10 películas que te harán hacer las maletas

5 junio, 2015 - Jordi Pastor

¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 películas que te harán hacer las maletas

El efecto es inmediato cuando comienzan a aparecer los títulos de crédito, o incluso antes: “¿qué demonios hago aquí sentado en el sofá…?” El cine, como la literatura, es una de las principales fuentes de inspiración que existen para los viajeros. Paisajes, situaciones e historias que provocan un irremediable deseo de lanzarse a la carretera o cerrar el primer vuelo disponible para contemplar ese escenario paradisiaco. 10 películas que han provocado, provocan y, a buen seguro, provocarán en más de uno esas ganas irrefrenables de cerrar la maleta o, directamente, salir por la puerta a ver mundo.

1. Hacia rutas salvajes (2007)

No es una historia con final feliz, pero sí una poderosa llamada a descubrir lo que hay ahí fuera, más allá del paisaje urbano y la existencia convencional. La historia de Chris McCandless, llevada al cine por el director Sean Penn, no solo invita a recorrer Alaska y el Gran Norte canadiense, sino a descender en canoa –huyendo de los Rangers- el gran río Colorado hasta su desembocadura en el Golfo de California (México). Alucinante.

2. La playa (2000)

Posiblemente, una de las películas que más viajes ha desatado en los últimos tiempos, en este caso, a las paradisiacas islas Phi Phi, en Tailandia. Quienes lo hicieron, descubrieron un paraíso playero casi tan idílico como las que acogió las andanzas del joven y atrevido Leonardo Di Caprio.

Foto: Kai Lehmann

3. En la carretera (2012)

Con mayor o menor acierto, se trata de la adaptación de un clásico de la literatura beat (y de viajes), On the road, de Jack Kerouac. Más viajera e inspiradora, imposible: el road trip americano Unidos por definición.

4. Viaje a Darjeeling (2007)

Esta película es un viaje, en todos los sentidos. Más allá de la calidad de la cinta –para algunos es la peor película del brillante Wes Anderso–, no se puede negar que transmite la profunda espiritualidad que suele impregnar las incursiones de los viajeros occidentales en la India más profunda (sea o no comprensible para el resto). Además, es uno de los viajes ferroviarios más clásicos.

5. El cielo protector (1990)

Y hablando de buscarse a uno mismo, ¿por qué no hacerlo en el norte África –Marruecos, concretamente– y en pareja? “No somos turistas, somos viajeros (…). Turista es alguien que piensa en volver a casa desde el momento en que llega”. Amén.

6. Siete años en el Tíbet (1997)

La vida de Heinrich Harrer, interpretado por el apuesto Brad Pitt, siempre estuvo ligada a las montañas, desde la temible cara norte del Eiger –formó parte del cuarteto que la escaló por primera vez en 1938– a las grandes montañas del Himalaya. Y entre cumbres se desarrolló su azarosa existencia, que le llevó a recorrer los gigantes del Tíbet huyendo de su oscuro pasado nazi.

7. Los descendientes (2011)

No es una película de viajes al uso, cierto, pero desde la versión más corriente del archipiélago de Hawai –vacas pastando, cielos nublados y ¡días lluviosos!–, mostrada a través de familias de residentes, transmite igualmente el magnetismo y la grandeza de estas islas perdidas en medio del pacífico y la espectacularidad de su paisaje.

8. Lucía y el sexo (2001)

Antes de la película de Julio Medem, el faro de Cabo de Berbería era un rincón tranquilo, en la punta suroccidental de la isla de Formentera. Pero después de la arrebatadora interpretación de Paz Vega, muchos y muchas han recorrido en motocicleta la menor de las Pitiusas siguiendo los intentos pasos de Lucía en la película.

9. Diarios de la motocicleta (2004)

El Grand Tour era un viaje iniciático que los estudiantes anglosajones solían realizar al terminar sus estudios superiores: un año para recorrer y ver el mundo, y conocer las realidades que contiene. Esta road-movie narra el grand tour de Ernesto Che Guevara, quien en 1952 recorrió en moto el continente sudamericano junto a su amigo Alberto Granado. Un viaje que le descubrió la verdadera realidad latinoamericana y comenzó a forjar el personaje en el que, con los años, se convertiría este estudiante de medicina.

10. Cuenta conmigo (1986)

Pero si hay una película que despierta el deseo de salir a recorrer el mundo y vivir mil aventuras junto a tus amigos de toda la vida, aunque sea un sencilla excursión para encontrar antes que nadie el cuerpo de un niño desaparecido, es esta sencilla pero gigante película de Rob Reiner. A punto de cumplir 30 añitos, su maravilloso mensaje sigue intacto, impoluto. Hagan la prueba.

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter