comodidades, como baños y aseos. Eso sí, también hay restricciones, impuestas esta vez por la Diputación de Alicante.

Vista panorámica de Xorret de Catí, en Alicante. Jesús Alenda (Flickr).

Vista panorámica de Xorret de Catí, en Alicante. Jesús Alenda (Flickr).

6. Le Vallon Rouge (Francia).

Francia es uno de los países con mayor tradición de campings y de acampada libre. Mucha es la oferta del país galo en este sentido así que nosotros nos hemos quedado con este valle situado en los llamados Alpes Marítimos, con lo que se mezcla la montaña con las playas de la Costa Azul.

Aspecto de Le Vallon Rouge, en Francia. (http://www.auvallonrouge.com/).

Aspecto de Le Vallon Rouge, en Francia. (http://www.auvallonrouge.com/).

7. Lago Balaton (Hungría).

Pero si lo tuyo es más Europa Oriental, nosotros te proponemos un país tan rico en tesoros naturales como desconocido para la mayoría (al margen de Budapest). Se trata de Hungría y su lago Balaton. Alrededor de él existen zonas de acampada libre con muchas opciones de actividades, todas relacionadas con el mencionado lago.

Uno de los miradores del lago Balaton, en Hungría. NR86 Admin (Flickr)

Uno de los miradores del lago Balaton, en Hungría. NR86 Admin (Flickr)

8. A Curota (A Coruña).

El norte de España también es generoso en cuanto a lugares para poder acampar al aire libre. Galicia es uno de ellos, y en concreto nos quedamos con este frente a las Rías Baixas, de las que se puede disfrutar gracias a su famoso mirador. Eso sí, antes deberás contactar con el Ayuntamiento de A Pobra do Caramiñal para asegurarte de cuáles son las condiciones de acampada.

Mirador de A Curota, en Galicia. Tirso Maldonado (Flickr)

Mirador de A Curota, en Galicia. Tirso Maldonado (Flickr)

9. Lago Moke (Nueva Zelanda).

Otro de los países con más parques naturales del mundo es el situado en nuestras antípodas: Nueva Zelanda. Allí se dan muchas facilidades para poder hacerlo ya que para muchos de sus habitantes es un pasatiempo habitual. Uno de los lugares donde poder practicar esta actividad es en los alrededores del lago Moke, en Queensland, en la isla sur.

Vista del Lago Moke, en Nueva Zelanda. Jocelyn Kinghorn (Flickr)

Vista del Lago Moke, en Nueva Zelanda. Jocelyn Kinghorn (Flickr)

10. S’Arenalet (Mallorca).

¿Hay algo más romántico que pasar una noche en la playa bajo las estrellas? Pues muy pocas cosas, la verdad. Para poder comprobarlo no hace falta que te vayas muy lejos. En la playa de S’Arenalet, en Mallorca, puedes hacerlo sin problemas, siempre que se respeten las normas de convivencia. ¡Y todo dentro de un parque natural como el de Llevant!

Playa de S'Arenalet, en Mallorca. Morfheos (Flickr)

Playa de S’Arenalet, en Mallorca. Morfheos (Flickr)

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter