10 playas espectaculares de Portugal

3 julio, 2015 - Jordi Pastor

Algarve - GTRES
¿Te ha gustado nuestro articulo?
10 playas espectaculares de Portugal

Cercano, menos concurrido, casi siempre espectacular y, por supuesto, mucho más económico. El litoral portugués se revela, cada verano, como un tesoro por descubrir, desde sus frías y bravas playas del norte a los cálidos y kilométricos arenales del Algarve, al sur del país. 10 playas fabulosas para entregarse, sin reparos, al atlántico oleaje lusitano.

1. Nazaré

Una de las estrellas del litoral portugués, se encuentra entre medio de Lisboa y Oporto. Un bello pueblo con tradición pesuqera, cuyas playas han alcanzado fama internacional. El arco que dibuja la playa de Nazaré invita inevitablemente al baño –eso sí, evitando la temporada alta–, escoltado por un vertical acantilado en su extremo norte al que se puede subir en funicular para obtener unas vistas de la costa realmente espectaculares. Por ejemplo, para alucinar con los surfistas que se atreven con las famosas y descomunales olas de Praia Norte, posiblemente, las más grandes del mundo. Cada año miles de aficionados acuden en peregrinaje hasta esta bella playa para sentir la adrenalina en estado puro.

Foto: Óscar Cuadrado

2. Vale Furado

Para escapar de las hordas de bañistas sin hacer demasiados kilómetros hay que adentrarse en los bosques que presenta la costa hacia el sur de San Pedro de Moel, y desviarse hasta la playa de Vale Furado. Aunque sin servicios, este arenal de aspecto salvaje garantiza un día de costa sin marabuntas (incluso en temporada alta) y de largos paseos frente el rugir atlántico. Hay que ser prudente a la hora de bañarse, pues no hay puestos de socorrismo y el oleaje es fuerte.

Foto: Author Jori Avlis

3. Peniche

Puertas al mar en Peniche, nos vamos al centro del país para apreciar la grandiosa muralla del siglo dieciséis, en la que se pueden localizar alguna salida al mar. Dicen que está entre los paraísos continentales del surf, y lo cierto es que tal distinción debe tener mucho de cierta cuando la Copa del Mundo de la especialidad disputará una de sus competiciones europeas en esta playa al norte de Cascais. Buenas olas no le faltan, desde luego.

Foto: Siim Teller

4. Guincho

Es el turno de irnos una preciosa playa situada en el extremo de la línea costera de Lisboa que mira al Oeste. Muy cerquita de Cascais, y más a tiro de Lisboa, el Guincho es una de las estrellas del surf portugués.  La atracción principal son sus gigantescas olas y la constante brisa, llegando a ser violento porque se forman violentas y peligrosas marejadas. Es habitual, gracias a su ventosa condición, verla repleta de velas winsurfistas y cometas de kitesurferos, pero su arena también acoge a muchas familias y turistas, porque el entorno es, sencillamente, espectacular. Además, el alojamiento en las cercanías es muy variados, desde cámpings muy asequibles y bien equipados a resorts de lujo.

Foto: Kathryn Rodrigues

5. Costa Caparica

La belleza de esta franja de la costa portuguesa es la escapada preferida por los lisboetas, y por los turistas con ganas de playa que visitan la capital lusa: apenas hay que cruzar el puente 25 de Abril y conducir unos minutos. Aguardan 30 kilómetros de arena fina frente al Atlántico hasta el cabo Espichel, en una sucesión de playas extensas y poco contaminadas, unidas con un tren –el Transpraia– desde el pueblo de Caparica. Eso sí, conviene evitar los fines de semana y festivos, especialmente en verano.

Foto: t3mujin

6. Sesimbra

Quien busque un lugar tranquilo y espectacular para quitarse la ropa, debe acercarse al litoral de Sesimbra, justo al otro lado del cabo Espichel, donde bate el brioso mar de Meco. Protegida por un acantilados ricos en arcilla, se encuentra esta playa de varios kilómetros y diferentes ambientes: familias pasando el día, verdaderos especialistas en frisbee, surfistas y nudistas: en el extremo sur de la playa de Meco están legalizados los bronceados sin marcas.

Foto: FasterDix

7.  Setúbal

Inmediatamente a continuación, la costa de la región de Setúbal propone diversión de todo tipo. Desde el relax máximo en poco conocida playa de la Heredad de la Comporta –doce kilómetros de grano finísimo y dunas de arena–, hasta el no menos salvaje litoral de Portinho da Arrábida, donde el ocio playero se puede combinar con una buena sesión de escalada en sus acantilados.

Foto: Moranguitta

8. Zambujeira do Mar

El sosiego y la autenticidad del Alentejo portugués, en formato playa. Es posible degustarlo alrededor de Zambujeira do Mar, un pequeño pueblo de pescadores rodeado de tranquilos arenales escoltados por verticales acantilados. Desde la propia playa de Zambujeira, hasta la de Brejão, famosa porque aquí se retiraba durante largas temporadas la fadista Amália Rodrigues.

Foto: Gerhard Palnstorfer

9. Dona Ana

El norte de Portugal se conoce como Algarve, muy importante en el turismode playero y de buen tiempo de nuestro país vecino. La joya de la Costa Dorada, en el Algarve, justifica su fama: aguas limpias y tranquilas, arenales al abrigo del viento atlántico y un litoral recortado caprichosamente que dibuja un laberinto costero –barrancos, cuevas y grutas– la mar de entretenido. Situada junto a la Lagos, una de las ciudades más importantes de la zona. La playa de Dona Ana es de postal, no nos sorprende que esté catalogada como una de las más bonitas del país. Forma una especie de pequeña cala donde es posible adentrarse en las cuevas forjadas en el agua.

Foto: Jaime Pérez

10. Ilha deserta

También conocida como Ilha Barreta, esta isla deshabitada permite bañarse en la punta suroeste de la península Ibérica. Se accede a través de panorámicos paseos en barco desde Faro a través de la ría Formosa, privilegiado punto de observación de un sinfín de aves migratorias. En la isla solo hay un restaurante, el Estaminé, especializado, obviamente, en productos del mar.

Foto: Garaigoikoa

Más información de interés sobre playas:

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter